Estreno Netflix

Contundente thriller social

domingo, 6 de septiembre de 2020 · 01:00

5 (cinco)
Crímenes de familia (Argentina, 2020) Dir. Sebastián Schindel. Guion: Pablo Del Teso y Sebastián Schindel. Con Cecilia Roth, Miguel Ángel Solá, Benjamín Amadeo, Sofía Gala Castiglione, Yanina Ávila. Apta Mayores de 16 años.

Allá por 2015, tuve la oportunidad de entrevistar a Sebastián Schindel –director de esta película- que vino a la provincia a presentar su ópera prima El patrón. Radiografía de un crimen, en el marco de la digitalización de la sala mayor del Cine Teatro Catamarca.
En ese entonces, señaló que le gustaba “el cine complejo, que invita a pensar y aborda muchísimos temas, acerca del mundo del trabajo, de la justicia”; y adelantó que estaba escribiendo un drama sobre una tragedia, donde -al igual que en El patrón- aparecerían elementos como la lucha de clases, la desigualdad, el rol de la justicia, el analfabetismo y la exclusión social.
Claramente Schindel estaba hablando de Crímenes de familia que estaba en etapa de escritura, lo cual demuestra su compromiso por contar historias que exponen la desigualdad y sus consecuencias, reflejando problemáticas del mundo real que nos llevan a reflexionar a partir del cine.
Crímenes de familia es su tercer filme de ficción, y toma elementos de sus producciones anteriores, El patrón (2014) y El hijo (2019), para construir un thriller que expone una dura crítica social, relatando la historia de una madre, cuyo hijo es acusado de violar e intentar asesinar a su ex mujer.
En este sentido, si bien aquí la protagonista es Cecilia Roth, Schindel vuelve a basar su relato en un personaje proveniente del interior del país. Esta vez fue el turno de Yanina Ávila (Una especie de familia) que interpreta un rol fundamental, motorizando el drama y el suspenso de la cinta. 
A la par de historia y mensaje, otra fortaleza del filme es su estructura, que juega constantemente con los tiempos de dos crímenes diferentes, unidos por una escena bisagra que no solo genera intriga, sino que es vital para un giro argumental.
Con una sobria cinematografía y destacadas actuaciones secundarias, la película de Schindel gana principalmente por reflejar problemáticas actuales de nuestra sociedad, como la violencia de género, la exclusión y los vicios de una justicia, que condena o libera de acuerdo con el nivel socioeconómico del acusado.

Lidia Coria
Twitter: @liXoria
Facebook: Cinéfilos a Bordo