nota de tapa

Gelly Corro: los astros y sus designios

Un año se va y otro comienza. Inquietudes, proyectos y sueño se conjugan. Para la astrología, este 2020 será un año intenso, con fuertes movimientos, pero también con oportunidades.
domingo, 29 de diciembre de 2019 · 14:55

La astrología, considerada para muchos como una ciencia oculta, está más vigente que nunca. Gelly Corro es una estudiosa de esta disciplina, a la que considera un arte. Se define a sí misma, como una “astróloga en formación”. En la víspera de 2020, Revista Express, le consultó sobre esta disciplina milenaria, siempre vigente en distintos pueblos. “Estoy estudiando con una escuela de Buenos Aires, Alejandro Lodi, Eugenio Caruti, Vanesa Maiorana y, en Catamarca, con Ezequiel Dasso. Es compañero que recientemente se mudó a la provincia y tiene un estudio más sistemático”, dijo.

Comentó, al mismo tiempo, que ama los temas astrológicos porque es una inquietud que, por sus características astrológicas, tiene desde que era chica. “Soy pisciana y el signo de Piscis siempre está relacionado con todo lo que es misterio, esotérico y tratar de ir más allá de lo que la mirada común puede observar. Soy una estudiosa de todo lo que sea metafísico, astrológico, el tarot. Hago lecturas.

La astrología es un arte. Es un sistema simbólico que fue evolucionando a lo largo del tiempo porque estuvo presente en todas las culturas: el hecho de que el hombre mire al cielo y, a través del cielo, pueda ‘predecir’ o por lo menos establecer algunas pautas del destino, es milenario y está presente en todas las culturas”, contó.

La astróloga catamarqueña indicó que la predicción es todo un campo de la astrología que hoy en día está un tanto alejada de las astrologías modernas. Hoy, precisó, las astrologías son holísticas; se comparten o integran conocimientos occidentales con conocimientos de psicología transpersonal, de Oriente. Hay una fusión, como la psicología transpersonal que fusiona ese conocimiento occidental con los saberes milenarios orientales.

“La astrología se valió de todos esos conocimientos y hoy es una astrología que lleva al autoconocimiento. Tiene que ver con principios herméticos, metafísicos… Hermes es también conocido como Mercurio. Uno de esos principios dice ‘como es arriba, es abajo’. Es decir, como es en el cosmos es también en la tierra. Ese principio prevaleció en esas culturas. Siempre está esa posibilidad de estar viendo las estrellas y estar buscando alguna interpretación de los sucesos que hay en la tierra. Además, la astrología se vale mucho de la astronomía, de lo matemático y parecería que efectivamente hay una correlación”, aclaró.

Gelly explicó que la astrología es un sistema simbólico y se relaciona con otros sistemas simbólicos. La música tiene un sistema, una técnica y se deben interpretar, como en la astrología, los simbolismos, comparó. Según la astróloga, parecería que hay un diseño perfecto tanto en el cosmos como en la tierra y en nuestro sistema que se devela en sistemas como la astrología.

“Si uno ve el movimiento planetario, Venus al hacer su movimiento alrededor del Sol genera la figura de una flor bella, perfecta. El simbolismo es que es el plañera referido al amor. Es muy asombroso y son manifestaciones a las que muchas personas, incluso los que no creen, se están abriendo para reflexionar”, expresó.

Además, agregó que hoy en día, la astrología es utilizada como un método terapéutico. Muchos psicólogos se valen de levantar una carta natal del paciente o consultante para poder trabajar la personalidad de ese paciente y ayudarlo a destrabar, aseguró.

 

Trasmutación

“La Era Acuariana, a la que estamos ingresando, nos trae esa posibilidad. Es la era de la libertad, de las comunicaciones; todo lo sagrado está al alcance de todo el mundo, a través de los medios de comunicación, de las redes digitales”, señaló. Ello permite que toda esta sabiduría ancestral, sagrada, esté al alcance de todo el mundo.

“En astrología mundial o mundana se analizan las eras astrológicas, que duran cerca de 2.600 años. Venimos de una Era de Piscis, muy mística, muy relacionada con la religión y estamos entrando a la Era Acuariana. A través de la comunicación, de las ciencias y de la tecnología nos permite encontrarnos con saberes que estaban muy alejados, por una lógica distancia geográfica, y también por la interpretación por parte de la mente racional de la cultura occidental. Es maravilloso porque genera una unidad entre los conocimientos de ambos extremos del mundo”, consideró.

Es decir, a nivel social se vive un cambio de conciencia y esta transformación resulta inevitable. Gelly contó que este 2019 y 2020 son los años mundiales en los que hay conjunciones o triple conjunciones de planetas. Al respecto, explicó que varios planetas que tienen significado simbólico se juntan en un mismo signo, en una misma casa, en un mismo territorio.

“En este año tuvimos la conjunción de Saturno y Plutón; Saturno representa los gobernantes, las leyes, las estructuras sociales y Plutón, la destrucción, la regeneración y le dicen ‘el dios de los infiernos’. Muchas veces vivimos un infierno que nos ayuda a regenerarnos y a salir renovados. Esa conjunción sigue durante 2020 en Capricornio, que es el signo del mundo social, de los gobiernos, de las estructuras en donde están las leyes y el orden. Se suma Júpiter, que es el planeta de la expansión, de la libertad y de las culturas”, describió.

En este sentido, estimó que durante este 2020, se concretará esta triple unión. Según Gelly, estamos atravesando tiempos en los que se rompen estructuras sociales que son perimidas -o que así parecen- para regenerarnos como sociedad, como mundo.

“Eso se ve en el cielo; está allá arriba y va a estar en todo 2020 y lo vemos en la tierra. Si nos ponemos a ver lo que está pasando en las distintas sociedades de América, parecería que el pueblo, representado simbólicamente por la Luna, está pidiendo romper estructuras que ya no sirven para los nuevos tiempos que se acercan. Hay una correspondencia, entre lo que sucede arriba y lo que sucede acá. Esto es posible y la astrología lo resuelve a través de esa interpretación, a través de este principio hermético”, indicó.

 

Autoconocimiento

“Algunas personas llegan a la astrología por curiosidad. Empiezan a descubrir una disciplina, un arte que es muy bello aunque complejo. Implica un compromiso. Por algo llega, decimos los metafísicos, por algo uno se inquieta en conocer eso”, expresó.

En estos tiempos, comentó, las mujeres están muy empoderadas o buscan empoderarse y, al mismo tiempo, hay muchas chicas y mujeres que consultan por parejas, por su situación sentimental o por trabajo, la cuestión económica “que también es acuciante”. Para Gelly, en general, hay una necesidad de autoconocimiento.

La astrología no es solamente una cuestión de mujeres. Los hombres también consultan. “La cuestión de la búsqueda también está presente en ellos. Esa es una de las estructuras que se está rompiendo, la necesidad de decirle a otro ‘me está pasando esto, necesito ayuda o que me acompañe’. Están rompiendo la cáscara que como hombres se les impuso y se transmite de generación a generación. Se animan a preguntar; son pocos pero hay”, sostuvo.

En Catamarca, hay mucha gente que le interesa, aseguró. Hay mucho movimiento de terapias holísticas, en redes sociales; hay centros y lugares específicos. Se puede ver en el crecimiento que tuvieron los centros de yoga, remarcó. “Se busca algo no que solo complazca al cuerpo físico sino también al emocional y al mental como al desarrollo del espíritu. Son señales de los nuevos tiempos. En Catamarca, por más que estemos en la periferia de la periferia, como digo, nos llega; formamos parte de este mundo. Tarde o temprano, los cambios de las metrópolis también nos afectan”, destacó.

Todo el mundo quiere saber, enfatizó, y preguntan cómo es su carta, qué les va a suceder este año pero es una puerta que se abre y no debe comprometerse con lo que la astrología le puede decir, advirtió. “Cuando uno quiere saber, abre el cofre y tiene que aceptar lo que le va a venir. Muchas veces, eso implica un compromiso personal de transformación, si uno realmente quiere responder al llamado de esa búsqueda”, consideró.

 

El país

Al mismo tiempo, comentó que este año nuevo particularmente para Argentina, que es del signo de Cáncer, con un eje Cáncer/Capricornio que está marcado estos años por los eclipses. “Los eclipses también tienen energías muy fuertes, cambios y sus efectos duran años. Los antiguos como los griegos y los egipcios lo tenían muy en cuenta. Argentina es de Cáncer y en su eje, su par opuesto complementario Capricornio, están sucediendo estas conjunciones y están ocurriendo estos eclipses. Son años muy convulsionados, de mucha necesidad de avanzar, desapegarse de viejas estructuras, no solo sociales sino a nivel individual, personal. Hay que ver en qué casa, en qué lugar de nuestra carta natal están esos eclipses. Son años muy fuertes, intensos”, vaticinó.

En cuanto a las predicciones, advirtió que son tiempos muy difíciles. Sin embargo, lo bueno es que en algunas etapas son muy creativas y dan posibilidades de crear. “Por estas configuraciones, hay muchas posibilidades de que surjan leyes que hace tiempo se vienen solicitando. Algunas configuraciones se van a dar durante el año; hay energías que fluyen y pueden destrabar situaciones y pueden permitir movimientos. Es un año favorable al respecto, más allá de la fuerza y la intensidad que va a tener este 2020.

 

Contacto

Gelly realiza cartas natales. Por consultas, puede contactarse a través de Facebook Gelly Corro.

 

Texto: Basi Velázquez

Fotos: Ariel Pacheco

Otras Noticias