Un deseo y un derecho

Esperar por una familia

Algunos chicos se encuentran en hogares, a la espera de ser adoptados para sentirse parte de una familia.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 05:00

“El vínculo que te une a tu verdadera familia no es el de la sangre, sino el del respeto y la alegría que sientes por las vidas de ellos y ellos por la tuya”, dice Richard Bach, en una cita sobre la familia. Formar una familia es un sueño, no solo de adultos y parejas sino también de niños, niñas y adolescentes que permanecen en la espera de ser adoptados. En Catamarca, 36 chicos y chicas, de seis meses a 18 años, se encuentran alojados en los Centros de Desarrollo de Infantil (CDI). María Carrizo, secretaría de Familia, organismo que tiene a su cargo el Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, comentó que algunos chicos tienen estado de adoptabilidad y otros están muy cercanos a la resolución judicial de adoptabilidad. También hay otro grupo que está fortaleciendo su vínculo de origen para una futura restitución a su familia.

“Tenemos grupos de hermanos y también a chicos con discapacidad. En 2019 se realizaron ocho vinculaciones adoptivas exitosas y esperamos este 2020 superar ese número”, comentó.

En la provincia existen tres hogares de protección de niñez y adolescencia. Tales  CDI son Casa Cuna, que recibe a niños y niñas hasta los siete años, Hogar de Niñas Sipas Huasi, para niñas de ocho a 17 años, y el Hogar de Niños Huaina Huasi. “Son un espacio institucional socioeducativo de puertas abiertas que aseguran el cuidado, crecimiento y desarrollo integral de las niñas, los niños y los adolescentes que pasaron por alguna vulneración de sus derechos y la experiencia traumática de abandonar su contexto familiar ya que sus propios padres y madres, por diversos motivos no pudieron asumir su responsabilidad en el cuidado y protección”, indicó.

Los hogares brindan y permiten que chicos y chicas accedan a sus derechos de alimentación, higiene, vestimenta, alojamiento y cuidado personal. Además, entre otras gestiones, reciben acompañamiento para asistencia psicológica y física, se les tramitan los documentos para garantizar el derecho a la identidad, participan en talleres y actividades recreativas, culturales y educativas y se efectúa el diagnóstico y diseño de estrategias de intervención que garanticen la restitución de derechos y la transitoriedad del alojamiento.

“Pero hay un derecho que es el más importante y que depende de todos y todas los ciudadanos. Es el derecho del niño, niña y adolescente de crecer en una familia, a sentirse querido, acompañado y respetado por otro que se alegra de su existencia y que quiere lo mejor para ellos”, advirtió.

Entre los objetivos desde el área de Protección de Derechos, se destacan fortalecer las familias para que vuelvan los niños o revincularlos con familias ampliadas y referentes afectivos. Por ello, una de las funciones más importantes sin dudas es abrir el debate a toda la sociedad con respecto a la adopción, teniendo en cuenta al instituto no como aquel que le da un niño a una familia que no pudo engendrar sino garantizar el derecho inalienable de todos los niños, niñas y adolescentes de vivir en una familia.

“La familia es el lugar privilegiado para el pleno desarrollo de nuestros niños, niñas y adolescentes, donde reciben afecto, educación, se transmiten valores y cultura, entre otros valores. Por tal motivo nuestra responsabilidad, como Estado, es llevar a cabo todas las acciones necesarias para que en nuestros hogares estén el menor tiempo posible y a nuestros chicos y chicas se les restituya el derecho fundamental de vivir y crecer en una familia”, contó.

Para ello, el Sistema de Protección realiza un trabajo conjunto con los Juzgados de Familia y el Registro Único de Adoptantes de Promoción de la Adopción. En este contexto, hubo resultados positivos respecto a la adopción de grupos de hermanos, adolescentes y niños con discapacidad que son las distintas poblaciones que se encuentran en los hogares actualmente.

En material legal, la implementación de la Ley Provincial 5357 de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes implicó la derogación del antiguo Régimen del Patronato de Menores. Al mismo tiempo, la flamante legislación estableció una necesaria y paulatina reacomodación en los enfoques de las políticas públicas, de los organismos, de los procedimientos y de las perspectivas de abordajes de todos los agentes involucrados en este campo. “Este proceso de cambio continúa aun en actividad. Las antiguas concepciones conviven con las nuevas y generan continuamente disputas de poder en diferentes y numerosos niveles. Estas tensiones atraviesan a las instituciones y a sus trabajadores y nos interpelan a cada paso a revisar las intervenciones que producimos frente a las demandas de la realidad emergente, abandonamos el rol paternalista del Estado y nos convertimos en un estado que reconoce a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos”

El deseo

Mientras tanto, hay chicos, de distintas edades, que ansían tener una familia. Algunos son niños pequeños y otros son adolescentes, próximos a alcanzar la mayoría de edad. Aún así, no quieren renunciar a su sueño de ser adoptados y de tener una familia. Sin embargo, deben prepararse para la vida adulta. “Como parte de los derechos de los niños, niñas y adolescentes son escuchados respecto de sus deseos. Respetamos su tiempo, la disponibilidad de cada chico y chicas mientras van creciendo de poder desprenderse de su familia biológica y elegir una nueva. Hay casos que no es posible generar esas condiciones y es necesario pensar otras figuras para el acompañamiento para que ese derecho a la convivencia familiar este garantizado. Es por ello que se trabajara en este año con el Programa de Acompañamiento para el Egreso, que ya se está gestando en nuestra Secretaría, que permite formar adultos dispuestos a convertirse en tutores, referentes o acompañantes de los proyectos de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes”.

Directoras

Casa Cuna: Catalina Mucetti
Huaina Huasi: Ana Karina Ponce
Sipas Huasi : Graciela Díaz

Postulantes

Las personas interesadas en adoptar niños, pueden acercarse al Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines de Adopción. Este se encuentra en la Corte de Justicia de Catamarca, sita en República 436. Por consultas, pueden llamar a los teléfonos: 0383 437667/68/69 interno 252 o por mail, a ruacatamarca@juscatamarca.gob

Texto: Basi Velázquez

 

Otras Noticias