jueves 11 de abril de 2024
INTERCAMBIO CULTURAL

Catamarca anfitriona

Rotary Club Catamarca Valle recibió a cinco estudiantes de intercambio. Los jóvenes son de Alemania, Bélgica, Tailandia y Noruega.

Actualmente, en Catamarca, cinco jóvenes de otros países viven la experiencia de un intercambio cultural. Rotary Club Catamarca Valle recibió a estos estudiantes que llegaron desde Alemania, Bélgica, Tailandia y Noruega. A principios de mes, participaron en una importante actividad que se desarrolló en El Peñón, Antofagasta de la Sierra, y en esa cabecera departamental. En la oportunidad,

fueron invitados dos estudiantes más del Rotary Club La Falda, Córdoba; ellos son de Países Bajos y de Bélgica. También compartieron la experiencia con los chicos catamarqueños preseleccionados para realizar un intercambio cultural en otro país.

La actividad se llevó a cabo a principios de mes. Fueron cuatro jornadas. Este la propuesta tuvo como objetivo el intercambio de culturas, conocerse y generar vínculos y crear una red de amigos donde se comprometen a la ayuda mutua. Además, compartieron con la Escuela Nº 27 de El Peñón, con chicos de jardín, primaria y secundaria. En la ocasión, dejaron donaciones de útiles escolares y artículos varios de limpieza y compartieron la jornada con actividades escolares -culturales.

La actividad se desarrolló en el marco de Interact, una organización sin fines de lucro de servicio a la comunidad auspiciada por Rotary. Su objetivo es fomentar el liderazgo, el compañerismo, la buena voluntad y la comprensión internacional a través de diferentes actividades para ayudar a aquellos que lo necesitan.

El viaje comenzó el 1 de febrero; el primer destino fue El Peñón. “En mitad de camino pudimos conocer Belén y las dunas que son lugares que la mayoría de los chicos no conocíamos. Cuando llegamos, fuimos directo a la Escuela Secundaria Rural Nº 27 “Eulalia Ares” de la comunidad El Peñón. Allí pasamos toda la tarde. Nos presentamos todos, hubo baile, canto, juegos y terminamos merendando y charlando todos juntos. También pasamos por la Escuela Primaria Nº 142 de El Peñón, para conocer y dejarles un par de regalitos a los más pequeños como útiles escolares y juguetes”, comentaron.

Al llegar a Antofagasta de la sierra, los chicos fueron a la Municipalidad del lugar a dejar más donaciones de ropa. Fueron recibidos por el intendente Héctor Mario Cusipuma. El jefe comunal acompañó a sus invitados y les ofreció unos presentes. Además, se hizo entrega de la placa de Rotary, en forma de agradecimiento para el intendente, por la invitación a conocer, aprender y el cálido recibimiento.

Al día siguiente fueron a conocer a los chicos de la Escuela Secundaria Nº 39 de Antofagasta de la Sierra. Con la ayuda y guía de los mismos profesores de la institución, subieron todos juntos al Volcán Antofagasta, a 3495 metros sobre el nivel del mar. Luego regresaron a la escuela. Allí los deleitaron con una chacarera a cargo del taller “Raíces de mi Puna”, dirigida por el profesor Ariel Salva, y una cueca puneña representada por los alumnos de la escuela y dirigida por el profesor Mariano Soriano. También se pudo apreciar el talento del cantautor coplero José Luis Farfán y de Rafael Garzón, que les brindaron canciones de autoría. Los anfitriones prepararon una exposición con comidas, elementos y actividades típicas del lugar y realizaron todos juntos un circuito turístico por los alrededores del pueblo.

Durante el fin de semana recorrieron los Petroglifos y el Cañón Real Grande hasta llegar a la Villa de Antofalla. Si bien esta actividad resultó un poco agotadora, ya que ésta se encuentra bastante lejos del pueblo, no dejó de ser una experiencia inolvidable. A la vuelta, el intendente y su equipo acompañaron a los visitantes en la cena, en la Hostería Municipal de Antofagasta de la Sierra.

El último día, recorrieron el Campo de Piedra Pómez, un lugar que lo describieron como “mágico”. Luego, emprendieron el regreso a la Capital.

“Quedamos todos fascinados con el lugar y muy agradecidos con todas las personas que lo hicieron posible, con Rotary Club de Catamarca Valle y los rotarios responsables, Horacio Vignolo, Luis Lauría y Víctor Argañaraz. Nos dieron esta increíble oportunidad y más que nada con las personas del lugar que nos ayudaron y nos abrieron las puertas de su pueblo con cariño. Creemos que no hay nada más valioso que conocer las maravillas que tiene el interior de nuestra provincia y poder aprender de otro estilo de vida porque al vivir en altura, para nosotros no es nada fácil; es muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Sin embargo, fue una experiencia increíble y que sin dudas la volveríamos a repetir”, expresaron.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar