Fundación “Dr.Emilio García Giralt”

Un sueño cumplido

Con casi 30 años de servicio de la comunidad, desde el año pasado, esta institución oncológica, que acompaña y contiene, cuenta con su sede propia.
domingo, 11 de julio de 2021 · 01:14

Desde 1992, la Fundación Oncológica Catamarca (FOCa) “Dr. Emilio García Giralt” realiza un loable trabajo de acompañamiento y contención para personas con diagnóstico positivo para cáncer. En septiembre del año pasado, pese al contexto de pandemia, esta institución pudo cumplir uno de sus más grandes sueños: tener una sede propia. La casa de la Fundación Oncológica se encuentra ubicada en Avenida Maximio Victoria esquina Almafuerte. 
En una charla con Revista Express, Eduardo Ávalos, presidente de esta institución, y Graciela Mentasti, la vicepresidente, contaron sobre las actividades que vienen desarrollando desde la FOCa. “Fue un logro muy importante para nuestra Fundación.

Durante un período de 20 años tuvimos que alquilar locales y funcionar en domicilios particulares. Finalmente, pudimos tener nuestra sede propia. Allí desarrollamos nuestras actividades”, recordaron. 
Debido a que la sede abrió sus puertas en pleno contexto de pandemia por coronavirus COVID-19, no hubo oportunidad para realizar una inauguración oficial. “Las circunstancias contribuyeron, de alguna manera, para que nosotros sigamos trabajando y realizar algunos talleres de danzas clásicas y folclóricas, talleres de actividad física para las personas adultas mayores y recibir las necesidades que tienen los pacientes oncológicos de los hospitales de la provincia. Se pudo seguir trabajando aunque con las dificultades propias de la pandemia”, remarcó Ávalos.

En el contexto de la crisis sanitaria, el referente de la institución, advirtió que por las características geográficas de Catamarca, los traslados son muy costosos. Por ello, algunas personas del interior catamarqueño no pudieron continuar con los tratamientos. Tampoco se pudieron realizar los diagnósticos tempranos ni los tratamientos preventivos. Hubo dificultades y ahora se está viendo que algunos pacientes llegan con tumores y cánceres avanzados. Para Ávalos, es una situación complicada para realizar el tratamiento adecuado. 

“A medida que pasa el tiempo, lo vamos a ir viendo con mayor magnitud porque las gestiones que están comenzando a aparecer, que aún no tienen una manifestación clínica, lo van a empezar a hacer dentro de uno o dos años; con el tiempo, son lesiones un poco más grandes, que de alguna manera, van a complicar los diagnósticos y tratamientos. Lamentablemente, esta situación es negativa en todo sentido pero desde los medios de comunicación alentamos a la población a concurrir  a los centros sanitarios y realizar los tratamientos preventivos”, advirtió.

Al mismo tiempo, indicó que la pandemia también impactó en las personas que continuaron con sus tratamientos. Según Ávalos, en estos casos la situación fue más complicada, porque se trata de pacientes con cuidados paliativos, con enfermedades más avanzadas, que necesitan controles más frecuentes y un tratamiento interdisciplinario. 

Rol social
La Fundación Oncológica es toda institución. “Está integrada a la sociedad de Catamarca”, consideró Graciela Mentasti. La referente consideró que las personas llegan no sólo por algún tratamiento sino también por la actividad social que se desarrolla. En los talleres también participan familiares y algunos pacientes recuperados. 

“Para algunas personas, el cáncer es una enfermedad no nombrable y lo que buscamos es desmitificar, que la gente hable de cáncer para que no sea una enfermedad oculta. A veces, en la familia no avisan o los medios de comunicación dicen ‘murió de una larga y dolorosa enfermedad’; no dicen ‘murió de cáncer’. Buscamos que se hable de la enfermedad. Mientras más se hable, la comunidad más de concientiza. A veces, concurrimos tarde al médico. Tratamos que la gente vaya a control primario y cuando la enfermedad fue declarada, ayudamos –dentro de nuestras posibilidades- a las personas que no tienen obran social y que se atienden en el hospital público”, contó. 

Además, explicó que manejan una ecuación: tratamiento oportuno, primera y preventivo + tratamiento adecuado= curación. “El cáncer es curable”, sostuvo.
Entre otras actividades, protocolo mediante, el año pasado dictaron cursos de maquillaje para personas con cáncer. “Estos pacientes necesitan maquillarse y arreglar su rostro. Muchas personas asistieron y pudimos establecer vínculos. En algunas oportunidades, organizamos ‘un día de convivencia’ ente el paciente, su familia, FOCa y directivos del Hospital San Juan Bautista. Llevamos payasos, músicos y juegos. Todos participaron. Es importante que la gente se sienta contenida y acompañada”, comentó.

Sobre la sede, valoró que se trata de “una casa importante”. Allí también funciona una Feria Solidaria. La gente dona ropa. De lunes a viernes, desde las 9 hasta las 13 venden ropa. “Se hizo un lugar conocido. Tenemos desde ropa, zapatos hasta libros, cuadros, barbijos y bijouterie, a precios muy económicos”, remarcó. Este dinero es destinado a una cuenta para colaborar con el tratamiento y la ayuda para personas del interior que viajan a la Capital y que a veces tienen recursos para cubrir el traslado. 

“Nuestra institución no tiene ayuda oficial. Nosotros colaboramos con el Estado. A veces, el Hospital no tiene los reactivos para estudios muy precisos. Entonces, los mandan a la FOCa. Los pacientes vienen con el pedido y otra documentación. Hicimos un convenio con Laboratorio Lejtman. Hacemos ese servicio también”, indicó.

Entre otras colaboraciones, costearon la capacitación de enfermeros del Hospital de Niños en el Hospital Garrahan, una institución médica pediátrica de referencia a nivel país y Latinoamérica. También firmaron convenios con a Universidad Siglo XXI y la Facultad de Ciencias Económicas de la casa de altos estudios local, a efectos de que a través de la “Práctica solidaria” los estudiantes de estas carreras se involucren y colaboren. Al respecto, valoraron el trabajo y dedicación de la gente joven, que se suma para realizar tareas en equipo. También, a través de la Cámara de Diputados se lleva a cabo un voluntariado y se entrega un “Premio Estímulo” para algunos trabajos de investigación. En carpeta, la institución tiene un proyecto Multiespacio, con el objetivo de desarrollar muestras artísticas y generar vínculos estrechos con la cultura.  

Identidad
Sobre el nombre de la institución, Mentasti remarcó que fue bautizada “Emilio García Giralt”, un médico argentino que desarrolló gran parte de su carrera en distintos lugares de América. Este profesional de la medicina había pasado su niñez y adolescencia en Catamarca. Luego, el destino lo llevó a Francia pero siempre tuvo contacto con Catamarca. “Por sus amigos, supo que en Catamarca no había Bomba de Cobalto para el tratamiento del cáncer. Él logró que una institución francesa donara este equipamiento que fue traída a Catamarca y donada a la Universidad Nacional de Catamarca. Estuvo muchos años en cajas, en el viejo Hospital San Juan Bautista hasta que se firmó un convenio entre la Universidad, la Fundación Jalil y la FOCa. Así se instaló en Valle Viejo, donde prestó servicio. Personas de La Rioja y Santiago del Estero viajaron para realizar el tratamiento”, recordó.
   


 

Otras Noticias