sábado 21 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Para eliminar la violencia

Dar la mano y acompañar

La violencia contra la mujer es una de las problemáticas que más ha calado hondo en la sociedad. En los últimos años, se logró visibilizar más para concientizar y poner un freno.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La violencia es una problemática que atraviesa a toda la sociedad y las mujeres, como niños, niñas y adolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad, del grupo de diversidad sexual o migrantes son las más vulnerables. Esta problemática es una verdadera pandemia. Se registran casos en todos los ámbitos sociales, en todos los países y etnias.

Cada 25 de noviembre se conmemora elDía Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.La fecha fue elegida para recordar el femicidio en 1960 de las hermanas Mirabal (Las Mariposas) a manos de la dictadura de Leónidas Trujillo en República Dominicana.

En 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. En la ocasión, se decidió esta efeméride. Más de una década después, en 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Allí se definió que la violencia hacia la mujer era “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”. Finalmente, el 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas, por medio de la resolución 54/134 resolvió que a partir del año siguiente, el 25 de noviembre sería la fecha estipulada como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En los últimos años, esta violencia –que sucede tanto en el ámbito de la pareja como en la familia, el trabajo, la escuela, la salud o en la misma calle- comenzó a visibilizarse y, poco a poco, se comenzó a reflexionar al respecto para poder concientizar y poner un fin.

La violencia contra la mujer puede abordarse de distintas maneras. Si bien la más visible es la violencia física, la violencia psicológica puede hacer igual o mayor mella. La violencia sexual como la violencia patrimonial también son formas de vulnerar dentro de la familia y de la pareja. En otros contextos sociales, la violencia laboral y la violencia en los ámbitos de salud comenzaron a visibilizarse. Más aún, especialistas en esta temática advierten una nueva modalidad: la violencia ambiental. Un ejemplo podría ser cuando la pareja oculta los documentos o elementos de trabajo a la mujer. El reconocimiento de este tipo de abordaje es un avance sobre los alcances de esta problemática.

La psicóloga Elena Rodríguez, integrante del Equipo Interdisciplinario del área de Asistencia a la Víctima de la Dirección Provincial de Derechos Humanos y miembro del Consejo Federal de Oficinas de Asistencia a la Víctima del Delito de la República Argentina indicó que la violencia funciona con una dinámica particular. “Es en círculo o en espiral porque va aumentando la intensidad y la frecuencia con el tiempo. Por eso también es muy difícil poder romper el círculo de la violencia porque está conformado por tres fases sucesivas que van empeorando o agravando la situación de violencia”, detalló.

¿Por qué las personas que atraviesan por una situación de violencia a veces quieren levantar las denuncias? La profesional describió a esta situación como un espiral ascendente, del que para muchas personas es muy difícil salir. “Lo que va pasando, a medida que va teniendo lugar el círculo de la violencia, es que la mujer cada vez se siente más débil y más deprimida”, advirtió. Entonces, destacó, se le hace más difícil poder cortar la relación de violencia. Del mismo modo, cortar la relación conlleva fuertes presiones que la mujer también tiene que soportar además de la situación de violencia que está viviendo. Un ejemplo, es el factor económico. Muchas mujeres –a veces con hijos a cargo- dependen financieramente de sus agresores.

Mitos

A la vez, la psicóloga Rodríguez remarcó que en torno a la violencia, en la sociedad persisten algunos mitos. “Nos han transmitido esas creencias sin que nosotros nos demos cuenta y las seguimos admitiendo, si no las revisamos.Los mitos justifican, legitiman y ocultan la violencia. Son preconceptos que debemos deconstruir esas creencias. La violencia intrafamiliar es un flagelo que atraviesa a toda la sociedad y en todos los niveles de instrucción. La pobreza y la falta de instrucción, en todo caso, pueden ser factores que ayuden a su visibilidad o manifestación. Su contraparte, un mayor nivel adquisitivo o un mayor nivel de educación pueden refinar las acciones de la violencia y puede ayudar al ocultamiento de la violencia. Eso no significa que no exista en otros niveles sociales”, detalló.

Uno de estos mitos asevera que “los violentos son enfermos mentales”. La psicóloga remarcó que relacionar la violencia con la enfermedad mental es minimizar y desvalorizar la violencia en sí misma. “La violencia no es una enfermedad. Solo el 10% de las enfermedades mentales presentan episodios de violencia que tienen que ver con el desequilibrio y las crisis de las personas que padecen”, explicó.

Otro mito: “El alcoholismo y las drogas son causantes de violencia”. La profesional indicó que las drogas y el alcoholismo no son los causantes de la violencia. No obstante, destacó que sí facilitan las expresiones de violencia porque desinhiben el sistema nervioso central. A la vez, señaló que muchas personas tienen un consumo problemático de alcohol u otras sustancias y no son violentas y otras personas son violentas y no consumen sustancias tóxicas.

“La violencia familiar es un problema de los pobres y de las personas sin educación”, dice otro mito. Al respecto, la psicóloga aseveró que es falso.

Otro mito a derribar: “Las víctimas de violencia lo buscan o les deben gustar”. La profesional comentó, de acuerdo con sus años de experiencia laboral, que a ninguna víctima de violencia que le gusta o que se siente bien siendo maltratada. “Muchas veces buscaron ayuda de muchas formas y no la encontraron o no pudieron sostenerla. Lo que enfrentan las personas que sufren violencia son presiones porque muchas veces dependen económicamente de las personas que ejercen violencia. La mayoría de las veces hay hijos de por medio y es una presión enorme para poder salir del círculo de la violencia”, sostuvo.

“La violencia psicológica es menos grave que la física”, según la psicóloga Rodríguez, es un mito del que cada vez se escucha menos. La violencia psicológica es igual o muchas veces peor que la violencia física, advirtió. “Puede inducir cuadros depresivos severos o psicóticos, algunos irreversibles”, afirmó.

Romper el silencio

Por su parte, la secretaria de Mujeres, Género y Diversidad, Ivana Ibáñez, indicó que un primer paso es poder poner en palabras las situaciones de violencia y tener los sentidos despiertos para poder advertir un posible hecho de violencia.“Hay que hablar con la víctima, hay que denunciar, hay que comunicarse a través de los canales de comunicación. Hay un equipo técnico dispuesto a orientar a las personas que son familiares o amigas. En el caso que no sepan qué hacer o dónde acudir, pueden contactarse a esos números de teléfono. Estamos en permanente contacto. No dejen de denunciar. Si sos víctima o conocés a alguien, se debe denunciar para que la Justicia pueda arbitrar los medios y para que tomemos conocimiento de este tipo de casos”, expresó.

A la vez, detalló que no solamente la víctima puede denunciar ante un caso de violencia de género, también puede hacerlo un familiar, algunas personas del círculo de esta víctima.“La denuncia facilita que los canales de las instituciones y organizaciones que están involucradas en el abordaje integral puedan intervenir. Es muy importante que esas denuncias se realicen y que se lleven a cabo medidas preventivas o de resguardo. También es importante que se denuncie si hay un rompimiento de esas medidas protectoras”, advirtió.

En esa búsqueda de prevención, la secretaria señaló las diferentes líneas telefónicas para comunicarse las 24 horas del día, los siete días de la semana, los 365 días del año.A la vez, advirtió que las violencias siempre van en escalada.

Estadística negra

A nivel nacional, en octubre último se registró un femicidio cada 24 horas en el país. A nivel local, en Catamarca, en lo que va de 2022, se registraron tres femicidios.

A finales de febrero, en la localidad de Andalhuala, ubicada a unos 25 km de la cabecera departamental de Santa María, Vanessa Delgado, una mujer de 28 años, fue hallada sin vida con un disparo en la sien. El cuerpo fue encontrado en el potrero de una propiedad en donde la mujer trabajaba como cuidadora. Horas más tarde, personal policial encontró el cuerpo de Ricardo Antonio Lagoria, de 42 años, quien era el dueño de la finca donde encontraron sin vida a Vanessa Delgado.La investigación preliminar determinó que la víctima trabajaba en la casa en donde fue ultimada. Cuidaba de la madre de Lagoria. Los protagonistas no mantenían relación, más que la de jefe y empleada. Sin embargo, algunas fuentes señalaron que el sujeto pretendía a la joven.

En febrero, tras una semana se agonía, falleció Cinthia Aranda (37). Su exmarido, el sargento ayudante Diego Ortega (43), le disparó.

A una semana de que su ex marido policía le disparara, durante la madrugada del 11 de febrero, se produjo el fallecimiento de Cinthia Aranda (37). Ademásle había disparado en el estómago a su hija adoptiva, Ariana Ortega (20), que sobrevivió.

Anyelén Gallo Arias es, lamentablemente, la tercera víctima fatal de la violencia de género en Catamarca en lo que va de este año. El crimen se conoció a finales de octubre, en la Capital. Su expareja, Leonardo Olás, fue imputado.

“Cada mujer que muere en manos de un femicida nos duele. Estamos trabajando fuertemente en la contención de las mujeres víctimas de violencia y haciendo trabajos de concientización”, contó la secretaria Ibáñez.

Espiral de violencia

La violencia suele ejercerse en un ciclo repetitivo, que cada vez se intensifica más. Este ciclo, más conocido como espiral de violencia, suele caracterizarse por tres etapas.

*La primera fase se la llama la fase de acumulación de tensión. Aparece en un primer momento la violencia psicológica, que es muy sutil. El agresor suele ridiculizar a la persona, no prestarle atención, burlarse de sus opiniones, corregirla en público. Van debilitando progresivamente sus defensas psicológicas, van minando su autoestima. Generalmente, lo primero que aparece es el miedo a hablar, el miedo a hacer cosas que vuelvan a generar críticas de parte del agresor. Empieza a debilitar a la mujer. En un segundo momento, dentro de esta misma etapa, aparece la violencia verbal que refuerza la violencia psicológica.

*La segunda etapa se caracteriza por la violencia física, por la aparición de los primeros golpes y por el descontrol de la violencia. Generalmente, éste es el momento en el que las víctimas se sienten un poco más fortalecidas para poder pedir ayuda o para poder salir del círculo. Pero vuelven a caer entrampadas.

*Tercera fase: "Luna de miel’. Aparece el comportamiento arrepentido y cariñoso del agresor. Él cree que no va a volver a pasar y, en esta etapa, es donde tienen lugar todas las gratificaciones de pareja que no han tenido lugar en las fases anteriores. Entonces, la mujer cree que esto se va a mantener, que va a volver a ser el que era, que no va a volver a pegarle. Le quiere creer. Esto también siempre aclaro: se debe tener en cuenta que es una relación afectiva, no está recibiendo violencia por parte de alguien extraño. Está recibiendo violencia de parte de su pareja.

………………………

Guía para denunciar

Ante una situación de violencia, propia o de una persona conocida, el primer paso es comunicarse a través de los distintos medios.La denuncia es importante para que la Justicia pueda arbitrar los medios y para poder facilitar los canales de las instituciones y organizaciones que están involucradas en el abordaje integral para que puedan intervenir. Podés hacer la denuncia en:

*La Unidad Judicial Especial de Violencia Familiar y de Género, ubicada Esquiú 315, funciona las 24 horas. También en las Unidades Judiciales de Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú.

*La sede de la Fiscalía Penal –sita en Junín al 600- es otra posibilidad para asentar denuncias.

*Los Juzgados de Familia, en calle Perú 18.

*En el interior de la provincia, en cualquier comisaría o Juzgados de Paz.

*Hogar de Protección Warmi, ubicado en pasaje Gallo s/nº, frente a la Maternidad Provincial 25 de Mayo.

Teléfonos

Línea 144

SAE 911

Línea 102 de asistencia a chicos y chicas.

Línea 145 de Trata de Personas

Warmi 3834200144

Secretaría de la Mujer 3834027684

Casa de la Mujer4437868

¿Qué significa?

El lazo morado tiene su origen a principios del Siglo XX, ya que fue el color elegido por las sufragistas inglesas junto al blanco y al verde en 1908 para reivindicar sus acciones. El color estaba inspirado en la nobleza inglesa.

El movimiento de mujeres inglesas reclamó insistentemente el reconocimiento al sufragio femenino con acciones de protesta que fueron en aumento. Finalmente, el derecho a voto fue reconocido en 1917, aunque solo para las mujeres mayores de 30 años.

Existe otra teoría respecto al origen del lazo morado como símbolo de apoyo a las mujeres, pero entra dentro de la categoría de leyenda. En 1908, un incendio en la fábrica textil Cotton de Nueva York produjo la muerte de 129 mujeres trabajadoras que se habían declarado en huelga y murieron atrapadas. El incendio fue provocado por el propio dueño.

La leyenda sostiene que el color del humo que salía del incendio era morado ya que las telas con las que estaban trabajando en la fábrica eran moradas, por lo que se habría adoptado ese color en el lazo en homenaje a las mujeres fallecidas.

Texto: Basi Velázquez

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Gobernador. Gerardo Morales.

Te Puede Interesar