Conquista el 2021

domingo, 10 de enero de 2021 · 01:00

El mundo puede ser agradable para todos, basta con que las personas se comporten influyendo positivamente a las demás. No es necesario creer en energías o en algo sobrenatural para estar de acuerdo en que la influencia que generamos en el mundo puede tener resultados positivos o negativos. En la Antigüedad, el éxito estaba puesto en el ser. Por ejemplo, para los griegos, ser feliz era vivir en una comunidad con lazos de amistad y respeto hacia el otro como garantía de la felicidad individual y eso ya era como coquetear con el éxito.

Desde un punto de vista filosófico puro y duro, lo que sucede después del éxito es el fin, la nada, es la muerte. Volvemos así a la etimología del principio y también a la otra expresión: “Cuando dejé de buscar el éxito, comencé a ser exitoso”. El Éxito, así, con mayúscula, no existe. Existen las metas, los logros y existe la cima de la montaña, pero cuando llegue, si llego, ¿después qué? La vida sigue en el valle y he de seguir transitando por sus caminos. El éxito no me va a acompañar siempre, no es un sombrero que me pongo y ya no me lo saco nunca más. Hay que bajar de la montaña con discreción, con la mayor dignidad posible y seguir.
Así, parafraseando a Emerson, “el éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.”

¿Qué puedes hacer para alcanzar el éxito en este 2020?

Algunas sugerencias:
*Analiza tus puntos fuertes y débiles o mejor dicho limitantes.
*Arma tu equipo, diagrama y planifica.
*Piensa en las habilidades que vas a necesitar para lograr tu meta.
*Crear una rutina y seguirla.
*Aprender a decir que no, evitará que pierdas el tiempo en cosas que no te están ayudando a avanzar hacia tus metas.
*Ejerce una influencia positiva en el mundo.

Nuestro destino es esa huella que vamos labrando mientras hacemos nuestro camino; no te sientas víctima. Sé tu propio agente de cambio. Rompe con la monotonía; busca la repuesta más sabia, para el bien mayor en la relación que tenemos con el ganar-ganar.
No importa el ritmo, ni las veces que caigas. Lo verdaderamente importante es superarse a sí mismo. Lograr lo que nos proponemos no siempre es el final feliz de una historia. Dice el viejo aforismo “ten cuidado con lo que deseas porque podrías conseguirlo”.
Para mí el éxito  se traduce en la capacidad de sumar, de generar valor e influenciar positivamente en las mujeres y que a todas  nos vaya muy bien. ¡Que tengas un gran año!

De mujer a mujer, honro lo más sagrado en ti. ¡Hasta el próximo domingo!
 

Otras Noticias