cultura

Cuando los jardines se vuelven arte

“Tiempo de poda” en Casa Caravati congrega a seis mujeres artistas en una muestra que, desde la diversidad de lenguajes, reflexiona sobre la mujer y la naturaleza, los vicios de la sociedad actual y la política.
domingo, 27 de octubre de 2019 · 13:07

“Hacer un jardín y tiempo de poda remiten a procedimientos creativos, donde la imaginación, la pulsión, la voluntad, la acción, se metamorfosean y materializan en una exuberancia de obras”, escribe Gonzalo Reartes, curador de la muestra “Tiempo de poda” que recientemente fue inaugurada en Casa Caravati Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad.
La propuesta reúne a las artistas Marina Cubas, Celina Galera, Estela Moreno, Griselda Nassif, Claudia Pucheta y Alicia Toranzo, quienes, bajo un concepto artístico en común, presentan una producción que transita lo textil, la escultura, cerámica, pintura, fotografía, instalaciones y objeto arte. 

Ellas 
“No es gratuito que seis mujeres se junten a producir en un momento donde las mujeres estamos necesitando hablar de nuestras necesidades y generar proyectos juntas –dice Celina Galera sobre el surgimiento de la muestra–. Así que elaborar un concepto que nos aunara a todas sirvió como pretexto para que cada una volviera a producir desde un lugar sin poses”.
La idea de la muestra, señala, “es muy sencilla ya que básicamente plantea la idea del jardín como espacio de encuentros, y le pusimos Tiempo de poda pensando en el tiempo político y social que estamos viviendo”.
En este sentido, sostuvo que lo más interesante fue que cada una salió de su zona de confort, abordando diferentes lenguajes artísticos, producción que vienen trabajando desde febrero, cuando se juntaron a elaborar conceptos e historias comunes para la muestra. A partir de allí, explica Celina, “empezamos a producir obra y a juntarnos y visitar los talleres para ver los procesos, y terminamos haciendo un montaje entre todas con la idea que pueda ser dinámico y para todos los gustos”.
Sobre su obra, la artista sostuvo: “Trabajo con el concepto de la naturaleza como un híbrido, donde los límites entre la naturaleza de lo natural y la naturaleza de lo artificial están cada vez más borrados, y es tomar un posicionamiento y pensar que esos límites hacen falta volverlos a pensar”.
Entre sus obras encontramos “Ikebana”, objeto de cerámica, plástico, vidrio y esmaltes; y la instalación de cinco piezas “Jardines para llevar en la cartera”, compuesta por textil, ramas secas, cuentas de vidrio y plástico, papel, porcelana fría, plastilina y pintura.
Por su parte, Marina Cubas presenta su serie “Bichos de Oropel”, una instalación construida a base de ensamble de objetos, cadenas y pintura dorada, que recrean animales e insectos que habitan el jardín que propone “Tiempo de poda”.
“Es la plaga del jardín”, resume la artista sobre el espíritu de su obra y explica que “como tengo una visión más social y crítica de las cosas, cuando obtuve trofeos reciclados fue lo primero que originó esto, y a través de esa idea hablo de la meritocracia, el brillo de lo aparente, las fake news, de lo que se ve y no tiene esencia, eso es el oropel, lo que parece genuino y que lo rascÁs un poquito y destiñe”.
En tanto, Estela Moreno presenta series de esculturas de cerámica esmaltada: “Mi propuesta es la más metafórica, es mi jardín interior, y allí los distintos procesos similares a las plantas como las heladas, el florecer, los interpreté en mi obra”. Estela trabaja con arcilla esmaltada y la figura humana, empleado técnicas que van desde lo rustico y lo esmaltado, incorporando otro material como la madera. Entre sus obras se encuentran “Floreceres” (cerámica esmaltada) y “Estaciones” (cerámica esmaltada, hierro y raíces). 
Otra artista que también emplea la madera en “Tiempo de poda” es Alicia Toranzo, específicamente en el objeto colgante “Lágrimas de árbol”, construido a base de ramas, plancha de corcho y metal. También presenta obras con bordados y pintura sobre cerámica.
Por otro lado, Griselda Nassif, exhibe tres series: “Una tiene que ver con la relación de plantas con mujeres, y de ella surge Eva Pelona, una visión contemporánea de Eva y las mujeres militantes; Enamorada del Muro y Colgada de la rama que implican distintos estados y personas en las que me inspiré”. En tanto, explica, la otra serie “tiene que ver con la relación que establecemos las personas con las plantas del jardín. En muchos de los casos tienen cosas referidas a la salud o a simbología que se les aporta y de ahí viene una serie de herbarios con plantas como Lazos de amor y Laurel”.
Por último, Claudia Pucheta comenta que su obra refleja “literalmente los jardines interiores, es decir, como cada uno tenemos un jardín, un lugar a donde recorrer. A primera vista todo es en un color austero, seco, pero el color lo encontrás si lo buscas, está dentro del libro, dentro del nido, dentro del corazón”.
Así en la obra de Claudia, encontramos un jardín hecho de pan; un árbol con un nido en su copa y una escalera para subir y mirar; un libro que invita a hojearlo y otras obras que buscan que el público interactúe con ellas y las complete. “Estuvo la idea de búsqueda, buscarse asimismo y buscar en el otro también; y la idea que todos estos jardines interiores están conectados, hay un hilo de vida que nos recorre a todos, animales y plantas, y si falta una pieza todo cae”, sintetiza.

“Tiempo de poda” podrá visitarse hasta fin de año en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad, Casa Caravati, Peatonal Rivadavia 1050, de lunes a sábado de 9 a 13 hs y de 16 a 21 hs; y domingos y feriados de 10 a 18 hs. 

Lidia Coria
Fotos: Ariel Pacheco


 

Otras Noticias