martes 4 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
NEURODATA Por el Dr. Franco Cárdenes (*) Neurocirujano

Dolores crónicos de espalda

Desde simples molestias hasta verdaderos suplicios, estas dolencias revelan la presencia de enfermedades que deben ser tratadas a tiempo. El control médico y la actividad física son fundamentales para revertirlas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
5 de mayo de 2019 - 04:00 Por Redacción El Ancasti

De casa al trabajo, del trabajo a casa, nuestra rutina típica sazonada con poco ejercicio y un puñado de malos hábitos. Al principio, somos jóvenes y fuertes, nos sentimos bien. Hasta que un día nos despertamos con una molestia en la espalda y, al poco tiempo, nos acostumbramos a ese pequeño dolor. Para qué vamos a perder tiempo haciendo una consulta por algo tan ínfimo, ¿verdad? Ibuprofeno y a seguir en carrera, que el tiempo es oro. ¡Error!

A los dolores crónicos de espalda podemos definirlos como patologías que se prolongan más de dos o tres meses en alguna la zona lumbar o cervical. Puede implicar un espasmo muscular, bloqueo de la columna y tortícolis. Son dolores que comienzan siendo pequeñas molestias y terminan siendo grandes problemas.

Es importante que entiendas que el dolor crónico de espalda es un síntoma que puede ser causado por una infinidad de enfermedades, las cuales pueden tener origen congénito (listesis y escoliosis), origen adquirido (artrosis, dolores por golpes previos, fibromialgias y hernias de disco) u origen desconocido (dolores idiopáticos que no están relacionados con algo orgánico).

Si nos detenemos a pensar un par de segundos, seguramente nos daremos cuenta que un familiar, un amigo o nosotros mismos estamos pasando por esta situación. Es algo común, demasiado común tal vez, pero todo se combate con información y acción. No debemos olvidar que la clave para una recuperación plena es una consulta a tiempo y un diagnóstico correcto. El profesional médico, después de pedir un par de estudios fundamentales, se encargará de mitigar el dolor además de solucionar lo que lo causa.

Nerviosos e inactivos

El estrés es el precursor silencioso de muchas enfermedades, no debemos subestimarlo. Por el contrario, tenemos que estar atentos para identificarlo y hacerle frente. Pero ya hemos hablado del estrés en otras ocasiones, ahora centrémonos en el sedentarismo y por qué la actividad física puede salvarte de todas las afecciones que mencionamos en este artículo.

Músculos, tendones y huesos trabajan conjuntamente para que podamos movilizar cada parte de nuestro cuerpo, nos permiten correr, saltar o ejecutar movimientos extremadamente precisos. Todo este sistema armónico puede dañarse gracias a nuestra innegable capacidad para romper el equilibro: si llevamos una vida sedentaria, los músculos tienden a atrofiarse, disminuyen su fuerza y tamaño transfiriendo todo el esfuerzo a los huesos. Los huesos pueden trabajar forzados varios años, pero su desgaste propiciará la aparición de problemas en nuestra columna.

¡A mover el esqueleto!

La actividad física es la mejor acción preventiva ante cualquier enfermedad. Atreverse a romper nuestros esquemas y sumar a nuestra agenda al menos tres horas semanales de deporte es la mejor forma de blindar nuestro cuerpo de cualquier amenaza. Salgamos al aire libre, iniciemos un cambio profundo y para bien. Vivamos más y mejor.

(*) EL DOCTOR FRANCO CÁRDENES ES MÉDICO NEUROCIRUJANO (MP 2469 ME 1235) DEL HOSPITAL DE NIÑOS Y ATIENDE EN CONSULTORIO (PARA TODAS LAS EDADES) EN EL SANATORIO JUNÍN. POR CONSULTAS O RESERVA DE TURNOS, COMUNICARSE POR WHATSAPP AL 3834904888 / TEL: 3834457444 O DIRIGIRSE AL SANATORIO JUNÍN (JUNÍN 369) PLANTA BAJA

Seguí leyendo

Te Puede Interesar