nota de tapa

Esteban Quispe: un genio de la robótica

A pesar de su corta edad y de no tener conocimientos técnicos, el joven se dedicó a elaborar robots con los desechos que tenía alrededor.
domingo, 25 de agosto de 2019 · 10:42

En una entrevista con Revista Express, Quispe comentó que inició con esto cuando era chico. “Nosotros, mi familia y yo, fuimos de muy pocos recursos. Cuando era chico, a los seis años más o menos, mi papá nos hizo a mi hermano y a mí juguetes con una plancha vieja y algunas otras cosas que ya no servían de mi casa”. Esto fue un acto que inspiró a Esteban a continuar durante toda su vida, ya que le mostró que, con creatividad, podría él también armar sus propios juguetes ya que, en esos momentos, no contaba con los recursos necesarios para poder comprarlos.  “Sin duda, esa actitud de mi padre me marcó, porque me mostró una alternativa, me mostró que con creatividad y dedicación podría hacer algo diferente”, destacó Esteban.

El joven es oriundo de Bolivia, donde creció y comenzó a realizar sus robots. De su niñez, Quispe recuerda: “Yo dormía en la calle, mis padres eran de escasos recursos, no tenían lo suficiente. El mundo de la robótica me ha ayudado a colaborar con mis padres y  mi comunidad”. De esta manera, el creador de más de treinta robots, afirmó que una de sus motivaciones fue ver la “gran cantidad de basura electrónica” que se desechaba.

Entre sus trabajos, el más destacado se llama “Wally”, inspirado en la historia de Walt Disney, se trata de un robot que limpiaba el planeta, cuidaba las plantas, entre otras cosas. “Estuve un año trabajando en él, como yo no tengo formación técnica todos mis robots son hechos a prueba y error”, indicó Quispe. Por este motivo, aseguró: “Yo aprendí que debe gustarte mucho lo que haces, porque cuando algo te gusta, le dedicas pasión y disciplina. Es un ímpetu de poner toda tu fuerza y eso, hace que se vuelva una fortaleza para ti”. Quispe confiesa que la película la vio en la calle, ya que al momento de crear a “Wally” no tenía televisor en su casa. “Cuando la vi, me dije a mi mismo ‘a ese robot lo tengo que hacer’”, añadió el joven talentoso.

En estos momentos, Quispe se encuentra trabajando en un robot mecánico, destinado a ayudar a las mujeres del área rural, sobre todo a aquellas que deben trabajar estando embarazadas. “Esto es por las fumigadoras que son manuales y que se aplican con la mochila, eso hace que las mujeres se encuentren muy expuestas a los pesticidas y eso me generó el deseo de cambiar esta situación, ya que mi madre es una de las mujeres que pasa por esa situación cuando mi padre se va a trabajar a otro lado, es ella quien debe fumigar”, contó Quispe a RE. Por este motivo, el joven desarrolló una especie de carretilla que pueda realizar este trabajo un poco más alejado de las personas.

Esteban viajó ya por Asia, Europa y Estados Unidos brindando no solo sus conocimientos, sino realizando charlas motivacionales con su historia personal. “Aún hay mucha gente de escasos recursos, que viven en pequeñas comunidades y muchos van migrando a la ciudad, dejando de lado el área rural y si ya cada vez menos gente trabaja en lo rural, no tendremos quién nos brinde la materia prima, los alimentos, etc.”, enfatizó con preocupación Quispe.

 

Aprender jugando

De cada una de sus creaciones, Quispe sostuvo que aprendió de manera didáctica. “Puedo decir que fui jugando, porque aprendí y me divertí mucho con cada uno de ellos. Me encanta hacer esto, puedo quedarme muchas horas de corrido y no siento hambre, sueño o sed. Por eso digo que me encanta hacer estos juguetitos que sirven a la comunidad y me hacen bien a mí”, agregó. De esta manera y convencido de que todo lo que aprendió en su vida le sirvió para convertirse en la persona que actualmente es, Quispe recordó que a los ocho años vendía artesanías de alambre en el banco y en oficinas de funcionarios. “Me decían alambrito y yo no quería que mi sobrenombre sea ese. Hacer esas artesanías, me sirvió también para darle forma a mis creaciones más adelante”, expresó el genio de la robótica. En aquel momento, Esteban usaba el dinero que ganaba para costear sus estudios y ayudar a su familia.

 

Charlas

Actualmente, Quispe recorre el mundo brindando su mensaje motivador y de ayuda al medio ambiente para jóvenes y adultos. Además, trabaja en el Ministerio de Educación de Bolivia. Por primera vez, vino a realizar sus charlas en Argentina y Catamarca fue la provincia privilegiada. “Estuve en algunas escuelas, di una charla en una escuela municipal de Valle Viejo y ver que los chicos quieren intentarlo es impresionante”, dijo Quispe. A su vez, señaló: “El intento vale, la imaginación vale, la perseverancia también. Porque cuando pones esas ganas, lo logras. Yo así lo he logrado, con fuerza de voluntad, imaginación, creatividad, disciplina, pero sobre todas las cosas, nunca hay que olvidarse de Dios que es muy importante”. En su mensaje para los jóvenes, Quipe recuerda que la humildad es muy importante y lo primordial en la vida. “Nosotros tenemos el mundo en nuestras manos y lo podemos utilizar, tenemos la capacidad de razonar, de ser creativos, de tener una gran imaginación para desarrollar cosas para nuestro bien y de nuestra comunidad. Siempre hay que pensar cómo podemos colaborar con los demás, no debemos pensar en nosotros mismos porque esas cosas vienen por añadidura, cuando uno propone una solución por añadidura viene la economía, la felicidad y la gente lo sigue a uno”, destacó finalmente.

 

Texto: Noelia Tapia López

Fotos: Ariel Pacheco

 

 

Otras Noticias