Brigada de Lucha Contra Incendios Forestales

En la línea del fuego

En lo que va de 2020, los incendios forestales se convirtieron en una de las problemáticas ambientales más preocupantes en todo el territorio nacional: el Delta del Paraná, Corrientes y Córdoba, solo por nombrar algunos, son escenarios alarmantes de la voracidad del fuego.
domingo, 13 de septiembre de 2020 · 01:05

Según información brindada por la Brigada de Lucha Contra Incendios Forestales de Catamarca, hasta esta fecha se produjeron 150 incendios -solo en agosto hubo 35- con más de 22 mil hectáreas afectadas.
En este preocupante contexto, el mes pasado se produjo un incendio forestal de gran magnitud que conmocionó a toda la sociedad catamarqueña, que observaba impotente cómo el fuego avanzaba por la cadena montañosa del Ambato, al oeste del Valle Central. 

En esos días, en los que las llamas, el viento, las cenizas y el humo dibujaban un paisaje desolador, los medios locales y las redes sociales se llenaron de mensajes de consternación y enojo hacia los responsables; y al mismo tiempo daban palabras de aliento a los integrantes de la Brigada de Lucha Contra Incendios Forestales, quienes se encontraban en la línea del fuego para frenar semejante desastre natural.

Para conocer detalles de la agotadora experiencia, Revista Express se contactó con Germán Scolamieri, integrante de la Brigada y responsable de los reportes periodísticos y fotográficos; y también recabó los testimonios de los jefes de las tres cuadrillas, para descubrir más del desempeño del combatiente de incendios forestales. 

Incendio en el Ambato
El comando radioeléctrico fue el primero en notificar del incendio en la cumbre del Crestón -Ambato-, y para allí se dirigió la Brigada, que durante el domingo 16 de agosto, trató de sofocar el foco ígneo, aparentemente iniciado en el “Puesto del Río”, al pie del cerro El Crestón.

“Por los vientos, el incendio empezó a irse hacia el oeste, agarrando la cumbre de Los Ángeles -detalla Germán- los chicos de la Brigada hicieron noche en un puesto que está hacia el norte de Los Ángeles, y con las primeras luces del día hicieron el ascenso a la cumbre”.

Allí las dos cuadrillas se encontraron con baqueanos del lugar, que facilitaron notablemente la tarea de los combatientes, ya que “conocen sendas, accesos, y algunos van con animales que ayudan también con el acarreo de agua; y comenzaron las tareas de ese día”. En las últimas horas de esa primera jornada finalmente se sumó la tercera cuadrilla.

“El primero en llegar fue Walter Abregú -recuerda Scolamieri y explica - el manual de incendios forestales dice que el primer jefe de cuadrilla que llega al incendio es el jefe de incendios. Entonces fue él el que se hizo cargo de las otras dos cuadrillas”. Durante el segundo día continuaron trabajando en la cumbre, logrando controlar la cabeza del incendio y el flanco derecho. “Ahí es donde se deja asegurado el pueblo de Los Ángeles. Cuando no corría más peligro, se trabajó en el flanco izquierdo. Se hizo un nuevo ascenso a la cumbre, estoy hablando de una caminata de dos horas y media a unos 2.700 msnm aproximadamente”, detalla.

Al tercer día los brigadistas lograron controlar el flanco izquierdo, dejando asegurada toda la cumbre; para luego dirigirse, por el kilómetro 22 y la ruta 4, a colaborar con el control de la “cola del incendio”. Era el cuarto día de arduas tareas. Allí se sumaron al trabajo de los bomberos voluntarios de El Rodeo y de la ciudad Capital, para por último dejar controlada también esa sección.
Finalmente, luego de interminables y agotadoras jornadas, el incendio se declaró totalmente extinguido con un alarmante saldo de 8.696 hectáreas afectadas en total. 

Consultado por si se conoce las causas del foco que originaron las llamas, Scolamieri sostuvo que “hay hipótesis de gente que fue al Puesto del Río y allí hicieron una quema para limpieza del terreno, o montañistas que no habían apagado un fuego que habían hecho a la noche, pero no hay nada seguro”.

Walter Abregú - Jefe de la Cuadrilla “Alfa”
“Últimamente hemos tenido una de las peores temporadas, con muchos incendios de grandes magnitudes, donde se abocó la totalidad de la Brigada. Estamos muy cansados, por cierto, y todavía nos queda un largo trecho hasta diciembre, cuando termina la temporada. Ocasionalmente nos toca este tipo de incendios y hoy lo estamos padeciendo a falta de las pocas precipitaciones que ha tenido la provincia y todo el país. Pero tenemos un grupo excelente de muchachos, que trabajan arduamente. La verdad me saco el sombrero ante ellos, son un grupo magnífico. La brigada es mi segundo hogar, adonde dejamos nuestros sentimientos, sudor y ganas, pero también exponiéndonos a lo que es el trabajo, y teniendo en cuenta que dejamos en nuestras casas a nuestras familias que también nos esperan”.

Aviones hidrantes y un momento de desazón
Sobre la intervención de los aviones hidrantes en el incendio del Ambato, Germán destaca que trabajaron durante la segunda y cuarta jornada del incendio. “Fueron de mucha utilidad en Los Ángeles, pero los pilotos tenían mucha precaución por la altura. Son aviones chicos que llevan 2 mil litros de agua, y una vez que la sueltan tienen que tener muy visible la vía de escape”.

En este sentido, explicó que el humo quita visibilidad y la cercanía con los cerros es muy peligrosa. “Fue complicado, pero hicieron varios disparos muy efectivos”, destacó sobre la labor de los pilotos.

La tarea en general fue extenuante, y en ese sentido, Scolamieri recuerda un momento muy difícil para los brigadistas, cuando el avance del fuego parecía no detenerse alimentado por las persistentes ráfagas de viento: “En Los Ángeles nos ha pasado algo particular, nosotros tenemos dentro de una de las cuadrillas dos chicos que son muy superiores en estado físico, y en un momento del segundo día, Walter Abregú les dice: Bajemos porque nos está cambiando el viento, esperemos abajo y volvemos a hacer ascenso después porque nos puede rodear el fuego. Y estos dos combatientes piden autorización para ir a trabajar en la cabeza del incendio, para ver si lo podían cortar. Si bien de entrada es imposible que entre dos personas controlen una cabeza de un incendio tan grande, Abregú les dice que vayan con cuidado y que bajen por otro lado -hay una cuesta que se llama la cuestecilla de La maga que está a mitad de Los Ángeles-, pero cuando bajaron, los dos lloraban desconsoladamente de la impotencia, porque controlaban una parte y cuando empezaban a bajar se daban vuelta y veían que el fuego se les volvía activar, ese el problema que tiene el pastizal de altura, es un fósforo”, asevera, resaltando que “ese tipo de sensaciones de ver qué hiciste todo y que el incendio no se corta, los pone mal y se desmotivan muchísimo, si no tenés contención es tremendo”. 

Pero, así como hubo momentos de incertidumbre, también pudo capturar con su cámara momentos más alegres y relajados: “Hay una foto que saqué donde estaban descansando porque fue el momento en que cortamos la cabeza del incendio, así que se relajaron, se tiraron al piso y estaban tomando agua”, y agrega que “gracias a Dios el grupo humano es muy bueno y tienen mucho apoyo entre ellos”.

Martín Velárdez - Jefe de la Cuadrilla “Víctor”
“Lo que va de esta temporada estamos muy cansados, ya que estamos teniendo muchos incendios de grandes magnitudes, lo que nos está implicando muchos días de trabajo sin descanso, lejos de nuestra familia. Pero tenemos un grupo fenomenal, con los cuales ya llevamos muchas temporadas juntos y son combatientes muy leales. Cuando llega la hora de estar en la línea es un equipo que trabaja hasta el cansancio y aún más. A nivel de la Brigada, sería genial si pudiéramos sumar más combatientes a futuro, y a los combatientes de mi guardia les agradezco infinitamente por su apoyo y compromiso”.

Área afectada y relevamientos
Luego de extinguido el incendio, fue el turno del área de Medio Ambiente de la provincia para realizar un relevamiento de la cantidad de animales de granja afectados por el incendio, los que se perdieron o quedaron con heridas importantes, así como un estudio de árboles de gran porte y flora afectada para luego hacer resiembra.

En este aspecto, Scolamieri también resalta que es muy importante un relevamiento del suelo: “Hay lugares críticos porque la tierra queda vulnerable, y cuando empieza la época de lluvias después de un incendio seguramente tenés derrumbes, y peligro de alud en caso de muchas precipitaciones”.

Haciendo referencia a la causa más común de los incendios forestales en la región, sostiene que “la gente no termina de entender que la quema de pastizales para rebrote no es buena. El pasto sale verde después de la lluvia, pero pierde todos los nutrientes después de un incendio. Lamentablemente es un tema cultural que nos va a llevar años cambiar porque hay gente que de generación en generación quema para rebrote”.
Cabe señalar que la temporada alta de incendios forestales culmina con las primeras lluvias, que en general llegan a finales de octubre y principios de noviembre, pero desde la Brigada reconocen que “con el cambio climático tenemos sorpresas todo el tiempo”.

Desde el Plan Nacional del Manejo del Fuego informan que septiembre y octubre van a ser meses complicados ya que hay disponibilidad de combustibles medio y grueso, es decir, árboles grandes y otros materiales de quema de tamaño medio, lo que aumenta la peligrosidad de incendios. “Si bien no queda mucho para quemar, queda toda la parte de Ancasti, Singuil, Los Varela, y hay que estar atentos”, anticipan.

Marco Cardozo - Jefe de la Cuadrilla "Charly"
“La temporada de incendios forestales 2020 está viniendo muy dura por el hecho que se activaron incendios de gran magnitud en zonas donde antes no teníamos. Eso significó una ardua tarea de la Brigada por la capacidad de carga de combustible que se fue acopiando, como ser el incendio de Los Ángeles, el cordón montañoso del Ambato y el incendio de Ancasti. Además, van casi tres sin tener precipitaciones, y los índices de incendios vienen dando alto todavía. A pesar de todo, la Brigada se la ve unida, no hay que bajar los brazos y seguir adelante que todavía tenemos unos meses críticos. Por eso quiero agradecer la fuerza que nos brinda la gente y mis compañeros, y pedirles que sigamos adelante con el compromiso que se ve en todas las guardias”.


Experiencia muy gratificante
Al finalizar la entrevista, Germán reconoce que “es una experiencia personal muy gratificante tener la posibilidad de acompañar a los brigadistas”. En tanto, sobre la devolución de su registro periodístico y fotográfico, comenta que al equipo “los sensibiliza y emociona saber que se muestra realmente cómo es el trabajo en la línea del fuego, que haya gente que diga ¡No sabía que al fuego lo garroteaban con un chicote!, y tener la posibilidad de explicar que a tres horas de caminata no podemos llevar una manguera o agua”.

En este sentido, comenta que hay brigadistas que están hace quince años en el área, y que si gracias a una foto les llega el aliento de la sociedad en los momentos más críticos, “que les digan son unos héroes, métanle changos, que la Virgen los acompañe, para ellos vale más que el sueldo y te lo dicen”. 

Hay equipo
En total la Brigada, que pertenece a la Dirección Provincial de Defensa Civil del Ministerio de Seguridad de la provincia, está compuesta por 27 combatientes -26 hombres y una mujer- distribuidos en tres cuadrillas: Alfa, Víctor y Charly. Ellos son Walter Abregú, Damián Agüero, Ricardo Akerman, Lorena Aráoz, Marco Cardozo, Liliana Carrizo, Oscar Castro, José Escalante, Héctor Espeche, Ricardo Garay, Gabriela González, Hugo Herrera, Ángel Leiva, Hernán Lobo, Javier Palacios, Cyntia Pizarro, Víctor Ramírez, Miguel Rivero, Mariano Romero, Gustavo Romero, Hernán Romero, Gerardo Seco, Lucas Segura, Maximiliano Soto, Martín Soto, Cristian Velárdez, Martin Velárdez, Antonio Vergara, Carlos Zamora.

Contactos
Facebook: Brigada Incendios Forestales Catamarca
Web: http://www.incendiosforestales.catamarca.gob.ar/
Dirección: Altapauca 705 esq. Yuntasuma, Barrio Eva Perón, Ciudad de Catamarca.
Teléfono: 0383 445-5324

 

Lidia Coria
Fotos: Gentileza Germán Scolamieri - 
Brigada de Lucha contra Incendios Forestales Catamarca

Otras Noticias