martes 16 de abril de 2024
Aquaplaning

Cómo mitigar su efecto

Tips clave para subirte al auto en días de lluvia.

Quizás alguna vez lo experimentaste y no te diste cuenta. Es un problema real que todos los conductores deben conocer sobre todo para saber cómo actuar. Conocido internacionalmente como aquaplaning, siempre aparece en los días en los que caen grandes cantidades de lluvia que provoca la humedad del asfalto y esto deriva en que, si no se actúa de forma correcta, se produzca un accidente.

Cómo se produce

Lo que sucede es que los canales que forman los dibujos de las cubiertas no son capaces de evacuar toda el agua que hay en el pavimento. Entonces se produce un efecto de deslizamiento (la presión del agua empuja por debajo a las cubiertas) ya que el auto parece que “flota”, las ruedas pierden todo el agarre y, como consecuencia, el conductor pierde el control del auto.

La falta de evacuación del agua es directamente proporcional a la velocidad a la que se circule. Más velocidad implica menos evacuación y, por ende, menos agarre al suelo. Este efecto se potencia, y hace más peligroso el conducir, si las cubiertas están gastadas o no tienen dibujo.

Además, cuanta más superficie de la rueda toque el asfalto aumenta la probabilidad de sufrir el deslizamiento. Es por eso que es importante tener la presión correcta de las cubiertas para que ésta no aumente (por ejemplo en el caso de tener poca presión de aire).

Los tres principales motivos que provocan aquaplaning

- Pavimento mojado.

- Cubiertas desgastadas o con baja presión.

- Velocidad excesiva.

Cómo mitigar el efecto

- Sujetar de forma firme y fuerte el volante para evitar dar giros bruscos.

- Levantar con suavidad el pie del acelerador.

- Fundamental: no pisar bruscamente el freno (ya que eso puede provocar que las cubiertas se bloqueen y resbalen aún más).

Luego de realizar estos pasos el auto debería recuperar el agarre y la dirección. Igualmente, la reacción más importante es mantener la calma.

¿Cómo puedo evitarlo?

- Comprobá regularmente la presión de las llantas: se recomienda la presión de las llantas una vez al mes. Ajustar la presión de acuerdo con las recomendaciones del fabricante reduce el riesgo de perder el control del vehículo, especialmente en suelo mojado.

- Adaptá la velocidad a las condiciones de la ruta: la lluvia intensa reduce la visibilidad y aumenta la distancia de frenado, por lo que siempre es más seguro reducir la velocidad. La disminución de la velocidad en estas circunstancias también reduce el riesgo de aquaplaning total (pérdida de adherencia de las cuatro llantas).

- Desconectá el modo de control de crucero: si el control de crucero está activado apagalo para recuperar el control manual del vehículo.

- Mira lo más lejos posible: así podes anticiparte a cualquier charco grande en la ruta que pueda producir aquaplaning.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar