mujeres

Relación entre padres e hijos

domingo, 15 de septiembre de 2019 · 04:14

“El amor no es sólo un sentimiento, sino lo que se hace con él. Poner límites es ejercer nuestra responsabilidad, nuestro compromiso”, dijo Jaime Barylko. La cercanía de padres e hijos a lo largo de la vida depende de cómo se relacionen durante la etapa infantil. Aunque no existe la perfección en las familias, ya que tampoco existen las personas perfectas, los padres sí pueden tener en cuenta algunas pautas que pueden fomentar la buena relación con sus hijos.

Les  comparto  una entrevista realizada a Sofía Stamateas, asesora en wexwe.emprendedoras, licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales, con un posgrado en Liderazgo Organizacional y PNL  con  Samuel  Stamateas, coach ontológico profesional, escritor y director de la Escuela Líder Coach).

 

¿Cómo se construye  una buena relación entre padres e hijos?

La opinión de Samuel: una  buena relación se basa  en el  cuidado constante desde una decisión consciente, se  construye día  a día.

 

Los límites en la crianza ¿son necesarios?

Sí. Nuestros hijos desafían repetidamente los límites que establecemos los padres. Muchos padres se sienten con miedo a la hora de establecer límites.

Es preciso que recordemos que establecer límites y acuerdos no solo facilitan la crianza de los hijos, sino que también son esenciales para convivir en armonía. Por  ejemplo,  si  en una  avenida  solo  hay  semáforos  verdes estaríamos  en  problema. Los límites son una tela enmarcada por el marco.

Intentar criar a un niño responsable y cooperativo sin límites apropiados para su edad es como tratar de criar un pez  fuera del agua. Se necesitan límites para que los niños puedan crecer.

Los límites facilitan la convivencia por eso los “no” son necesarios.

Sobre las consecuencias de la falta de límites, Sofía comentó que “como hija digo que necesitamos límites  y si no te lo ponen, lo  terminás  pidiéndolo  con  conductas. Si sobrepasamos los límites, los primeros perjudicados  somos nosotros mismos”.

El que un adulto te marque límites y se esfuerce en explicártelo es porque se preocupa por vos y quiere protegerte. El límite no te  limita,  te  expande.

 

Las pataletas que damos en adultos reflexión de Samuel Stamatas

Personas sin paciencia: lo quiero todo y lo quiero ya es porque desde chicos no aceptaron  un “no” como repuesta. En adulta,  tienen poca resistencia al “no”. ¡Cuando  le decís  alguien “no”  le estás diciendo a esto “sí”! ¿Cuáles son las implicaciones del “sí”?

Pareciera que un “sí” es menos poderoso que el “no” y a veces entendemos que si no dices “no” es que estás diciendo “sí”. Hay algo importante, cuando dices “sí”, estás adquiriendo un compromiso, es el equivalente a decir acepto. De esta forma, pones en juego el valor y el respeto que pones en tu palabra. Las pataletas en los adultos responden a una baja inteligencia emocional y a una reducida competencia social. Aprender a trabajar necesidades y frustraciones les ayudará a ser más resolutivos y gestionar mejor sus conflictos internos. La baja tolerancia a la frustración se ha definido como un importante trastorno emocional capaz de romper familias, amistades y relaciones laborales y sentimentales. Lo cierto es que las personas que la sufren pueden aprovechar aspectos de sí mismos como son la insistencia, la agresividad no verbal y su excesiva capacidad de persuasión para desarrollar estas aptitudes de manera positiva hacia su entorno al tiempo que aprenderán a relajarse.

Más adelante Samuel Satamateas expresó: Ser padre es mucho más que ser amigo, es acompañar desde el rol de adultos con amor y firmeza. Si desde pequeños les mostramos a nuestros hijos límites claros, en la adolescencia negociaremos con ellos sobre bases sólidas y podremos mantener una comunicación abierta. El enojo del “no” lo prepara para la frustración porque en el sistema de la vida  te  vas  a encontrar  con  muchos “no”. Por todo, estos “sí” a los límites dentro de la familia, de lo contrario le pondrán  límites afuera y va a ser mucho más doloroso.

Algunos consejos prácticos para mejorar el afecto y la comunicación de padres a hijos:

Enséñale a comunicar sus sentimientos. No es suficiente preguntarle qué ha hecho sino también cómo se ha sentido. Todos tenemos que aprender a expresar nuestros sentimientos y los padres pueden y deben ayudar a sus hijos a ello y si de niños nosotros como papás no recibimos amor,  perdonemos a nuestros  padres; sanemos ese dolor aceptar y perdonar y seamos diferentes con nuestros hijos; cambiemos la historia.

 

Comunicación de hijos a padres

Todas las personas son el reflejo de lo que le enseñaron en casa y por esa simple razón deben estar súper agradecidos. Si tú no estás cerca de ellos, ahora es el momento perfecto para ir a visitarlos, explica Sofia. “Yo con mi hermano nos ponemos de acuerdo para cuidarlos si están enfermos. Me hago un tiempo para  compartir un almuerzo o cena  para la charla individual.

 

¿Es posible tener la familia que uno sueña? ¿Cómo se los ve a los stamateas?

Responde Samuel: nosotros necesitamos, antes de ser padres, ser/hacer/  tener a partir de la conciencia de quién soy. A partir de mi conciencia de identidad, lo combinás con tu familia.

 

¿El apellido Stamateas  pesa? ¿Cómo es trabajar en familia?

Sofía: al principio costó mucho porque somos seres humanos y auténticos; fue una construcción poner el foco en lo trascendental; es fundamental. Somos un solo apellido pero cada uno tiene un nombre y abrazo mi genética. Respeto las diferencias y disfruto las similitudes; somos apasionados por lo que hacemos.

Samuel: el apellido que sea una carga depende de cada uno. Yo lo utilicé como un regalo del cielo, para bendecir a la gente. Es un privilegio que la gente nos quiera, concluyó.

 

De mujer a mujer, honro lo más sagrado en ti. Hasta el próximo domingo.

 

Instagram: @sonia6269

FACEBOOK: SONIA LUNA