personalidades

Antonio Prevedello: con las marcas del trabajo y el deporte

En una entrevista “a flor de piel” con el periodista Carlos H. Barrionuevo, el empresario repasa aspectos de su vida y revela importantes proyectos por venir.
domingo, 1 de diciembre de 2019 · 02:00

 A este mozo, a este Antonio Prevedello lo conozco desde hace largo tiempo. Los dos somos chacareros, de Tres Puentes, de Valle Viejo, vecinos, simplemente amigos. Sus abuelos, don Juan y doña Luisa, italianos radicados en el país y en Catamarca en el siglo pasado. Eran laburantes, hacedores de obras increíbles como carpintero y herrero en su taller inmenso allí, en Tres Puentes cerca de los boliches de don Arturo Burgos, don Ahumada y el Gordo Barrionuevo.

Ésas son las raíces de Antonio. Raíces primeras, luego consolidadas a través de su padre Primo, el “Chiquito” Prevedello, empresario, deportista, amigo de los amigos, mano y abrazo abierto siempre para alguien que requiera algo. Este Antonio Prevedello es ahora motivo de esta nota de reconocimiento por lo que hoy representa para el deporte y para el empresariado catamarqueño.

Pero, realmente, ¿quién es Antonio Prevedello? “Soy la proyección de buenas raíces de mis padres, de Primo y Anita, que siempre me inculcaron el concepto del trabajo, de la honestidad, del bien y del ser solidario”, define.

 

- ¿Quién te marcó las pautas para ser hoy un empresario exitoso?

- Sin dudas, mis padres. Los dos, tanto Primo como mi madre, ambos trabajadores sin descanso y con el consejo justo para sus hijos. El ejemplo de los padres para el trabajo y la honestidad te hacen buena persona. En algunos casos los padres se olvidan de educar a sus hijos y de guiarlos, creo que es la senda perfecta. A una nación se la construye desde la casa, allí nace.

 

- ¿Qué se requiere hoy para llegar al éxito?

- No sé si soy exitoso… mirá, yo me levanto todos los días a las 6 de la mañana. A las 7 menos cuarto estoy abriendo el local y trabajando. Y yo lo cierro. Soy un simple comerciante, nada más, que apuesta siempre por una Catamarca mejor. Creo que allí reside el éxito de un emprendimiento: trabajo y responsabilidad en tus actitudes con la gente. Es importante, tal vez fundamental, el apoyo y el acompañamiento de tu familia. Por suerte yo lo tengo.

 

- En tu empresa ¿son elementales las buenas relaciones humanas con el personal?

- Sí, mantengo muy buena relación con todos los chicos. Entre patronal y empleados debe haber una corta distancia. Debemos ponernos a la par del empleado, del que te ayuda, del que está al lado tuyo todos los días. Por qué no brindarles una atención.

 

- Seguramente existen proyectos futuros…

- Sí, comenzaremos en enero del 2020 en El Pantanillo la construcción de un centro comercial mayorista con idéntica línea de la que tenemos. Este centro mayorista estará funcionando, Dios mediante, a fines del año que viene. Y en el 2021 tenemos que arrancar con el moll. Ésta será una construcción muy grande, con 10 mil metros cuadrados, que va a tomar la tipología de un Easy en la forma de comercializar, un auto-servicio. Es la parte más dura porque exige mucho capital. También está proyectada la construcción de un hotel para que la gente del interior, o de provincias vecinas, con la sola presentación de la factura de compra en el negocio, se alojen gratuitamente en el hotel. Todo esto tiene como resultado que dará trabajo a muchos comprovincianos, calculamos que a 150 o 200 personas.

 

Pero, además de ser un empresario exitoso, Antonio Prevedello es un apasionado del deporte. Basquetbolista en el Ateneo Mariano Moreno de Valle Viejo, refuerzo –alguna vez- de equipos de Red Star, integrante de la Selección Catamarqueña de esa disciplina.

Ya comenzaba a nacer la pasión por el automovilismo deportivo. Largos diálogos con el admirado Luis Eduardo “El Negro” Filippín, que hizo historia en el automovilismo local. Se anima entonces a participar con una Berlina Fiat en el rally El Portezuelo-La Merced, concretando su primer triunfo. Luego se ve campeón con su hermano Carlos en el Zonal cordobés, con Renault. Disputa también por el Nacional de Rally en diversos escenarios hasta el día de hoy, en la que se encuentra consagrado como Campeón Argentino en la Clase RC2N.

En su entorno particular, en el seno de su hogar eran premisas fundamentales tres realidades:  familia, trabajo y deporte. Precisamente allí radica la felicidad de su vida, la presencia de su hoy. Y su felicidad y orgullo es su hija Meliza, subcampeona argentina de rally, su proyección en esta disciplina, que también supo brindarle el título de abuelo, una emoción eterna para el Antonio de Valle Viejo.

 

- Lograste ser campeón argentino de rally. Debe ser un momento especial de la vida…

- Alegría, emoción, responsabilidad, satisfacción por haber cumplido con el deporte de Catamarca. Hemos traído para nuestra provincia una perlita blanca. Es muy difícil ser campeón, se llega cuando estás bien en todo, se fundamenta en la familia, alejado de los problemas y los compromisos diarios. No puedo ir manejando y pensando que mañana debo pagar un cheque. Para ser campeón de rally se debe trabajar abajo del coche, planificando y programando la mejor estrategia. Si me preguntás qué haré en el 2020 con el rally te digo que no sé; lo que sí sé es que no me quiero bajar del auto de carrera. Veremos qué ocurre.

 

- En tu vida también existen actitudes solidarias…

- Sí, siempre que podemos, damos colaboración a clubes y a instituciones que merecen nuestro apoyo.

 

- ¿Un consejo para los chicos que se inician en el deporte?

- Mirá, tanto en deporte como en la vida se construye en base a sacrificio. A la juventud le han hecho creer que todo es facilismo. El facilismo no existe y te lleva a nada, te lleva al fracaso. La juventud debe saber que, para lograr algo en la vida, debe sacrificarse. Yo era muy chico y ya andaba con mi papá paleando arena y piedras en un camión Ford A desde un río, y mirá hoy dónde estamos. Todo es sacrificio y pensar que sí se puede con tenacidad para llegar a lo que te proponés.

 

- ¿Cuál es tu visión con respecto al futuro de Catamarca y de Argentina?

- Nuestro país es complicado. Pero debemos hacer un gran país, una gran Argentina y un Catamarca mejor, si nos basamos en la Educación. Todo pasa por allí. A los gobiernos que propongan el mejor presupuesto para la Educación, debemos apoyar porque allí estaremos forjando el mejor futuro para nuestros hijos y nietos. El mejor país, la Patria que nos merecemos.

Este Antonio Prevedello, amigo que nos dio este tiempo para dialogar, creador de un “monstruo” como es su centro comercial para la construcción allá en Avenida Antonio Del Pino, tal vez el más importante del Norte Argentino. Deportista, futbolista, basquetbolista, piloto de rally, campeón 2019 y tal vez doble campeón argentino. Nos deja en esta nota la razón de su alegría y de la fe en la vida merced al trabajo y la honestidad.

 

Texto: Colaboración de Carlos H. Barrionuevo

Fotos: Álbum personal de Antonio Prevedello

 

 

CUADRO RELACIONADO

 

Volanteando

 

Un piloto de rally: El Negro Filippín

Un auto: el mío, Mitsubishi Lancer Evo X

Un club de fútbol: Villa Dolores y River Plate

Un lugar en el mundo: mi provincia, Catamarca

Un empresario: José Guido Jalil

Un país: Argentina

Un tema musical: “Chiquitita” de Abba

Un color: rojo

Una frustración: la muerte de mi hijo

Un momento feliz: mi casamiento

Un sueño: Que mi país crezca sin grietas, ser libres. Poder opinar lo que sentimos.

Tu mejor performance en rally: La definición del Campeonato en Córdoba con mi hermano Carlos, en 1989.

El mejor abrazo: a mi hija Meliza cuando ganó una carrera de rally cross en el Parque Adán Quiroga.

El mejor recuerdo: La entrega de premios cuando ganamos una prueba por el Zonal de Córdoba.

Una película: Titanic

Catamarca es… Todo. Mi lugar en el mundo.

¿Y Valle Viejo? Más aún…

La política: Unión de todos, sin banderas ideológicas y luchar por una Argentina mejor.

Primo A. Prevedello (Chiquito): Un grande que dejó sellado su nombre para toda Catamarca.

 

Perfil

Antonio Prevedello nació en Catamarca el 12 de noviembre de 1951 (68 años). Casado con Ana María Colla, tres hijos: Antonio (f), Tiziano y Meliza. Sus padres fueron Primo Antonio Prevedello y Anita Canil, es nieto de italianos arribados al país en la década del ’20 del siglo pasado, don Juan y doña Luisa, afincados todos en Valle Viejo. Tiene cuatro hermanos: Lita, Ricardo, Carlos y Cecilia, todos comerciantes y empresarios en el rubro insumos para la construcción. El comercio y el deporte marcan su vida.

Otras Noticias