recetas

Clericó: para darle la bienvenida al 2020

Ideal para preparar en una gran jarra y compartir en la fiesta de Año Nuevo, les mostramos todos los pasos para que salga excelente.
domingo, 29 de diciembre de 2019 · 14:51

Ya adentrados en los últimos días del año, podemos empezar a pensar en cómo despedir este 2019 y darle una cálida bienvenida al 2020 con un buen trago en mano. Y como la fiesta de Año Nuevo suele ser más masiva que las celebraciones familiares de Navidad, una gran opción para brindar es el clericó. Este trago combina frutas frescas cortadas en cubos bañadas de vino blanco dulce en una gran jarra. Es por eso que se trata de un gran cóctel para compartir.

 

Cómo preparar un buen clericó:

Primero: elegir la fruta. Las más comunes son manzanas, bananas, naranjas, duraznos y se pueden añadir uvas, cerezas, frutillas, kiwi y otra más que se desee. Lo ideal es que estas sean frescas, sin embargo, se pueden utilizar también las que vienen enlatadas como los duraznos o las ananás. Una vez que se tengan las frutas elegidas (la cantidad es a ojo, dependiendo de la cantidad del cóctel que se quiera preparar), estas se deben pelar y cortar en cubos chicos, tratando de que todos sean más o menos del mismo tamaño. Para una jarra de dos litros, se pueden cortar 2 o 3 unidades de cada fruta, aproximadamente.

Luego se elige el vino. Lo más común es el vino blanco dulce, aunque algunos usan el rosado o incluso champagne o ron. Cuando la fruta ya esté cortada, hay que colocarla en la jarra del tamaño que se desea, o en algún otro recipiente (puede ser un gran bowl de vidrio y servirse con un cucharón sopero). Luego, de incorpora la cantidad de azúcar que se desea, si bien no se recomienda agregar mucho porque el vino y la fruta ya son en sí dulces. Esta es esencial para sacar más jugo a las frutas, para ello es necesario presionarlas con una cuchara y exprimirlas. El paso siguiente es agregar el vino o el alcohol deseado; se puede colocar 1 1/2 litro de vino blanco y 1 vaso de ron, por ejemplo. Una vez que esté todo en el recipiente, revolver bien.

Dejarlo reposar en la heladera un tiempo y revolver de nuevo antes de servir para que la fruta sedimentada se mezcle bien. (Si no hay tiempo de colocarlo en la heladera, también se puede agregar hielo). Para que la preparación quede más suave también se puede agregar un poco de jugo de naranja o de soda.

Para acompañarlo, lo ideal son las tablas de fiambres y quesos, pizzas y empanadas, sándwiches o frutos secos.