Coronavirus

¿La comida puede transmitir el COVID-19?

Las medidas preventivas contra el coronavirus ya han sido ampliamente exploradas.
domingo, 29 de marzo de 2020 · 03:00

Por lo que sabemos hasta la fecha, el contagio del mismo se da principalmente de persona a persona y, en una medida mejor, desde algunos objetos a las personas si estas tocan partes de su rostro como sus ojos, boca o nariz.

Asimismo, hemos aprendido que el coronavirus tiene posibilidades de sobrevivir de entre unas horas a varios días dependiendo de la superficie en la que se encuentre. Gracias a ello, hemos podido perfeccionar nuestros métodos de limpieza para atacar rápido las zonas que puedan ser problemáticas.

Sin embargo, aún existen detalles que no conocemos sobre el mismo. Por ejemplo, la idea de si este virus puede o no transmitirse a través de la comida aún no está clara. Pero, por lo que se ha visto hasta ahora, este no es un pensamiento que deba preocuparnos demasiado.

Territorio seguro

Por los momentos, no existen evidencias de que el contagio del COVID-19 a través de la comida sea una posibilidad. Debido a las características del virus y por el tipo de cuidado que tenemos con la misma, las posibilidades de supervivencia y transmisión del SARS-CoV-2 son escasas.

Por lo que, al menos en este flanco podríamos estar un poco más tranquilos y no sentir la compulsiva necesidad de pasar por jabón ese pollo que acabamos de comprar.

¿Por qué?

Como lo sabemos, los virus, a diferencia de las bacterias, no son capaces de multiplicarse a menos que tengan un anfitrión. Por lo que, de caer en la comida, su cantidad paulatinamente debería disminuir de forma natural.

Asimismo, ya alrededor de los alimentos tenemos cuidados especiales para evitar las enfermedades que pueden venir de ellas. Debido a lo cual, incluso en casos en los que no hay crisis, de forma cotidiana tenemos cuidados especiales alrededor de la comida. Un ejemplo claro de ello son los rituales de higiene que tenemos con la misma. Tanto las frutas, como las verduras y las carnes pasan por un proceso de lavado (solo con agua) que busca remover la mayoría de las impurezas.

Sumado a ello, solemos asegurarnos de que, los elementos que crudos podrían ser dañinos, se encuentren bien cocidos. En este caso, el calor hace su tarea y evita que cualquier virus que haya podido sobrevivir hasta el momento siga haciendo vida en la comida.

Solo por si acaso…

Como lo hemos mencionado, en estos momentos no existe evidencia alguna de que la comida pueda ser un canal de contagio para el coronavirus. Ello no implica que la posibilidad no exista, pues aún no ha sido probado. No obstante, por las razones dadas anteriormente, la posibilidad es muy escasa.

Si aun así quisieras tomar algunas precauciones adicionales para sentirte más seguro, puedes seguir las siguientes indicaciones:
- Luego de venir del mercado, desechar los empaques que se puedan eliminar y lavar cuidadosamente tus manos.

- Lavar las verduras y frutas con abundante agua antes de almacenarlas.

- Cocinar la comida al menos a 65 grados Celsius, de esta forma te asegurarás de llegar a la temperatura correcta para matar a la mayoría de los gérmenes.

En caso de que hayas ordenado comida de una cadena o un restaurante, debes saber que estos establecimientos por ley también deben mantener un alto estándar de higiene alrededor de la comida. Por lo que, es poco probable que el contagio pueda provenir de estas áreas. En cualquier caso, puedes solo desechar el empaque y lavar tus manos apenas recibas la comida, si quieres sentirte un poco más seguro.