nota de tapa

El Grito Sagrado con identidad catamarqueña

El sonido de las chaschas, el palo de lluvia y el coyuyo resuenan en la inmensidad del Campo de Piedra Pómez como perfecta introducción a esta versión andina del Himno Nacional Argentino, que interpretó la Orquesta Sayani, compuesta por profesores y alumnos, en la inconmensurable belleza natural que
domingo, 23 de junio de 2019 · 04:32

Ver y escuchar esta puesta en un lugar tan representativo de nuestra tierra es un homenaje no solo a la Patria sino a la misma catamarqueñidad, una fusión de cultura, sentido de pertenencia y turismo en un videoclip de 5 minutos y medio, que emociona y enorgullece.

Y si bien su presentación y promoción se viene produciendo desde el mes de mayo, en esta nota de Revista Express los coordinadores de la iniciativa –los profesores Mario Toro, Marcelo Maldonado y Juan Ignacio Molina– cuentan por primera vez y con detalle el origen del proyecto, desarrollo, repercusiones, y sobre todo, el mensaje detrás de esta conmovedora producción audiovisual.

El nacimiento de un sueño

“Considero que fue una idea compartida con nuestra gobernadora Lucía Corpacci –cuenta el músico Juan Ignacio Molina sobre el origen del proyecto–. Ella hace muchos años se imaginaba una quena tocando en el Campo de Piedra Pómez. Y yo hace años vengo pensando en una Orquesta Andina para Catamarca, que pueda interpretar repertorio original y patrio, y realizar homenajes a compositores que fueron referentes de nuestra cultura. Entonces le dije: Se imagina una Orquesta Andina, interpretando el Himno Nacional Argentino en el Campo de Piedra Pómez, una sonoridad potente, nuestra”.

Por su parte, el profe Marcelo Maldonado acota: “Siempre recuerdo las primeras charlas del proyecto y lo mirábamos muy lejano en su momento. Queríamos traspasar las fronteras de la provincia y del país y llegar al mundo, contándoles quiénes somos a través de la música, nuestra idiosincrasia y lo que tenemos para ofrecer a través del paisaje. Y hoy verlo realizado es una satisfacción tremenda”.

Finalmente, el sueño se hizo realidad en abril de este año cuando se realizó un Concierto en Antofagasta de la Sierra. Se trató de un concierto de gala, al borde de la laguna Alumbrera y de fondo los volcanes Alumbrera y Antofagasta, el viernes 19 de abril por la tarde noche, con una esplendorosa luna llena de testigo. “Me pareció maravilloso esa fecha especial con luna llena y proponer grabar el Himno Nacional Argentino los días previos, aprovechando el recurso humano, profesional y técnico que iba a viajar a Antofagasta”, señala Molina.

En este sentido, sostiene que, junto a la Orquesta Andina Sayani, la idea siempre fue plasmar el Himno en formato audiovisual “con la intención de visibilizar, promover y revalorizar nuestra cultura con un fuerte acento de identidad. Poder distribuirlo en todas las escuelas de la provincia, que cualquier profesor de música pueda iniciar a un niño, enseñándole un símbolo patrio y con un instrumento nuestro es algo mágico”, y añade “muchas veces aprendemos un instrumento tocando melodías y géneros europeos, entonces, ¿por qué no poder enseñar en el aula el Himno Nacional Argentino con un instrumento como el siku o la quena?”.

Producción

Sobre la puesta en marcha del proyecto, el aerofonista cuenta que los arreglos musicales de esta versión del Himno las realizó junto a los profesores Toro y Maldonado: “En la música existe esa comunión musical que, a partir de ideas de unos y otros, se va dando forma a la melodía, la armonía y el ritmo –señala–. Cada músico le va dando su impronta que se suma a esa tímbrica grupal que, en este caso, fue muy especial ya que participaron niños y distintos músicos”.

Al respecto, el profe Toro recuerda que el año pasado Sayani interpretó una versión del Himno cantada en quechua en la apertura de la Fiesta del Poncho, pero que ahora quiso “catamarqueñizarlo”: “Por eso se escucha ruido de agua (el río), luego canta el coyuyo, se puede percibir el ritmo de yaraví, luego la vidala, y al final se empieza a entonar un Joy Joy, que es un canto llorado o un llanto cantado de raigambre pre colombina, un lamento que en la puna todavía se acostumbra cuando fallece alguna persona o cuando se viaja por los cerros”.

En cuanto a la puesta en escena en Antofagasta, los coordinadores indicaron que el proceso fue “largo, intenso y en varias etapas”. Desde la formulación del proyecto, el mismo pasó por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia, contando con la asistencia y apoyo de la jefa de Gabinete Belkys Vera; y, una vez aprobado, comenzó la etapa de preproducción y ensayos parciales y generales a lo largo de dos meses.

Luego fue el turno del scouting que consistió en viajar al Campo de Piedra Pómez y “pensar en las personas que iban a intervenir en lo artístico y en la producción, los recursos técnicos, las plazas disponibles en la localidad de El Peñón, cantidad de días, comida, agua”, detalla Juan Ignacio.

Además, el proyecto también demandó reuniones con la secretaria de Turismo, Natalia Ponferrada, el secretario de Ambiente, Juan Rosales, y la secretaria de Cultura, Jimena Moreno. “En cada reunión iba tomando consciencia de la magnitud del evento, ya que íbamos a producir en un lugar donde no hay servicios de luz ni agua. Por ejemplo, viajé tres veces al Campo de Piedra Pómez con Enrique Fra de la Dirección Provincial de Bosques Nativos, y Matías Castillo, jefe de Áreas Protegidas de la Provincia. Ellos nos contaron sobre el Campo, cómo debíamos cuidarlo, y lo más importante autorizar el ingreso, realizar los traslados, realmente fue un trabajo a consciencia”.

Finalmente, el rodaje se desarrolló en cinco intensos días con la productora de contenidos Dalton a cargo de Hernán Colombo, mientras la grabación del audio la realizó el platense Juan “Cana” San Martín.

Por su parte, la Orquesta Andina Sayani estuvo integrada por 40 alumnos, músicos y profesores. Concretamente, participaron alumnos de Juan Ignacio Molina del Hogar Escuela N°601; alumnos del Prof. Toro de la Escuela N°264 de San Antonio; dos alumnos de la Escuela N°55 de FME; un alumno de la ENET N°1; un alumno de la Escuela José Cubas; una alumna de Fiambalá de la Escuela Secundaría N°17; un alumno de la Escuela Secundaria N°63 San Luis Gonzaga de Mutquín; el Prof. Marcelo Maldonado, y profesores de Fray Mamerto Esquiú, Valle Viejo, Capital y Recreo, departamento La Paz.

Estreno y proyecciones

El Himno fue proyectado por primera vez en el Cine Teatro Catamarca, el 1° de mayo pasado en la inauguración del 130° Período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura Provincial, mientras que el 25 de mayo se lanzó oficialmente en las redes sociales. Además, en ese mismo mes se proyectó en la Asamblea del Consejo Federal de Turismo y hace una semana se pudo apreciar en un concierto en Rosario, en el Complejo Cultural Atlas. “Está pensado desde el corazón, que cobre vida y tome vuelo, y se proyecte donde menos nos imaginemos. Ojalá pueda trascender y llegar lejos”, anhela Juan Ignacio.

En las redes, el video se puede ver y descargar desde la página de Facebook de la Gobernadora Lucia Corpacci, donde cuenta con 43 mil reproducciones, más de 1400 reacciones, 2500 compartidos y casi 200 comentarios.

También se lo puede encontrar en el Portal del Gobierno de Catamarca www.portal.catamarca.gob.ar, y en YouTube bajo el título “Himno Nacional Argentino en Piedra Pómez - Catamarca, Argentina 2019”.

Experiencia inolvidable

“Fue una experiencia única y mágica a la vez –dice el profe Maldonado– y tuvo un plus muy especial, ya que uno que trabajó toda la vida por la cultura y por generar una conciencia de pertenencia, inculcándole a los chicos y jóvenes este amor que como argentinos tenemos que tener por nuestra tierra, tiene un peso tremendo haber grabado el Himno Nacional con una impronta muy catamarqueña, tocada con instrumentos andinos, y en el marco imponente del lugar”.

A su turno, el profe Mario Toro califica a la experiencia como “maravillosa”, ya que “hizo que los niños tomen conciencia de lo que es su tierra, de lo que pueden transmitir y dejar para un futuro; que aprendan a quererla desde la música y desde gente abocada a hacer arte, que es la expresión del alma y la identidad”.

Del mismo modo, desde una perspectiva más personal manifestó: “Mi niñez fue puna y cerros, y para mí es algo celestial. Así que el Campo de Piedra Pómez me transportó a mi niñez, cuando pasaba horas mirando el cielo azul poblado de nubes blancas, donde jugaba y paseaba por lugares preciosos, y este fue uno de esos paisajes y me vi así en esa puna catamarcana”.

Por último, Juan Ignacio coincide en que fue “una experiencia única y muy profunda”, y agrega: “En lo personal pienso en la primera vez que fui a Antofagasta con 12 años, pienso en el camino de ida que es el arte, el aprendizaje infinito y lindo que nos brinda la música. Hoy miro hacia atrás y veo lo importante que son esas vivencias que marcan tu vida. Así que creo que todos los que vivieron esta experiencia van a cuidarla, atesorarla y recordarla toda su vida. Son experiencias que quedan grabadas no solo en la memoria de las personas, sino en el alma, en la memoria del viento y en la historia”.

Mensaje y repercusiones

“Ojalá que esto sea un disparador para que otras personas se animen a encarar proyectos ambiciosos, mirando hacia el futuro –sostiene el profe Maldonado–. Que los jóvenes se animen a plantearlos, trabajarlos, y a ponerle todas las pilas para que se hagan realidad. De esa manera vamos a seguir caminando hacia adelante, y mostrándole al país y al mundo la cantidad de cosas de buena calidad que tenemos para ofrecer”.

Entre las repercusiones del Himno, el profesor destaca “la presentación oficial, donde nos emocionamos todos; o cuando escuchamos por primera vez cantarlo a viva voz en la Capital y en la Fiesta del Niquixao, en El Rodeo, con un marco importante de gente viendo el video; o cuando lo declararon de Interés Cultural en el departamento Fray Mamerto Esquiú; y nos sigue sorprendiendo cuando distintas personas y entidades se van sumando a apoyar este proyecto para que siga caminando”.

En tanto, Molina piensa que esta producción “se puede tomar como ejemplo musical y mostrarla para enseñar los ritmos e instrumentos de una región en todas las escuelas públicas de la Argentina”. Pero sobre todo la considera “un grito de identidad catamarqueña”, ya que “muchas veces viajando por el país, me preguntan que hay en mi provincia e infinitas veces respondo somos la vidala y la zamba, las danzas nativas, el Poncho, el aguardiente. Y ahora pienso en el Himno Nacional Argentino que grabamos con nuestra gente, con nuestros ritmos y digo: Esto somos, así como se ve, así como se escucha”.

Agradecimientos

Todos los profesores y gestores de esta producción audiovisual coinciden en agradecer a todas las personas que intervinieron, desde los padres de los niños y niñas, los músicos, profesionales y técnicos que trabajaron en la logística, hasta las áreas del Gobierno provincial que colaboraron para que el proyecto finalmente sea una realidad.

Sayani (en lengua Quechua: Estar de Pie)

ORQUESTA ANDINA

Prof. Molina Juan Ignacio (Dirección Orquestal)
Prof Toro Andia Mario (Voz)
Prof. Maldonado Marcelo (Charango)

NIÑOS

Luna Atilio (Hogar Escuela/Siku)
González Brandon (Hogar Escuela/Siku)
Bayón Mateo (Hogar Escuela/Siku)
Díaz Santiago (Hogar Escuela/Siku)
Flores Tiziano (Hogar Escuela    /Siku)
Rasgido Carla (Esc. N° 17 Fiambalá/Siku)
Luna Brian (Esc. N° 63 Mutquín/Quena)
Aguirre Saffer Ariana Abigail    (Escuela N° 264/Siku)
Toranzo Mía (Escuela N° 265/Siku)
Sueldo Yoel (Escuela N° 264/    Toyo)
Gómez Ferreyra Santiago (Escuela N° 264/Siku)
Bazán Simón (Escuela N° 55/Toyo)
Arquez Fabio (    Escuela N° 264/Siku)
Andrada Felipe (Escuela N° 264/Siku)
Guerrero Luciano Nicolás (Escuela N° 264/Siku)
Orellana Saffer Tobías (Escuela N° 264/Siku)
Seco Carlos Guido (Escuela N° 264/Siku)
Mayorga Kevin Ignacio (Escuela N° 55/Siku)
Maldonado Esteban (Escuela N° 264    /Siku)
Miranda Leonardo (Esc. E.N.E.T Nº1/Siku)

MAYORES

Arch Pablo (Quena)
Zurita Jorge (Quenacho)
Ferreyra Hernán (Mamaquena)
Jalil Inti (Quena)
Bonaparte Gabriel (Quena)
Seco Gonzalo (Sanka)
Luna Aldo (Sanka)
Bazán Ariel (Siku)
Ferreyra Rodrigo (Charango)
Silva Pablo (Charango)
Mercado Darío Rodrigo (Guitarra)
Prof. Maldonado Ariel (Guitarra)
Nieva Gonzalo (Contrabajo)
Cutuli Juan Manuel (Bajo)
Seco Rodrigo (    Percusión)
Maldonado Tomás (Percusión)
Luna Natalia    (Percusión)
Rodríguez Alejandro (    Percusión)

LOGÍSTICA
Eugenia Martínez Roussiter (Coordinadora)
Kjori Quilla (Coordinadora)
Delfino Ahumada Habib (Coordinador)
Gil Joaquín (Coordinador)

Texto: Lidia Coria
Fotos: Gentileza Hernán Colombo – Dalton Productora de Contenidos

 

Otras Noticias