miércoles 22 de mayo de 2024

Terapia para el alma: “Sin pelos en la lengua”

Por Redacción El Ancasti

Al final del camino, por más piedras y espinas que haya, siempre aparece una luz. Silvana Martínez lo sabe y decidió hacer de una experiencia personal un taller para ayudar a otras personas que transitan por ese mismo camino y que no saben cómo avanzar o hacia dónde ir. Silvana es una paciente en recuperación que pudo superar un consumo problemático de sustancias psicoactivas. Junto con la organización social Somos Barrios de Pie, lleva adelante el taller terapéutico “Sin Pelos en la Lengua”, en el Centro Integral de Salud (CIS), más conocido como Humaraya. 

En una charla con Revista Express, contó que presentó este proyecto, para trabajar con profesionales de la salud y también con organizaciones sociales, que realizan abordaje en los barrios. De esta manera, comienza la conexión. 

“El taller nace como una experiencia de estrategia de tratamiento personal, en 2018. Presenté un proyecto de comunicación a partir de una experiencia en consumo problemático. En ese momento, se lanzó una revista que abordaba la temática de las drogas para prevenir el consumo problemático. Esa era la misión principal. La revista fue publicada y financiada por el Ministerio de Salud, con un trabajo en conjunto. El taller es una propuesta personal. Soy la coordinadora y tuve un buen resultado en el tratamiento”, expresó. 

La coordinadora explicó que la Ley Nacional 26657 de Salud Mental establece el concepto del “usuario”. Silvana remarcó que se reconoce el consumo de ciertos estupefacientes y también se reconoce el “consumo problemático”. En el taller, los participantes hablan de “los usuarios” y de “las personas que usan las drogas”. De esta manera, se establece esa diferencia, entre el consumo y el consumo problemático, que afecta en todos los sentidos de la vida, tanto en el trabajo como en los vínculos. “Principalmente, más allá de los factores de riesgo existentes, la mayor población de chicos que participan en el taller se encuentra en estado de vulnerabilidad. No tienen cumplidos sus derechos básicos; no tienen casa ni trabajo. Viven con familias disfuncionales; algunos están en situación de calle. La mayoría se encuentra en conflicto con la Ley Penal pero es por el consumo problemático. Este año se observó que la mayoría de los chicos estuvieron presos o tiene alguna causa relacionadas con robo o venta de drogas”, destacó. 

Sobre la solución para la problemática de las adicciones, Silvana consideró que se debe comenzar con garantizar los derechos más básicos y elementales. “Creemos que la mejor prevención para el consumo problemático es restablecer los derechos que no tienen los chicos, reconstruyendo su casa, con un trabajo y viendo si tienen la posibilidad de comer. Sin esos factores, es casi imposible trabajar en una estrategia para alejarlos del consumo problemática. Además, se deben tener en cuenta todas las dificultades que pueden tener los chicos dentro del contexto donde viven. 

La mayoría no está escolarizado o no tienen documentos. Esos son los problemas de raíz. El consumo es un derivado de la falta de oportunidades que tuvieron a lo largo de su vida”, sostuvo. 

Modus operandi
Dada la temática y el abordaje comunitario, los participantes del taller realizaron un corto. La coordinadora señaló que fueron invitados a participar de una mesa intersectorial para el abordaje de la prevención del suicidio, otra problemática social muy cruda en Catamarca. “Nos sumamos a la campaña y realizamos un spot, con los integrantes de Somos Barrios de Pie, que trabaja en la institución. Grabamos audios por separado y salió algo hermoso; todo a pulmón”, aseguró.

Sobre la actividad del taller, Silvana indicó que se trabaja desde la  experiencia personal de cada uno, dentro del consumo problemático. El taller está abierto para chicos que están en pretratamiento o que no están en tratamiento y que están internos; algunos chicos están en una etapa de cambio de hábitos saludables, precisó. 

“La idea es elaborar material preventivo desde la experiencia nuestra, trabajando con la comunidad. La idea es que desde los chicos salgan las propuestas, que no sean tan ‘acartonado’, con información clara. A veces, circula data que no en todos los casos es clara. La metodología de trabajo es sacando nuestro alter ego, que uno forma dentro del consumo problemático. El alter ego es el seudónimo que está dentro de la jerga del consumo. Cada uno de los chicos que tiene un problema de consumo tiene un alter ego y es natural crear esa personalidad adictiva. Esa es la cuestión; para despegarte de las drogas, tenés que despegarte de esa personalidad adictiva. Apostamos a la deconstrucción de ese personaje, desde un mensaje positivo. Aunque sea medio extraño, buscamos sacarle lo positivo dentro de las viviendas de ese consumo problemático. Creemos que tenemos que hablarlo y por eso lo llamamos así al taller ‘Sin pelos en la lengua’; no nos libramos de nada”, comentó. 

Texto: Basi Velázquez
 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar