miércoles 1 de diciembre de 2021
17° Catamarca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Nota de tapa

“No me gustaría que esta historia se pierda”

Carlos H. Barrionuevo es un hombre de tradiciones y su programa “Alta Dimensión en Folklore” lo acompañó durante más de la mitad de su vida: él acaba de cumplir 80 años, y el programa celebró los jóvenes 45. “Cuando ya no sienta nervios antes de salir al aire, dejaré de hacerlo”, promete.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
24 de octubre de 2021 - 01:03 Por Redacción El Ancasti

Martes 5 de octubre de 1976. Carlos Humberto Barrionuevo y Héctor Mario Seijas, un amigo y colega con el que compartía las coberturas de automovilismo para la mítica radio LW7 y DiarioLa Unión, están conversando sobre el presente de la única señal radial en Catamarca. Seijas es, desde la caída del gobierno en marzo pasado, el interventor de la radio.
-Me parece que a la radio le falta un programa de folklore, que hable de nuestra cultura y nuestros músicos catamarqueños-, sugiere Carlos. De inmediato Seijas frunce el entrecejo, revisa su agenda y enseguida dispone: “Sale este domingo, de 19 a 21 horas. Se va a llamar Alta Dimensión en Folklore. Lo vas a conducir vos”.


Aunque nunca había hecho un programa en vivo, Carlos H. Barrionuevo se estrenó al aire y con su mítico programa el domingo 10 de octubre de 1976. El nombre, tal como lo cuenta esta anécdota, surgió de la mente de Seijas y se convirtió en un clásico imborrable que transitó un largo camino en radios y hasta la televisión catamarqueña, hasta este año ser reconocido como un programa de interés cultural para la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, y de interés cultural y legislativo en la Cámara de Senadores de la Provincia.
“Hay algo que digo siempre en el programa y es que el día que no sienta los mismos nervios en esos 20 o 30 segundos antes de salir al aire, ese día no hago más el programa”, promete Carlos en un mano a mano con Revista Express.
Aunque se cumplieron 45 años de aquella primera vez, no fueron ininterrumpidos: los comienzos bajo el gobierno de facto no fueron fáciles. En 1979 fue censurado. “Tal como ahora, siempre llevaba cantores al programa, además de nutrirme de los vinilos. A fines del 79 lo invité a Carlos Varela y en ese momento había una lista negra de canciones que no se podían pasar. Va Carlos y canta uno de Horacio Guaraní. Al otro día me levantaron el programa”, contó entre risas.
Y aunque entre 1980 y hasta buena parte de 1983 el programa no estuvo al aire, Carlos H. mantuvo la esencia en el periodismo gráfico, y desde La Unión cubrió “todos los festivales que se hayan hecho”, asegura sin dudas. “Fui a Santa María, Andalgalá, Recreo, y cuando volvía y hacía las crónicas comentando la actuación de cada uno de los participantes, firmaba como ‘Alta Dimensión en Folklore’. Así pasé ese tiempo de silencio en la radio hasta que volví al aire un día después de que asumiera Raúl Alfonsín en 1983, en Radio Nacional”, relató.Por entonces el programa era semanal, pero se transmite a diario desde que en 2004 desembarcó en Radio Ancasti.
“Cuando ya no sienta nervios, sé que voy a comenzar a relajarme y ahí se terminará el programa. Creo que no habría nada peor que eso, porque significaría que ya no me importa y comenzaría a hablar tonteras. Esto me mantiene activo, creo que no hay peor cosa cuando uno entra en años que apoltronarse y esperar que la muerte lo sorprenda”, reflexiona.
Su mayor satisfacción, reconoce, es haber visto a chicos que se iniciaron en el programa y que luego se convirtieron en exponentes y se ganaron el aplauso del público. Y tal vez por su carácter, Carlos asegura que el programa nunca le dejó sinsabores o decepciones.

Lo catamarqueño
Respecto de los actuales exponentes, Carlos lamentó que haya artistas “que buscan el aplauso fácil” y utilicen repertorios foráneos. “Me gustaría alguna vez que alguien se pare en el escenario y ofrezca un repertorio íntegro de autores catamarqueños”, dice.
“Acosta Villafañe escribió 700 temas, bellísimos. Y algunos no lo eligen porque dicen que es viejo. El folklore es como el tango, jamás va a pasar de moda, no hay temas viejos. Creo que se reniega mucho de la cultura catamarqueña, en especial en el Valle Central. El tipo que menos ama y respeta a Catamarca es el capitalino”, lamentó.
Él, por su parte, cuenta que heredó la pasión desde muy chico. “En la década del ´50 mi padre tenía su confitería en Tres Puentes, y ahí se reunían de viernes a domingos Manuel Acosta Villafañe, Atuto Mercau Soria, Ramiro Espoz Saavedra, el Piro Lucero… y allí se escuchaba folklore todo el día”, contó.
Luego, a sus 12 años, también incursionó como artista. “Con los mellizos López, Carlos y Oscar, creamos un conjunto que se llamó ‘Los changuitos del valle’. Ellos cantaban y yo era bombista, pero por ahí metía mi voz. La primera vez que recibí dinero en mi vida fue porque nos contrataron por $1,50 (un peso con cincuenta) para tocar en una confitería”, rememoró.

Otros proyectos
Alta Dimensión en Folklore también dio lugar a siete discos llamados “Con Catamarca en el alma”, siete volúmenes que son “una ofrenda hecha por nuestros cantores”, cuenta. Sin embargo, otro proyecto se convirtió en la joya de la colección.
“Mi proyecto cúlmine creo que es ‘Sin olvido. Catamarqueños más allá del tiempo’. Es un trabajo literario histórico y musical. Recogimos la historia de 13 figuras de la historia de Catamarca como Juan Alfonso Carrizo, Manuel Acosta Villafañe, Juan Chelemín, Eulalia Ares de Vildoza, entre otros. De cada uno hicimos una reseña de 40 líneas y un verso, con una canción grabada. El objetivo es que en las escuelas, con una lectura de 10 minutos, los chicos puedan saber quiénes fueron estas personalidades”, contó Carlos.
De este trabajo se hicieron 500 copias. “Le dieron importancia, pero lamentablemente no puedo hacer los 5.000 ejemplares que me gustaría. He golpeado puertas, porque no tengo la capacidad económica para hacerlo. Es un trabajo muy importante y estamos haciendo otro volumen no solo con personalidades cívicas y culturales, sino que los estamos ampliando al ámbito empresarial e incluso deportivo”, comentó.

Legado
Para Carlos H. lo más importante es preservar esa historia. “Hice el programa en televisión durante nueve años. Grabé 300 programas, me recorrí toda la provincia buscando esos viejos cantores que nunca han tenido un acceso directo a algún medio masivo de comunicación. De esos programas, pude digitalizar 190 en formato DVD. Y si un día me muero espero que todo eso no se pierda”, auguró. “No me gustaría que ocurra lo mismo que con los 90 años de historia que se perdieron con el cierre del archivo de La Unión”, lamentó.

Texto: Peze Soria
Fotos: Ariel Pacheco y gentileza C.H. Barrionuevo
 

Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar