GLORIA GUTIÉRREZ

“La radio es la historia de mi vida, está en mi gen, nací para esto”

Entrar en la vida de Gloria Gutiérrez, es arrancar con el inicio de la radio y la televisión de Catamarca. Su vida está llena de momentos, anécdotas y relatos con personajes que marcaron a muchas generaciones del medio.
domingo, 5 de julio de 2020 · 01:02

Quedamos en encontrarnos una tarde para hacer la nota en su casa. De entrada, y antes del reportaje, Gloria habla del 3 de julio “Día del Locutor”, que fue en realidad un buen pretexto de la Revista Express para conocer a una de las locutoras más populares de la historia de la radiofonía de la Provincia. Su sonrisa y presencia, atraen desde el comienzo. Y sin esbozar pregunta, cuenta que durante 8 años consecutivos, por iniciativa propia, los locutores tenían su fiesta.
Cada vez que Gloria se nombra así, lo hace en tercera persona. Como si Gloria Gutiérrez fuera ese personaje que en realidad es ella misma. Una locutora que con trabajo y esfuerzo conquistó a una audiencia que siempre le reconoció su carisma y su capacidad para entretener. Muchos la recuerdan por su estilo a la hora de vender publicidades, por esa “falda cortita” que impuso en la pantalla allá por la década del ’80; o cuando conducía los noticieros en Canal 3.
Gloria fue la imagen de la televisión por cable que llegó a la Provincia. Pero también, marcó un ciclo en la mítica Radio Unión e instaló un clásico que duró 16 años al aire, “Tardes de Gloria”.
Conversar con esta emblemática voz de la radio, es introducirse en los tiempos donde figuras como Anita “Polita” Martinena, Luis Oscar Aísa, José “Cacho” Serra, su tío; marcaron una época inolvidable de la radio.
Gloria nos abre la puerta de su casa, como lo hizo siempre con sus amigos, porque eso lo heredó de su madre “Porota”, esa virtud de reunir gente y de transmitir empatía con el otro. Esa personalidad la llevó sin proponérselo, a formar una dupla con el humorista Carlos Tapia; y supo rodearse a lo largo de su carrera con periodistas que le permitieron combinar la noticia con el entretenimiento y ser pionera de los magazines en Catamarca.

- ¿Cómo fue ese primer día, en el que se dio esta pasión que duró toda una vida?
- Cuando uno es niño siempre se pregunta qué voy a ser cuando sea grande, y yo en la escuela ya sabía qué quería ser. En el Jorge Newbery siempre andaba por detrás de quien organizaba los actos, siempre quería hacer la locución. Pero fue mi tío “Cacho” Serra, mi gran maestro, él siempre vio en mí esa pasión. En el ´74 o ´75, me dice: yo te voy a dar una mano para que comiences a practicar y acepté. Él fue quien me enseñó los modos, la pronunciación y confió en mí.

Voces
Gloria cuenta que transcurría el año 1978 cuando funcionaba LW7 sobre calle Rivadavia, y ella siempre iba a mirar y escuchar a su tío. “Mi mamá me decía o estudiás o trabajás. Y le dije; mirá mamá yo quiero ser locutora. En ese tiempo era carísimo irse a Buenos Aires; entonces mi tío me preparó de oficio. Un día viene y me dice que había un concurso de voces, que me presente. Eran cerca de 50 voces que se postulaban, y quedé junto a Rafael Bruno y Analía Carena. Ahí comencé con las prácticas, no podían pagarme un sueldo, pero aprendía. Me hacían decir la hora o una publicidad muy bien ensayada. Luego, aparece la oportunidad de Radio Nacional y me lleva ahí Aníbal Villafañe, quien fue un gran compañero”.
Aníbal era un reconocido periodista deportivo. Y, por entonces, estaba como interventor de Radio Nacional y le ofrece a Gloria hacer un programa a la noche, como co-conductora de Rafael Bruno; era un programa que pasaba música romántica, melodías que le permitía a Gloria ganar sus primeros “pesitos”, como ella dice.
Pero, esta mujer menudita, de marcada sonrisa, tiene la potencia en su voz, que permaneció por más de 48 años de manera ininterrumpida. Compartió estudios con los grandes; Aníbal Villafañe, Ricardo Jerez y tuvo dos maestros que le enseñaron todo, como Carlos Bravo y “Cacho” Serra; mentores de un oficio que inició comentando los números de la quiniela nocturna y llegó a ser una de las figuras no solo en las emisoras sino también en los escenarios y ceremonias.
“Por tras de ese programa, Carlos Bravo, quien era subsecretario de Información Pública; me convoca para Canal 3, que funcionaba en la Terminal de Ómnibus. Era el único canal que había y Radio Nacional. Bravo me elige para que todas las noches lea la nocturna de la quiniela. Ponían la placa en la tele y mi voz en off. Era la única forma que tenía la gente de enterarse el resultado de la quiniela, ese era mi trabajo y me pagaban”.
Bravo era ese tipo de los medios que tenía muy en claro cómo hacer que las cosas funcionen y salgan bien. Su exigencia es conocida, pero era un formador, un pionero en los medios y un productor de contenidos excepcional.
“Él fue también mi gran maestro y hacedor. De un día para el otro, me dice que tenía que hacer el noticiero con Aníbal Villafañe. Yo tenía mucho miedo, y él me dijo “yo te busco ropa, te vas, elegís una camisa, un buen saquito y arrancás”. Temblaba, porque no teníamos ensayo y no habíamos hecho ninguna prueba. Pero Bravo, era así y me repitió: ´Te preparás que a las 12 tenés que estar lista porque a las 13 arranca el noticiero, y vos tenés condiciones”.
Gloria cuenta que su compañero le decía, “yo te voy a ayudar, usted tiene solo que leer”. “En ese tiempo, todos los copetes de cada nota eran escritos a máquina, entonces le dije, bueno y me fui llorando a casa, del miedo”, relata.
“Y me senté a hacer el noticiero. Recuerdo que tenía una Virgencita en la mano, y Aníbal cuando me presenta, dice a la audiencia; la voz en off que ustedes escuchan en la lotería con la quiniela, es de Gloria Gutiérrez. Que tal buenas tardes Gloria; y yo estaba dura. Y dije, buenas noches. Y Bravo, decía nooooo. Sin dudas, fue un maestro para una camada como Patricia Saseta, Mara Barrionuevo y otros”.

- Canal 3 fue ese comienzo impensable que te permitió combinar tele y radio…
-De una voz en off, terminé en el noticiero y a las dos semanas hacíamos las dos ediciones. Yo estaba feliz. En ese tiempo dejé Radio Nacional y me quedé sólo con el canal porque me pagaban y era personal de planta.

-Tu tío “Cacho” Serra te llevó de la mano y te puso en ese primer escalón…
-Él fue quien me enseñó a hacer publicidad, me decía cómo tomarme el tiempo de la voz, las pausas, todo lo que significaba cada uno de los auspiciantes de las tiendas tradicionales de Catamarca. En el noticiero, era distinto, tenía otro modo y era un poco como actuar. Me acuerdo, que un día sale una publicidad para Pizzería Los Maestros, y yo tenía que decir “mmm… qué rico… los maestros del sabor” y no me salía. Carlos Bravo, con toda la paciencia me hacía repetir, y él me decía, “no me gusta, pero vos sí podés”.

- Y después de Canal 3, cómo se fue dando todo lo otro…
- Un día en Canal 3 nos dejan sin trabajo, porque se levanta el canal que era de Santiago de Estero, y como nosotros éramos repetidora, nos quedamos sin espacio. Llegamos todos los empleados, que son todos viejos amigos, y nos damos con que estaba cerrado con candados. Ahí estuve 6 meses sin trabajo, con la indemnización que nos pagaron recuerdo que me compré mi primer auto, un Fitito 600. Luego, me llaman de TV Cable; era una televisión que recién comenzaba a salir junto con CEDECO. Que funcionaba, donde es la Casa de la Cultura, pegado a Confitería “El Buen Gusto”. Ahí, arriba era el estudio de ese canal riojano, y lo hacíamos con otro gran maestro Ricardo Jerez y también Luis Yacante. Estábamos los mismos de Canal 3; ahí fuimos a parar todos los que nos quedamos sin trabajo. Con Ricardo hacíamos el noticiero mañana y noche; y con José Luis Cúneo, producíamos envasados para este cable. Después se funcionan los dos cables y pasa a ser Supercanal.

La práctica da al oficio
- Contabas la anécdota de la publicidad de la pizza y tus primeros pasos, pero la gente también te asocia con la noticia. No hay muchas mujeres, que hayan logrado trascender tanto tiempo…
- Muy pocas; por entonces éramos tres, Patricia Saseta, una chica cordobesa y Gloria. Si bien, en la TV Pública, no hago noticias, sino un magazine, sé que lo que más me gusta es ser presentadora. Siempre les dije a mis jefes, yo no soy periodista, no salgo a la calle a hacer nota, porque respeto la profesión; pero sí me gusta conducir y presentar la noticia, esa era una faceta que tenía, que la seguí y la fui recreando.

- En Catamarca, existió la élite de la radio…
- Qué difícil, cuando a mí me preguntan; qué le decís vos a quien recién está empezando, sobre todo en la Tv pública donde hay muchos chicos que hacen sus primeras prácticas. Siempre les digo, respeten este oficio. Mi hija me dice: mamá lo único que vos sabés hacer, es hablar. Yo amo esta profesión; le tengo tanto respeto. Muchas veces tuve un miedo terrible de subirme a un escenario y pensaba que no lo iba a poder hacer; pero después salen las palabras. El tener ese miedo, es por el respeto que le tengo al público.

- Cómo vives esa popularidad de tantos años…
- Dijiste bien, popular. Me siento una mujer pública, que la gente me ubica y a mí me gusta recibir ese cariño y reconocimiento. Me gusta saludar a la gente, me siento pública y popular. Popular, en el sentido que soy igual con todos, que nunca se me subieron los humos, que respeto a mis colegas sobre todo. Para mi decir, grandes locutores, son los maestros de los cuales aprendí, locutores que formaron a una generación, pero de ahí todos somos iguales. Uno puede ser mejor que otro, tener mejor voz, pero todos estamos frente a un micrófono.

- Pero eso no solo tiene que ver con tu experiencia, sino porque eres una trabajadora de los medios, pasaste por distintos gobiernos, medios y permanecés….
- Uno a veces piensa, porqué tantos años. Pero tuve mucha suerte de aprender de personas como Anita Martinena, a quien siempre recurrí por un consejo. “Polita” era compañera de mi tío “Cacho”, y como él vivía en casa, mamé desde chica la sabiduría de grandes locutores; como “Polita”, Luis Oscar Aísa, los Jerez que formaban parte de LW7 y con el tiempo entendí que de ellos me formé en lo que después fue mi programa, “Tardes de Gloria”, que se transformó en un programa humorístico, que nunca pensé.

- Tardes de Gloria es tu sello, tu identidad…
- Nunca pensábamos que íbamos a estar 16 años. Y eso tuvo que ver con mi coequiper tremendo, mi gran amigo, Carlitos Tapia. Ahí llegó la popularidad. Con Carlos, competíamos con Radio Ancasti y Valle Viejo y él le dio el complemento humorístico. No nos conocíamos, el primer año yo no entendía nada, porque mi estilo era diferente, él me involucraba en situaciones desopilantes, hasta que el segundo año, nos animamos a todo. Como preguntarle al Obispo si alguna vez se había enamorado.

- Entrevistaste a una diversidad de políticos, ¿alguno se enojó?
- El Pato Carrizo me decía vos tenés una forma de preguntar que no pueden decirte no. Por eso, muchos me decían que hablaban conmigo, porque no hacía el programa desde un rol de periodista, aunque siempre me acompañaron grandes profesionales. Nosotros dábamos vuelta el personaje. Yo me acuerdo que en un programa, Carlos Tapia le dice a un gobernador, que él quería ser político y qué podía hacer; porque él quería tener una Hilux; porque todos tienen esas camionetas. Y con eso iba la risa, y podíamos entrar con cualquier pregunta a otro lugar.

- Pero sin perder el pulso del público, del oyente. Porque la gente te eligió.
- Con Tardes de Gloria, llegamos a la gente, nos reinventamos, involucrando al público. Le festejábamos a los oyentes cumpleaños sorpresas, con Adrián Domínguez y Carlos intentábamos todo para llegar al público con el humor.

Reinventarse
- De leer la quiniela y presentar la noticia, pasaste a entretener.
- Es lo que más me gusta y disfruto. Me di cuenta, en el medio en el que estoy, incluso con el magazine, “Vos en el medio”…

-Los medios han sido ambientes de hombres, cómo fue ese transitar. Recién nombraste a “Polita” Martinena, pero cuando uno te escucha, se nota que siempre fuiste muy acompañada por tus compañeros….
- Muy acompañada, tuve la suerte de transitar casi de manera ininterrumpida en el medio, llevo 48 años, solo seis meses estuve sin trabajar, pero siempre tuve suerte y nunca me pasó tener ninguna mala experiencia. A pesar de que yo era muy menudita, me gusta ser coqueta, me encantaban las mini; pero tuve buenos compañeros a quienes recuerdo y admiro, como Rodolfo Lobo Molas, que era un gran locutor y periodista; Ricardo Jerez; con quien hice el noticiero y hasta con el Dr. Berrondo; columnista en Canal 3 y jamás tuve un problema.

En Gloría, nunca pesó su condición de mujer, para desenvolverse en este oficio muchas veces compuesto por masculinidades muy fuertes, “siempre fui una compañera, una integrante de un equipo”, afirma. Pero eso no le impidió reconocer las desigualdades y luchas de las mujeres.

“Tengo una hija de 30 años, la acompaño en todo lo que tenga que ver con los derechos de las mujeres, siempre me preguntó si viví muchas de esas luchas; pero no. En muchos lugares era la única mujer; a veces dos con Beatriz Carreño con quien hacíamos el noticiero; pero siempre sentí que los muchachos eran compinches mío y yo de ellos, tanto en la radio como la tele. Jamás tuve un problema por ser mujer, ni una bajada de línea. Siempre luchamos por nuestro trabajo para mantener este medio”.

- Cómo fue tu experiencia en la Fiesta del Poncho; porque el locutor que llega a ese escenario es como una consagración.
- Muchos nervios, mi experiencia fue gracias a una convocatoria de Jorge Álvarez, en el 2014. Él me habla por teléfono y me pregunta si podía estar tres noches, también estaba Claudio Veracruz. Acepté y me preparé para la primera noche con todo. La segunda transmitía la TV nacional, un artesano espectacular me presta un Poncho amarillo. Y quienes estaban a cargo del escenario de la TV pública, me piden que haga la apertura, ese día fue un antes y un después en el escenario del Festival. Después Jorge, me dice que le habían pedido desde Cultura que me quede tres noches más y fue una gran experiencia. Eso me quedó marcado, y Jorge me hizo sentir muy bien. Después vino Santa María, con el Yokavil; donde estuve dos noches y fue muy emocionante porque viví de chica allí.

Estética y vocación
- ¿Pesa la imagen, el paso de los años?
- Me preocupa y me gusta mucho la buena imagen, que me digan qué linda estás. Yo sé que soy muy fotogénica y que doy bien en cámara. Nunca salí a hacer notas a las calles, recuerdo que era el Caso Morales y me piden en Supercable, que cubra el cumpleaños del Hogar de Ancianos, entro y un abuelo, me dice “ay la chica de la tele, usted había sido más linda en la tele”. Me gusta sonreír a la cámara. Siempre me preocupé de tener alguien que me vista, el famoso canje, siempre lo impuse donde trabajé, yo no tengo para tanto, entonces siempre bregué porque me permitan estar bien puesta.

- Todo esa producción es un extra, algo más.
- Sí es un trabajo, tener que ir dos veces a la peluquería, buscar la pilcha. Trato de cuidarme la piel, y eso busco inculcarles a las nuevas generaciones, no perder lo formal.

- La radio, los medios han cambiado mucho, también las redes apuestan a mostrarse como si fuera ocasional, donde todo se viraliza, incluso el contenido es solo imagen. Y tal vez ustedes vienen de una camada en donde todo se producía, todo se marcaba…
- Bravo me enseñó mucho de cuidar nuestra presencia, de respetar el trabajo. Él era muy exigente, pero por eso salían las cosas bien. Él se encargaba de que Gray nos dé canje para el maquillaje. Ahora hay maquilladoras en el canal, pero antes nosotros hacíamos todo.

- Qué tiene tu voz, que es tan característica y que la gente dice: Es Gloria Gutiérrez…
- Nunca me recibí, mi hija me dice que lo haga, pero pienso que sería un carnet a mis 60 años. Yo voy a trabajar hasta que la voz me dé, tal vez no en televisión, pero siempre estaré ligada a la radio. La naturaleza me dio un timbre de voz, no me gusta hacer de locutor, yo hablo como hablo, es cierto que muchas veces debés hablar de otro modo, ponés énfasis a lo que estás diciendo, pero yo soy siempre la misma. Soy fumadora, me gustan las cosas heladas, nunca me cuidé la voz. Mi voz me dio todas las posibilidades, pero siempre traté de no imponer algo que no soy. Por eso me siento popular.

Radio con vos
El tiempo quiso que Gloria, la misma que a los 18 años eligió construir su vida y una carrera frente a un micrófono, se transformara en una referente. “La radio es la historia de mi vida, está en mi gen, nací para esto”, afirma con convicción.
Gloria cuenta que después de pasar por las carreras de Filosofía y Trabajo Social, se recibió en la Universidad Nacional de Catamarca, de Maestra de Grado. “Todos creen que los locutores o periodistas ganamos plata, somos trabajadores como cualquiera. Para mi mamá lo que yo hacía no era un trabajo, era ir y hablar. Entonces, la necesidad de estudiar siempre estuvo”.

-Pero tu mamá tenía un problema, tu tío era “Cacho” Serra.
-Y sí él luchó mucho. Yo comencé estudiando Asistente Social en el Colegio del Carmen, después hice dos años de Filosofía y Letras, porque me gusta recitar. Todo mientras hacía las prácticas, pero tenía que recibirme, entonces fui por Maestra de Grado, trunqué las prácticas en la escuela porque me llamaron de Canal 3, y como ya tenía mi sueldo, era difícil. Entonces me dije qué voy a ser maestra, si lo que yo quiero es ser locutora. Capaz que hubiera sido maestra, pero me tiró la pasión.

- Tu trabajo es un oficio muy sacrificado, tenés festivales, eventos, que demandan horarios, tiempos, mucha entrega.
- Trabajando en Canal 3, durante muchos años, entre el ´83 y el ´96 hacíamos la transmisión de Navidad y Año Nuevo en vivo. Estaba desde las 10 de la noche hasta las 3 de la mañana, con sorteos, premios, participación de oyentes por teléfono, con la banda en vivo. Dejé muchos años sin pasar con mi familia, venía a casa a la madrugada.

“Maestra” de ceremonias
Su hija María Florencia “mamó toda la vida” escuchar a Gloria en los medios, en los actos de la escuela, como maestra de ceremonias, junto a Sonia Luna, su amiga y quien hoy está al frente de Radio Nacional, la emisora que encendió la luz por primera vez de esta gran locutora catamarqueña.

- ¿Cómo te fuiste aggiornando a los nuevos tiempos?
- Me acomodé a los nuevos tiempos, pero todavía me estoy adaptando, con esto de la cuarentena del canal me mandan el móvil, porque no sé cómo salir bien con las videollamadas. A mí me gusta interactuar, conectarme con el otro, no sé aún ubicarme con las tecnologías.

- Cuando uno te escucha, es notable el lugar que le das al estar en buenos ambientes, con amigos, con equipos que te acompañen.
- Me encanta. A mí me gusta reunir a la gente. Convocar a los amigos; como lo hacía mi mamá Porota. Para mí, el trabajo es una terapia. Nunca corté.

- ¿Sentís nostalgia del tiempo?
- Cuando me llamó Daniel Gutiérrez, en 2014, y me convoca al CAPE para hacer “Vos en el medio”, yo estaba cómoda en la Radio. Pero me atrapó la idea, y fue un golpe fuerte decirle a La Unión que me iba. Ya la cosa se ponía fea, en mi vida tuve mucha suerte.

Perfil personal
- Gloria Beatriz Gutiérrez, locutora y conductora catamarqueña. Nació en la década del 60.
- En 1978 comenzó sus prácticas de locución en LRA 27 Radio Nacional Catamarca.
- En 1982 arrancó con publicidades en Canal 3, repetidora de Santiago del Estero.
- También ocupó un cargo en la función pública como responsable de la Oficina de Prensa y Difusión en Dirección Provincial de Turismo (1984-1991).
- A partir de 1984 y hasta el 1993 estuvo frente a la edición y conducción Noticiero Local Canal 3 y co-conductora del programa Séptimo día.
- En 1994 conduce TV 2 noticias y Teleprensas. Noticiero local de la empresa TVS (televisión por cable).
- Luego se fusionan dos empresas de Tv por cable y la ratifican en los noticieros.
- Al iniciar el 2000 conduce el programa central FM Catamarca (91.3) “La mañana y Compañía”, también con móviles y la participación de la gente.
- En 2005 llega a "Radio Unión", y hasta el 2014 conduce "Tardes de Gloria".
- Locutora y Conductora en el 4° Congreso, para docentes de todo el país, año 2000.
- Desde 2014 a la actualidad es conductora de programas de Radio y Magazines en Catamarca Radio y Televisión.
- También participó de la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho años 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019 y del Festival del Yokavil-Santa María año 2019.
- Hoy está al frente de “Conectarde” (con Lucía Acosta y Lucía Bulacios), en el canal público y junto a Marcos Sabattini, participa de “Mañanísima” (Radio Provincia 100.3), un programa informativo.

 

 

Otras Noticias