coaching

El poder de los sueños

domingo, 19 de mayo de 2019 · 13:40

A veces escucho en las sesiones “tengo este sueño, pero es imposible entonces para qué hacerme ilusiones...”. Palabras más palabras menos, la idea ronda en lo mismo. Todos nacemos con la capacidad de soñar. Nos basta con cerrar los ojos un rato y nuestro mundo puede cambiar, imaginando maravillosas realidades que disfrutamos al soñar y que quisiéramos alcanzar.

Ahora, solo una pequeña porción de la población mundial logra concretar la mayoría de los sueños más importantes de su vida. ¿A qué se debe esto?

Uno de los genios más creativos del Siglo XX fue despedido de un periódico por falta de creatividad. Decidido a triunfar en lo que amaba, fundó una empresa que luego debió cerrarla porque no prosperó. Con sus últimos dólares y, jugándose su última carta, compró un boleto a Hollywood. Allí, siempre con su sueño de la mano, fue de caída en caída, pasando de ser estafado a realizar películas que no tuvieron aceptación en ese momento. Hasta que estrenó Blancanieves. ¡Así es! Walt Disney, quien después de haber burlado todos los pronósticos de fracaso de su película, logró el éxito más importante del año con U$S8.000.000 de recaudación, saltando a la fama y quedando inmortalizado a partir de allí, en cada una de sus producciones. Hoy la compañía Walt Disney es la mayor compañía de comunicaciones y entretenimientos del mundo, con ingresos anuales de cientos de millones de dólares. Y por supuesto, con su fundador como ejemplo, de que todo sueño merece ser perseguido y buscar la forma de hacerlo realidad.

La pregunta es ¿qué hubiese sido si pensaba que su sueño era imposible?

Hay factores comunes entre los que logran sus sueños, los que ganan y los que logran sus objetivos. La determinación es uno de ellos. Es lo que los lleva a luchar por lo que quieren lograr, a que ese sueño se convierta en proyecto, es decir a creer que ese sueño puede lograrse y, por lo tanto, diseñar acciones para lograrlo. Planifican, actúan, se equivocan, buscan aprender para lograrlo, vuelven a intentarlo, reajustando donde haya que reajustar, aprendiendo de cada error y las veces que se requiera. No hay ganador ni hay exitoso que no haya pasado por esto una y mil veces. Para eso es necesario, determinación y perseverancia, otro factor clave.

Tenemos sueños que necesitan ser completados para vivir una vida con mayor plenitud. Estos sueños pueden convertirse en proyectos y metas con significado profundo, logrando en nosotros una vida con mayor sentido. Esas metas con significados importantes nos invitan a sacar lo mejor de nosotros mismos. Nos desafían a poner en juego nuestra creatividad, talentos, diferentes capacidades, ingenio y nuevos aprendizajes. Nos saca de la resignación y nos lleva a la sana ambición y, en el camino, suceden cosas que a veces ni imaginamos y que nos llenan el alma. Pero se hace imprescindible seguir la primera regla, “comenzar”. Para llegar al final de la escalera primero debes subir el primer escalón, tomar la determinación de lograrlo y animarte a jugar el juego de la vida, con ese sueño como desafío.

Wayner Dyer decía “ve por ese sueño ahora, ya que el futuro no está prometido para nadie”. Te invito a reflexionar sobre tres preguntas: ¿Qué sueño importante aún no lograste? ¿Cómo sería de diferente tu vida si lo lograras? ¿Cuál podría ser tu primer paso para convertirlo en realidad?

Todos los meses tenemos una cita. Nos encontramos en junio. ¡Éxitos!