SANDRA MENEM

Óleos e inspiración al natural

domingo, 13 de junio de 2021 · 01:04

Sobre calle Ayacucho, al costado de un antiguo taller de autos, hoy convertido en playa de estacionamiento, se levanta una pequeña huerta que invita a pasar. El tinglado confunde, pero solo basta hacer unos pasos, para encontrarse con un mini espacio creativo. Con cuadros inspirados en la naturaleza desde la óptica de Carlos Castañeda, un fanal de hierro que cuelga del techo, donde lo rústico y artístico se mezclan; aromas a vainilla, lavanda, y rosas, interactúan entre sí y conectan con una vibra especial.

Entre esencias y un universo personal, Sandra Menem trasciende en su arte, en sus pinturas. Sus cuadros de 3 metros, y los detalles hacen que todo tenga un sentido, una razón de ser y causen un efecto visual y sensorial distinto.

Aprendió a pintar a los 13 años, con suvecinaNina Valdez y nunca dejó. Sandra desarrolló una serie de pinturas, la mayoría con colores intensos, formas orgánicasde la naturaleza. Profundizó en la obra de Castañeda, el antropólogo y escritor peruano naturalizado estadounidense. Pero en sus trabajos también puedes encontrar flores, rosas, velas que inspiran calma.

Sandra es arquitecta recibida en la Universidad Nacional de Córdoba, pintora, diseñadora, emprendedora, lleva adentro un mix de diferentes facetas artísticas. Durante muchos años vivió en Villa General Belgrano, donde expuso en galerías de arte su obra del Ave Fénix.

“Descubríla importancia de la conexión con la naturaleza ylo que uno puede encontrar en ella. Si bien la obra de Castañeda habla de toda una creencia y enseñanza de Juan Matus, un personaje chamánico, que es un tema que está muy inserto en las raíces de América Latina, yo me inspiré en su obra por sus ideas y fuerte arraigo con la naturaleza”.

Aunque, no tuvo laoportunidad de exponer en Catamarca, sus cuadros viajan y se trasladan en selectos clientes. “Tengo que trabajar más, pero la idea de exponer está”, dice Sandra. Aunque la inmensidad e intervención de sus piezas son únicas y alcanzan para vestirparedes enteras.

Hacedora

Sucede que Sandra es una emprendedora de su arte. Sus velasy su proyecto “Rosas de Abril”, de Jabones y Velas Artesanales, son un complemento donde imprime su sello de arquitecta, con una producción constante para poder sostener, lo que Sandra define “un estilo de vida vinculado al arte”.

“Este emprendimiento lo hago con mi marido,el nombre ya lo traía de Córdoba, y tiene que ver con mi pasión por pintar rosas”, comenta.

 “Los perfumes se asocian con las sensaciones, los recuerdos,dan un pequeño momento de placer y bienestar, un instante. Dejando la parte comercial me encanta poder hacer velas y jabones”, explica Sandra. Estos productos llevan muchos detalles de telas, cuentas,colores y texturas que se unen.

Sandra se declara también admiradora de Martha Minujín, “aunque no toca el tema de la naturaleza, tiene un arte fuerte y contundente, su obraes tan extensa porque es una mujer que lo hizo todo, tal vez la veas en algo que no logras captar, pero cuando la descubres lo hizo todo”.

Sobre sus otras fuentes de inspiración, no pueden faltar el maravillosoMiguel Ángel,Gustav Klint. “Hay muchas fuentes de inspiración, si Dios me da mucha vida pintaré por siempre, por lo menos hasta los 93 años”, afirma.

“El arte es una forma de expresar, es una manera de vivir.Y de ver el mundo en que habitamos… Hay cosas que si no las dije nunca, salen en los cuadros. Me gusta tomar un tema, leerlo yreflejar al pie de la letra lo que hago, trato de ser fiel a la obra”.

La muestra sobre la leyenda del Ave Fénix busca la aproximación alparaíso, resaltan los colores dorados, “es una colección donde fui trabajando oleos sobre un soporte rígido, tensinas mixtas, lienzos, con una apuesta al dorado, rojo y negro”, describe.

Sandra cuenta que a los 13 años vendió formalmente su propio cuadro a un norteamericano, ella era una autodidacta, y que “desde chica tenía una mano especial para las acuarelas y para crear”.

“Mi mamá pinta acuarelas, de niña fui a un taller de pintura. Pero recién en la facultad descubrí el óleo, mientras me enfrentaba al dilema de estudiar Arquitectura o Bellas Artes”.

Sandra exponía sus cuadros y dibujos en Córdoba en librerías tradicionales como “La gran muñeca” y pequeños reductos que daban lugar a los artistas. “Me costó dejar de pintar y poner la cabeza en la carrera de arquitecta, tuve que guardar los óleos por dos años, después me recibí y estuve pintando sin parar por ocho meses”, cuenta.

Texto: Carolina Melnik. Especial para Express

Fotos: Ariel Pacheco

 

Chocolate para el alma 

Cinta Roja es otra elaboración que ella generó junto a su marido, Rodolfo Armando Martínez; con quien hace cuatro años decidieron hacer los primeros chocolates. Ambos vienen de una familia de reposteros, sobre todo Rodolfo. “Retomamos lo que vivimos y aprendimos en Villa General Belgrano”, dice Sandra.

“El chocolate es como el arte, se unen. Quedan en la memoria, sabores hay miles como gente con gustos diversos. Nosotros tratamos de hacer un chocolate artesanal”, afirma. Son mini bombones exquisitos y envueltos en una presentación especial. “Hay países y lugares donde hacen un culto al chocolate, no solo en sabor sino en el encuentro compartido o el que disfruta solo”.

Para Sandra, el arte lo está, en todos lados, como la naturaleza, como loscolores, esencias y sabores, que la descubren en la bohemia romántica de su mundo.

Otras Noticias