Pbro. José Antonio Díaz, vicario de la Catedral

“La Virgen es la Madre fundadora de Catamarca”

En el inicio del Año Mariano Nacional por el Jubileo de los 400 años del hallazgo de la Morena del Valle, la Iglesia de Catamarca está movilizada.
domingo, 8 de diciembre de 2019 · 02:14

El Santuario de la Virgen del Valle es, como en cada diciembre desde los inicios de su devoción, un constante peregrinar de fieles que la visitan para agradecer, para honrarla y para pedirle favores.

Este tiempo, en que se cumple el cuarto centenario de su indisoluble relación de amor con el pueblo de Catamarca, la Virgen es motivo de orgullo para quienes profesan la fe en su Hijo, Jesús. Los actos en su homenaje comienzan hoy con la declaración del Año Mariano Nacional y tendrán su momento central cuando, del 23 al 26 de abril próximos, se desarrolle en Catamarca el IV Congreso Mariano Nacional, hito que dará marco especial a las festividades anuales, junto con un congreso mariológico a desarrollarse en septiembre en la misma ciudad.

Como antesala, el vicario general del Santuario, Pbro. José Antonio Díaz, revela detalles poco conocidos de la venerada figura, hallada entre 1619 y 1620 en la gruta de Choya por un indio al servicio del encomendero vizcaíno don Manuel de Salazar.

 

RE - No hay una fecha precisa del hallazgo de la imagen, ¿verdad?

JD - Fecha precisa no. Hay un cálculo estimativo en base a la información jurídica de 1764 convocada por el Cabildo de la provincia para recabar información de los descendientes de pueblos originarios, españoles, Esa memoria se fue “dibujando” en el medio de historias sin texto, pero en base a testimonios. Nos fuimos aproximando al hecho. Estamos en búsqueda de los orígenes de la imagen, de la proveniencia de la imagen, de cómo llegó a Catamarca. Son, hasta ahora, solo conjeturas. No tenemos a ciencia cierta datos y por eso estamos impulsando estudios sobre la imagen para determinar el origen de los materiales. Hay tres estudios: uno tomográfico, que ya se hizo. Gracias a ese se pudo determinar la estructura que tiene, la contextura y los componentes básicos. Está hecha sobre una estructura de madera con silueta de mujer; se hizo una pasta que es lo que le fue dando forma y se puede, por determinación de densidades, ir “dibujando” las distintas fases de construcción de la imagen. Eso se conoce gracias a ese estudio tomográfico. Con el paso del tiempo la imagen pasó por muchas manos y también tuvo intervenciones de distinto tipo. La imagen sufrió algunas perforaciones, por ejemplo, en su cabeza. Y eso se fue abriendo hasta que se hizo una estructura de hierro que ya no permite que se toque la imagen con la corona, sino mediante un soporte de hierro que va agarrado en la base. Ya no se toca la imagen. Pero, mientras tanto, tuvo muchas intervenciones, incluso se notan ciertos pegamentos que se usaron en su momento. Tiene un deterioro que es notorio y, a pesar de los 400 años, hasta no hace mucho tiempo (2010), la Virgen estuvo dando vueltas, girando por distintas parroquias y eso conlleva una serie de imprevistos, de manoteos que la gente hace incluso cuando llega la gente acá, se agolpa y toca la imagen, toca las manos, toca la cara. No es fácil contener a la gente cuando llega.

 

RE - En este momento, ¿está preservada?

JD - Hace mucho tiempo que no la sacamos, salvo para las fiestas. Por eso multiplicamos salidas con imágenes peregrinas, con réplicas, tanto para el interior de la provincia como para otras provincias. Está saliendo, especialmente para el Noroeste Argentino.

 

RE - ¿Cuáles son los otros dos estudios?

JD - De los otros estudios que se hicieron, ya se sacaron algunas conclusiones. De parte de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos se mandó a hacer un trabajo de aproximación sobre la base de la Historia del Arte y ese trabajo también ya está terminado, presentado y formará parte de una publicación posterior. Y, últimamente hemos convocado a Ce.Pro.Cor. que es un organismo de Córdoba que hace estudios de aproximación en base a la espectografía, un estudio basado en análisis químicos, físicos que podrá llegar a darnos algunos indicios más ciertos sobre el origen de los materiales que componen a la imagen.

 

RE - ¿Qué están tratando de determinar?

JD - El origen. Si logramos determinar que los componentes de la imagen provienen de Perú, de México o de otro lado, eso se verá… Ojalá logremos conocer un poco más a ciencia cierta porque estos componentes uno los puede determinar si son de tal lugar o de tal otro, si existen. Con estos tres estudios que se han hecho, ojalá que podamos llegar a una conclusión más certera sobre el origen de la imagen de la Virgen.

 

RE - Hablamos de la imagen fundadora de la ciudad de Catamarca…

JD - Exactamente. De hecho, es fundadora porque cuando la imagen es trasladada a este lugar, en 1695, recién los pobladores comienzan a habitar este pueblo, este territorio. Estaban todos en el Valle Viejo y nadie quería venir acá, que era un paraje lleno de piedras. Recién entonces la gente comienza a poblar, por eso se le llama Madre fundadora de la ciudad de Catamarca. Y, previo al traslado, fíjese este antecedente todavía anterior a la fundación: la Real Cédula de 1675 de la Reina Mariana enviada al teniente de gobernador de Tucumán, Alonso Ordoñez de Villaquirán, en que recomienda trasladar la San Juan Bautista de la Ribera de Londres (que estaba en Pomán) al Valle donde 120 vecinos viven congregados en torno a la "milagrosa imagen que tienen de la Purísima Concepción". A raíz de esta información, Fernando de Mendoza y Mate de Luna resuelve hacer una nueva fundación en 1683.

 

RE - Usted refirió a los historiadores. De los más contemporáneos, ¿el padre Alberto Miranda es uno de los que aportó?

JD - Él recopiló mucha información, pero el historiador más serio, sobre el cual hay que empezar a reescribir la historia de la Virgen, que trabajó directamente sobre los testimonios en la Declaración Jurídica, es el padre Antonio Larrouy. Sobre él se hizo una publicación la semana pasada (el viernes pasado). Son 400 años de vida, de historia ligada a esta imagen. Es un pueblo construido con un vínculo muy particular en torno a este territorio y, desde acá, extendiéndose a todo el país.

 

RE - Del período en que estuvo en Valle Viejo, es decir desde el hallazgo hasta que fue trasladada a la ciudad ¿qué se sabe de ella?

JD - Se conoce la primera visita que hace el gobernador de La Rioja, se conocen los primeros milagros, las primeras peregrinaciones, las fiestas…

 

RE - Es donde comienza la devoción…

JD - Exactamente, la devoción comienza a difundirse y ya en el ’30 (1630) aparecen estos datos de gente que venía peregrinando hasta Catamarca a rendirle homenaje a la Inmaculada. Y las fiestas, en general desde entonces, eran ya en diciembre y solo en diciembre. Recién a partir de 1891 cuando se hace la Coronación (Pontificia), aparecen las fiestas de abril, se abren las segundas fiestas. Son, en número, más chicas, pero en significación más importantes, más específicas porque están ligadas con el hecho del reconocimiento de la Iglesia a nivel universal de que esta devoción es auténtica.

 

RE - Si bien todos la conocemos como la Virgen del Valle, antiguamente era –y sigue siendo- la “Pura y Limpia Concepción de María”. ¿Es así?

JD - Es así. Está inscripto, incluso, en la base de la imagen. La imagen de la Pura y Limpia Concepción. Nosotros le agregamos “del Valle de Catamarca”. Que tiene aspectos similares, en cuanto a color, en cuanto a su tez morena, a la Virgen de Guadalupe. Podría llegar a tener algún tipo de vinculación. Algunos lo interpretan de esa manera. Pero, de todas maneras, es una imagen que tuvo una factura o una hechura no europea. No es simétrica. Se nota en el tipo de terminación, lo rústico de la imagen: el color; la asimetría; las manos que tiene ligeramente inclinadas hacia la derecha; el manto que -por un lado- cae cerca del codo -y por el otro- cae cerca de la mano, y además dan una sensación de movimiento, cosa que en la Historia del Arte se remonta al siglo XVII como primeras formas artísticas vinculadas con imágenes religiosas. Además, muestra ese movimiento y ese caminar que le da el dinamismo, que es otro componente muy importante. Ya avanzado el arte, en el siglo XVII, diferenciándose del arte europeo que era todo simétrico, “perfecto”, digamos. Acá hay notorias imperfecciones en cuanto a terminaciones, pero además hay un componente nuevo que esta asimetría que genera movimiento.

 

RE - Los historiadores hablan sobre la belleza de la Virgen, que es muy particular…

JD - Claro, es otro tipo de belleza. No es la belleza estética, de la perfección en cuanto a la terminación se refiere, sino que es una belleza espiritual, a como la gente la ve.

 

RE - La gente se pregunta. ¿La Virgen sigue haciendo milagros?

JD - En realidad, teológicamente eso no es correcto. El milagro siempre lo hace Dios. El milagro es una intervención sobrenatural sobre un ordenamiento natural. Dios ha creado las cosas con cierto orden. Cuando un proceso físico, químico, orgánico tienden a la muerte, a la descomposición de una manera irreversible y de pronto, sin mediar algún tipo de explicación científica, eso cambió el rumbo y modificó sustancialmente la tendencia devolviéndole la salud, a la inexplicabilidad de ese proceso le llamamos un milagro. Es una intervención de Dios. ¿Qué rol juegan la Santísima Virgen y los santos? La intercesión, ellos interceden para que eso suceda. Bajo la intercesión de la Santísima Virgen, y también ahora que la Iglesia está reconociendo el milagro de Fray Mamerto Esquiú, que es como la antesala de su beatificación, estamos hablando de una intervención, pero en cuanto a la intercesión y no a la realización directa del milagro. Es Dios quien hace el milagro.

 

Por milagro de Dios, la presencia fundadora de la Virgen del Valle en Catamarca ha sido motivo de cientos de miles de portentos y favores para sus fieles devotos. Tanto desde su hallazgo en las lomadas del pueblo indio de Choya, como en sus distintos Juramentos, en la Coronación Pontificia de 1891, en 1916 y 1941, o en este año, en ocasión de un nuevo jubileo, en su protegida Catamarca, la fe en la Madre Fundadora vuelve a conmover el espíritu de sus hijos.

 

Texto: Carlos Gallo

Fotos: Ariel Pacheco

 

Contraste inexplicable

En la “Reseña histórica” publicada en 1941 por la Comisión Central de Homenaje por el cincuentenario de su coronación, el Pbro. Ramón Rosa Olmos y Mauricio Herrera describen así la belleza de la virgen: “…tiene indiscutiblemente una belleza nativa, superior a toda suerte de realizaciones clásicas. No es linda, no es bonita, mucho menos es hermosa dentro de un criterio artístico, ni siquiera hay en sus rasgos una corriente de bondad y de dulzura. Su faz es más bien severa, noblemente severa. Sobre su morena tez, morena con levedad, con parca discreción hay, sin embargo, el aletazo formidable de la vida… Es bella. Sus ojos grandes y rasgados miran al infinito en la vaga ensoñación del más allá. Parece ver sobre el contorno lo que está fuera del campo visual del espectador. Mira el Cielo, sin salir de la tierra, y esa visión ultra terrena es la que alumbra el conjunto con la luz de una presencia superior. Entonces, cuando se la advierte, parece que sus rasgos se ablandasen, se distendiesen del gesto austero, y sonríe. Sí; sonríe. El severo rostro regala generoso, la bondad acogedora y maternal de la madre de Dios. He ahí el contraste inexplicable que la hace superiormente bella…”

Otras Noticias