Memorias de un lector

“Un diario que tenía casi mi edad”

Días pasados, Diario El Ancasti celebró su 33º aniversario y un joven lector compartió uno de tantos recuerdos, de su niñez y adolescencia, a la par del matutino.
domingo, 18 de julio de 2021 · 01:00

El pasado 8 de julio, Diario El Ancasti celebró su cumpleaños 33. Con poco más de tres décadas en el hogar –y ahora en las computadoras y celulares- de los catamarqueños, un lector compartió con Revista Express una anécdota sobre su “vínculo” con el matutino. Jonathan Felsztyna tiene 36 años –es apenas tres años mayor que El Ancasti- es abogado y actualmente se desempeña como fiscal. Al mismo tiempo, es un gran lector y seguidor de este diario. Como prueba de ello, también compartió imágenes sobre su archivo personal, con ediciones especiales y con tapas sobre hechos trascendentales en la provincia, el país y el mundo.
"Desde que tengo uso de razón el Diario El Ancasti estuvo presente. Llegué a Catamarca en diciembre de 1991, esa misma tarde me ‘conocí’ con El Ancasti, un diario que tenía casi mi edad. Cuando era chico en mi casa se leía los miércoles el suplemento ‘La Perinola’ y ya más adolescente los viernes ‘Las Buenas Ondas’, luego llamadas ‘Dale’ y ‘El Ojo’. De hecho, eran más las veces que hacía la tarea recortando un Ancasti que un Anteojito”, empezó a contar.
En ese tren de recuerdos, comentó que se encontraba cursando el 1er.año de la escuela secundaria, cuando el profesor de Dibujo, por inquieto, lo castigó y le había encargado que averiguara la biografía de una pintora local, “so pena de llevarme la materia”. Vale apuntar –aclaró- que era el año 1998 y no se podía “googlear” o “facebookear” tan fácil como hoy.
“Tengo intacta la imagen mía deambulando por el centro hasta que de comedido me metí en el diario y en la redacción pedí que me ayudaran con la tarea; en ese tiempo aún no existía el imponente edificio actual. El tema es que en minutos ya tenía tres personas juntando la información y me dieron impresiones de diario con noticias de esta artista. Así esquivé el bochazo en Plástica frente a un profesor que no entendía cómo hice para traer una investigación con recortes y fotos digna de Los Simuladores. Hoy, a los 36 años, habiendo crecido junto al diario, ya en un trabajo que me vincula frecuentemente con la prensa, después de cada entrevista, más de una vez cerré los ojos y me imaginé que estaba devolviendo en cuotas parte de la gentileza de esa tarde de 1998 en que me ayudaron a aprobar una materia”, comentó. 
 

Otras Noticias