viernes 25 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Miguel Magaquián

El sueño del observatorio astronómico que mira al cielo desde El Jumeal

Miguel Magaquián es contador público y aficionado a la Astronomía desde muy chico. El mes pasado, inauguró el primer Observatorio Astronómico de la Ciudad, en el balcón del Dique El Jumeal.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Hace años viene construyendo su sueño y un espacio personal que se gestó de manera privada, pero que se abrió al mundo para todos los que deseen descubrir los misterios del universo.

Este año, Miguel completó otro gran paso, se recibió de Guía Astronómico, lo que le permitirá darle mayor dimensión a la Agrupación Estrella Verde.

Conversar con Miguel, es introducirse en el espacio exterior, el conocimiento de todo aquello que nos atrapa, interroga e inspira. El cielo, las estrellas, la luna, el sol, los planetas, la vía láctea, y descubrir acontecimientos que nos conectan con nuestra existencia.

El observatorio es un lugar único en la Ciudad, un espacio para explorar, para encontrar algunas respuestas a miles de interrogantes, con material fresco y vivencias que Miguel, junto otros amigos de ruta lo hacen posible.

Como el Avistaje de Estrellas que desde 2018 se realiza en el Hotel Cortaderas, Fiambalá, en la majestuosidad del Paso San Francisco y que reúne astrónomos y turistas de todas partes del mundo.

Pero la historia de Miguel, del Observatorio y todos los fenómenos que cobran sentido en su vida, se explican por el aporte valioso de Liliana Sakalian, arquitecta, pintora, formadora y, sobre todo, la compañera de vida de este hombre, nacido en Tinogasta, que deja su legado de conocimiento y exploración. Ambos podrían ser descubiertos en algún párrafo de El Principito, esa obra mágica de la literatura que unía el tiempo y espacio, producto de un asteroide y del amor.

El Observatorio está ubicado en uno de los lugares más increíbles de la Ciudad, en la lomada de El Jumeal, ese reservorio de agua, rodeado por especies nativas, que nos permite observar las luces de la ciudad, el cielo catamarqueño, sus montañas, con las puestas del solo increíbles amaneceres de picos pintados de blanco al otro lado del Ambato.

Es que no es posible dividir naturaleza, espacio, cielo y tierras. Todo se une, como lo describe Miguel.“La mía es la historia de varias frustraciones de joven, aunque parezca mentira, y por esa razón terminé viajando por el espacio desde la tierra, pisando el suelo.

- ¿Por qué varias frustraciones?

No quería ser contador, quería ser piloto de guerra, militar. Porque era el requisito principal para ser astronauta en la NASA. Entonces quise entrar en la Fuerza Aérea, pero como tengo muy mala vista, no pude ingresar. Primera frustración, mi padre me pagó un curso para hacer la parte civil, pero tenía 16 años, si bien se podía hacer el curso, debías tener 18 años para obtener el carnet para manejar aviones. Hice el curso, volé mucho, pero en una especie de fiesta aeronáutica, en Aeroclub, donde participamos muchos jóvenes de varias provincias, mi instructor me avisa que íbamos a practicar un despegue con viento de cola, y aterrizar con viento de frente y ese juego nunca lo habíamos practicado en malas condiciones climáticas y en el último despegue tuvimos un desperfecto con el motor y nos vinimos abajo. Tuvimos un accidente muy grave, rompimos el avión, pero ambos salimos ilesos. Cuando llegó la junta nacional de la Fuerza, descubren que era menor de edad, se armó todo un revuelo porque encima eran tiempos del Gobierno Militar, y me suspendieron por 30 años y me prohibieron manejar un avión de por vida. Tampoco podía ser piloto civil. Ese hecho lamentable me permitió revertir esa frustración en algo bueno.

Experiencia inmersiva

Hace doce años que Miguel se capacita junto a su esposa en Astronomía, participan de encuentros tanto de profesionales como aficionados. Ese giro positivo, de aquel vuelco del avión terminó no solo en encontrar y seguir una actividad, sino que sirvió para transmitir ese conocimiento a otros y sobre todo a los más chicos, que como él tienen su imaginación puesta en el más allá, el espacio.

“Comencé a comprar algún telescopio de juguete, y dije si no puedo volar con el cuerpo voy a volar con la imaginación. Y de ahí fue todo un proceso, hice esto para mí solo, es un observatorio pequeño, no para mucha gente, de todas maneras, en el telescopio puede poner el ojo una sola persona, no pueden ponerlo varias. Después hubo toda una historia con mi esposa que se hizo cargo del Colegio Guillermo Hood, y le propuse que se diera el taller de Guía Astronómico, junto al profesor Diego Jaime. Que ya había presentado el proyecto, pero no había cómo, porque no contaban con los instrumentos. Entonces juntamos los dos recursos, instalamos los telescopios y comenzamos y en el 2010 decidimos participar de encuentros con profesionales de la Astronomía de todo el mundo en San Rafael Mendoza, con gente de la NASA y la ESA, para aprender porque todo era autodidacta”.

El punto inicial

“Yo tengo una frase, después de haber estudiado bastante la carrera espacial de Estados Unidos y Rusia, que la verdadera revolución de la generación del conocimiento, es compartirlo, sin egoísmos ni oscurantismos. Qué hacía Rusia en ese momento, los científicos rusos guardaban todas las investigaciones bajo siete llaves, había uno que lo dirigía todo, guardaban todo en una sola cabeza. Se murió ese señor y con él todos los conocimientos adquiridos. Y en ese momento los rusos les estaban ganando la carrera espacial a los norteamericanos, porque fueron los primeros que pusieron un hombre en el espacio, después retrocedieron y Estados Unidos llegó a la Luna en 1969”.

-El espacio atrapa al ser humano, es lo primero que vemos y contemplamos del mundo exterior, el cielo, el sol, la luna, las estrellas… ¿Qué preguntan los chicos cuando comienzan a adentrarse en la astronomía?

Nos hacen preguntas que nos dejan sin palabras a veces y no sabemos qué contestar. Sobre todo ¿para qué sirve estudiar Astronomía? Resulta difícil transmitir una respuesta contundente a un niño o joven. Otras, es ¿cómo hacemos coincidir la idea del Big Bang, el nacimiento del universo con la creación de Dios? Hay que releer y estudiar los libros, porque esas respuestas generan una gran responsabilidad.

-Además, el universo es infinito…

De acuerdo con lo que dicen los científicos, el Big Bang es un punto a partir del cual se crea el universo, de una pequeña milésima de un átomo que hizo una explosión, comenzó a partirse, ahora tenemos la novedad que antes de ese fenómeno probablemente haya existido otro universo y que se haya reducido a un punto previo al Big Bang. Siempre hay nuevas preguntas para adquirir conocimiento y hacer divulgación científica.

Miguel pone todo su énfasis ahí, en la importancia de adquirir conocimientos, de aprender la ciencia. “La astronomía es lo que está fuera de nuestro alcance, fuera de la tierra. Los antiguos griegos hace 2.400 años ya decían que debían hacer los gobernantes de ese momento, porque antes para llegar a ese cargo, debían pasar por el filtro de los pensadores griegos, Platón, Aristóteles, Leucón, quienes discutían los temas del pueblo. Su opinión era una ley. Y en esas reuniones, decían que una de las condiciones que debían exigir a los gobernantes, era saber y aprender matemáticas, quien no sabe matemáticas no puede vivir en este mundo; en segundo lugar, deben aprender geometría, para saber dónde uno está parado, por la guerra de los territorios y en tercer lugar, deben saber astronomía, porque la tierra está inmersa, en el sistema solar, luego el sistema solar en la vía láctea y todo lo que rodea a la tierra influye en todo al ser humano.

-Así lo pensaban nuestras culturas y pueblos originarios…

Claro, ellos tenían al sol y a la luna como deidades, reyes y dioses del universo, lo hacían todo mirando al espacio, reconocían la influencia de los astros. Sus vidas se regían por la naturaleza o estos dioses. La astronomía es todo lo que está más allá de nuestro límite natural, que es la tierra. Todos los fenómenos cósmicos, universales tienen un sentido. Nosotros somos polvo de estrellas, estamos formados por los componentes naturales de ella.

-¿Qué características tiene el Observatorio?

En primer lugar, garantizamos la seguridad, hicimos una estructura que garantiza la seguridad para todas las personas que accedan al telescopio. En un principio estaba pensado en la planta baja, luego empezó a haber contaminación lumínica y levantamos un piso, después vino el alumbrado público y nos tuvimos que ir un piso más, para poder hacer observaciones de calidad.

Astroturismo y el avistaje de estrellas

El turismo astronómico es la práctica de observar el cielo en la noche a través de un telescopio para ver más allá de nuestro planeta. Pero también es algo más que observar a través de un telescopio, es la posibilidad de compartir con otras personas los misterios de los astros y descubrir las maravillas que las ciudades eclipsan con sus luces.

Observar con precisión aquello que solemos pasar por alto, y descubrir nebulosas, planetas o lluvias meteóricas se convierte en una experiencia inolvidable. El astroturismo es una actividad en armonía con la naturaleza y por eso lo atractivo de que esté ubicado casi al llegar a El Jumeal.

El “Cóndor”, como llama Miguel al telescopio, es Clestron CPC 1.100 GPS catadroico Chmidt-Cassegrain, esto significa que tiene las dos características, porque están los refractarios y los reflectores, este tiene las características, espejos y lentes que proveen mayor capacidad.

En el mes de octubre se hizo el Primer Congreso de Astronomía, organizado por la UNCA, el Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica y el Instituto Enrique Guillermo Hood, que dio un marco académico con visitantes de todas partes del país, que apadrinaron el Observatorio, como el grandioso Víctor Buso, un destacado aficionado de la ciudad de Rosario que registró una supernova. Con él y un grupo de astrónomos de todo el país, Miguel introduce a Cortaderas- Fiambalá como un destino ideal para el Astroturismo y el Avistaje de Estrellas.

“Nosotros creamos una Asociación de Aficionados a la Astronomía que se llama Estrella Verde, donde se dan charlas para grupos de turistas, con experiencias asombrosas, la gente ve estrellas que jamás en su vida hubiera pensado verlas. A la gran mayoría de la gente que visita Cortadera le cuesta encontrar la constelación de Orión, las Tres Marías, porque son tantas las estrellas que no se distinguen”.

- Contanos la importancia de Víctor Buso…

Desde que Galileo Galilei fabricó el primer telescopio, es el único ser humano en la tierra que vio en vivo y en directo, la explosión de una estrella, el nacimiento de una supernova. Lo hizo de forma amateur, observó una galaxia a una distancia de 80 millones de años luz de la tierra. Sus observaciones dieron pie a una investigación científica que permite comprender mejor cómo explotan las estrellas. Este fenómeno, es como haber encontrado una aguja en 3 billones de pajares. Su nombre quedó inscrito en los anales de la historia de la Astronomía. Yo lo llamo el único, presentó su libro en la Universidad, vamos a llevar su historia a los colegios porque él generó una gran revolución, los científicos comenzaron a estudiar nuevos fenómenos.

No hay planeta B

La relación naturaleza y universo está en crisis, el cambio climático avanza y las grandes potencias no terminan de generar conciencia real. ¿Cómo afecta el calentamiento global a la astronomía y a nuestro mundo exterior, que sentimos y lo vivimos en nuestro mundo cotidiano?

El hombre es muy raro. No cuida el ambiente, la ecología, no cuida y protege el único hogar que tenemos en el universo. Cuando uno tiene un problema dice que hay un plan B, pero no hay planeta B. Todavía no hemos descubierto si hay un lugar donde los terrícolas podríamos ir si terminamos de destruir nuestro planeta, no cuidamos la naturaleza, el agua, el aire, no le damos importancia a la Ciencia. Con estas guerras fratricidas, incluso se habla del desarrollo de una guerra nuclear, el mundo está loco.

-¿Qué nos atrapa más del universo?

Nos pasamos mirando el suelo, haciendo cosas que no tenemos que hacer, si invirtiéramos tiempo en mirar un poquito el cielo, las estrellas, los planetas y hacerse preguntas y que eso despierte la posibilidad de contemplar el universo descubriremos nuevos saberes. Y no tanto el celular, hoy los chicos piensan en ser influencer, tiktoker, pero en la ciencia está el futuro. Los jóvenes que estudian ciencia, matemática, física, química, astronomía, los roban las empresas incluso antes de que terminen sus estudios. Una persona que se dedica a la ciencia, no puede ser pobre y tiene garantizado su futuro. Y no me refiero a lo material, pasa a ser rico intelectualmente y económicamente, y le permite un desarrollo distinto, porque el ser humano cuando adquiere conocimiento de alto nivel, es una personas única.

Texto: Carolina Melnik - Especial para Revista Express

Fotos: Ariel Pacheco y gentileza Miguel Magaquián

Te Puede Interesar