salud

Perseguir las oportunidades

domingo, 29 de diciembre de 2019 · 14:54

Cuando soñamos despiertos y tenemos metas por alcanzar, somos muy conscientes de que, mientras estamos vivos, la vida siempre nos pone delante una nueva oportunidad. Un pasado doloroso no nos puede detener porque los sueños nos recuerdan que lo mejor está por venir en todas las áreas de la vida.

Todos venimos a este mundo equipados con herramientas o recursos internos que nos permiten ir adaptándonos a los tiempos y realizar cualquier cambio necesario en algún momento del recorrido. Por eso, frente a una etapa, un proyecto o incluso una época de crisis, debemos ser lo suficientementeflexibles para no quedar estancados por el miedo y la incertidumbre.

Todos podemos convertirnos en “generadores de cambios”. ¿Cómo?, tal vez preguntes. Fundamentalmente comprendiendo que si algo ya no funciona en nuestra vida, aunque ayer nos haya resultado útil, tenemos que cambiarlo. Incluso si cuesta, hay que soltar lo viejo e inútil para abrirnos a lo nuevo que nos traerá beneficios. Porque:

Quien hace siempre lo mismo, obtiene los mismos resultados una y otra vez.

La flexibilidad mental nos permite reconocer cuando es tiempo de cambiar algo y, sobre todo, desterrar lo que ya no sirve para dejarle espacio a la novedad que nos ayude a mejorar. Alguien flexible:

- Realiza todas las tareas, las grandes y las pequeñas, con excelencia.

- Tiene inteligencia emocional que lo hace fuerte.

- Influye positivamente en los demás, tanto conocidos como desconocidos.

- Si se cae, se vuelve a levantar todas las veces que sea necesario.

- Está siempre atento a las oportunidades para capturarlas.

 

¿Hay algún área de tu vida donde no estás viendo los resultados que te gustaría ver? Hoy quiero recordarte que dentro de vos se halla la capacidad de provocar cambios y lograr la mejora continua. Si te equivocaste, cada día es una nueva oportunidad para hacer las cosas de otra manera.

¿Pero yo no tengo demasiadas oportunidades?, quizás digas. Oportunidades hay en todas partes, solo hay que reconocerlas para poder aprovecharlas a nuestro favor. Estos son tres rasgos a cultivar que pueden ayudarnos a reconocer las oportunidades que abundan:

Pasión. Toda persona exitosa potencia su vida con pasión.Cuando somos pequeños somos apasionados por naturaleza pero todos podemos conservar esta característica que nos hace siempre ir por más a lo largo de toda la vida.

Humildad. Ser humilde no es ser pobre, como muchos creen, sino estar dispuesto a aprender algo cada día, tengamos la edad que tengamos. De nuevo, este es un rasgo infantil. También quienes llegan a la cima buscan a aquellos que puedan hacer por ellos lo que ellos reconocen que no saben hacer.

Persistencia. Cuando seguimos firmes hacia la meta, pase lo que pase a nuestro alrededor, decididos a dar pelea por lo que nos corresponde por derecho, jamás nos detenemos.

 

Es mi deseo para tu vida, en este año que termina y el nuevo que está por comenzar, que nunca dejes de perseguir las oportunidades que tu Creador te regala a diario, consciente de que siempre… ¡lo mejor está por venir!

Otras Noticias