nota de tapa

Valle Chico: un sueño en crecimiento

El proyecto que se gestó en 2011, empezó a hacerse realidad en 2015. Con casi 2.000 viviendas entregadas y otras 280 próximas a adjudicarse, este complejo habitacional se consolida como una comunidad.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 02:17

El sueño de la casa propia pudo hacerse realidad para cientos de familias. Valle Chico es el complejo habitacional más importante de la provincia, con 1.970 viviendas. En breve, se entregarán otras 280. En una charla con Dante López Rodríguez, administrador del Instituto Provincial de la Vivienda, dio detalles sobre este ambicioso proyecto, tras un largo esfuerzo y mucho trabajo, dio muchas satisfacciones.

El anteproyecto comenzó en diciembre de 2011. En ese momento, la trama urbana estaba desordenada y de la ciudad crecía mucho hacia el norte, indicó. “Cuando se llamaba a licitación, las empresas constructoras hacían la propuesta de los terrenos. En el sector norte, donde no había infraestructura, ofrecían terrenos baratos al IPV para construir las viviendas. Se construía un tejido desordenado con problemas de infraestructura, con la red de agua y de cloacas. Se hacía un barrio y el IPV tenía que llegar con la red eléctrica, de agua y de cloacas”, recordó.

Al momento de planificar, se priorizaron los terrenos propios del IPV. “Pudimos conseguir recursos provinciales a través del Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI) y se pudo poner un monto cercano a los $20.000.000. Ofrecimos llamar a licitación pública. Un sector es donde hoy está Valle Chico y el otro sector en el ingreso sur de la Capital; estos terrenos no cumplían con la demanda. Teníamos que hacer 970 viviendas y esos terrenos eran para 500 viviendas; quedaba un margen”, indicó.

Valle Chico comenzó a construirse en un predio de 300 hectáreas y el costo del lote era de $3.500, sin infraestructura, aclaró el arquitecto. Luego, se inició la obra de construcción de vivienda. “Todo el proyecto de Valle Chico está hecho con gente del IPV; no se contrató a ninguna empresa para el anteproyecto. Toda mano de obra catamarqueña. Hubo gran colaboración de EC SAPEM y Aguas de Catamarca SAPEM. Fue una obra de infraestructura grande. En su momento, demandaba mucha parte técnica”, comentó.

En el primer movimiento, se descampó y se realizó la apertura de calle para la obra de viviendas. Luego, vino la obra de infraestructura, detalló. Construidas las viviendas, se terminó la trama urbana de las avenidas y emplazamiento de espacios verdes. Se pudo conseguir el financiamiento total para los dos puentes, hoy en funcionamiento, y toda la obra de agua, cloacas y red eléctrica para las 4.000 del proyecto final, aseguró.

“El anteproyecto se presentó en el Consejo Federal de la Vivienda. Es un anteproyecto muy pulido. Están ubicadas las garitas para el transporte público, las especies de árboles para forestar, el equipamiento urbano, la Escuela Inicial y la Escuela Primaria; tiene el sector para la Escuela Secundaria. Se donó un sector para la Facultad de Tecnología, a fin de emplazar su edificio. Hay un espacio para las actividades deportivas; se hicieron tres playones deportivos. Hay espacios verdes. Está la comisaría lista. No es solamente la vivienda. Si el proyecto es para 4.000, muy probablemente tengamos 16.000 personas viviendo allí”, estimó.

Además, remarcó que hay dos sectores para los centros de salud y el cajero automático ya está andando. “Ese sector está pronto para ser inaugurado. El equipamiento está. Se pedía que la inversión sea mutua, desde Salud y Obras Públicas. Los centros de salud y la comisaría son del IPV pero las escuelas están funcionando. Hay una manzana donada al Obispado para el culto a la religión. Hay espacios para plazas, con equipamiento”, agregó.

 

En crecimiento

Los planes para este complejo habitacional es que siga creciendo. López Rodríguez informó que quedan cerca de 1.800; algunos de estos serán destinados al Programa Mi Hogar. “Quedarían 1.500 lotes libres para una nueva licitación. Obviamente, hay que hacer toda la infraestructura. Hay espacio para seguir construyendo. Presentamos en Buenos Aires un proyecto de 800 viviendas para Valle Chico, con una ‘no objeción técnica’. El que venga tiene las herramientas para poder seguir trabajando. En estos últimos cuatro años se hizo un esfuerzo enorme porque son viviendas licitadas entre 2014 y 2015, siempre gestionando a nivel nacional. No se pudieron licitar en los últimos años. Fueron cuatro años bastante duros pero con la vocación de seguir construyendo”, expresó.

El administrador destacó que Valle Chico es un solo proyecto, con varios programas. Al mismo tiempo, aclaró que no se trata de un proyecto improvisado. Desde el área de Recursos Hídricos del Ministerio de Obras Públicas se realizaron estudios sobre la recurrencia de los ríos. “También tenemos un estudio sobre las distancias, con relación al transporte público para que tengan accesibilidad desde distintos sectores. Hoy, con el transporte público, desde Valle Chico hasta el centro hay 25 minutos. El transporte público está muy reforzado y tiene servicio nocturno. Hoy Valle Chico está vinculado a la trama. Es importante que se conozca el proyecto porque hay gente que aún no conoce Valle Chico”, contó.

Sobre el nombre, recordó que surgió entre las reuniones de proyecto, en el IPV. “Veíamos que nombre ponerle. Los tiempos fueron muy rápidos. Decíamos que iba a ser una parte de San Fernando del Valle de Catamarca y así salió Valle Chico. Lo importante es que todos los empleados se aquerenciaron del proyecto. Es el mayor orgullo. Es gente del IPV y gente catamarqueña. A futuro habrá otros desafíos.”, expresó.

 

………

NOTA RELACIONADA

 

Un gran club

Casi al mismo tiempo que surgía Valle Chico, comenzó a surgir el Club Deportivo de esa comunidad. “El club surgió como iniciativa de los jóvenes, hace cuatro años. En ese tiempo, eran adolescentes y jóvenes de entre 17 y 19 años. Se juntaban en la esquina y veían que los chicos más pequeños no tenían un espacio recreativo para jugar. Se empezó con una cancha precaria, con 20 chicos. Se empezó a juntar pelotas y a gestionar para organizar la fiesta del Día del Niño y conseguir algunos elementos deportivos. La directora de la escuela presta el playón para que por la tarde se realicen distintas actividades”, contó Paola Barrionuevo, una de las coordinadoras del Club Deportivo Valle Chico.

Luego, se organizaron los campeonatos envueltos de tierra, con una sola pelota pero siempre con la mano generosa de alguna persona que regalaba frutas y unas gaseosas. Los motivadores y gestores son los jóvenes acompañados de adultos que valoran su solidaridad y su trabajo, siempre en beneficio de todos.

“Un club es la cultura de la amistad, del trabajo de mucha gente que vino desde abajo luchando, donde todos somos iguales, donde no existen las diferencias y donde los chicos dejan la calle por diferentes actividades recreativas”, es la frase del recordado Minguito que describe el espíritu del club.

Actualmente, hay actividades de zumba, hockey, patín, fútbol (femenino y masculino). Asisten chicos desde los cinco a 20 años.

Además de Paola, Sebastián Luna es coordinador. Facundo Luna, Joel Tapia, Joel Barrientos y Lucas Cejas son los profes.

“Todos los profes están a voluntad. Se presentó el proyecto en varios lugares y se está a la espera de recursos y de la personería jurídica. La idea es el trabajo en equipo para lograr el sueño. Cada vez son más chicos en el barrio”, contó.

 

 

Textos: Basi Velázquez

Fotos: Diego Rodríguez y gentileza del Instituto Provincial de la Vivienda

 

 

Otras Noticias