nota de tapa

Bernardo Stamateas: “Necesitamos una renovación”

El columnista comentó sobre aquellas barreras a vencer a fin de lograr una evolución que no tenga límites. El óptimo desarrollo personal es posible y la clave es la innovación.
domingo, 20 de octubre de 2019 · 02:14

Bernardo Stamateas es un reconocido psicólogo. Sin embargo, su título habilitante para ejercer esta profesión no le impidió desarrollar otras habilidades. Juega al ajedrez y toca el clarinete y el saxofón. De esta manera, nos demuestra que no hay límites para desarrollarnos en la vida.

Desde hace un tiempo, es un destacado columnista de Revista Express. Domingo a domingo, sus lectores y él tienen una cita. Uno de los principales propósitos de este encuentro es lograr el bienestar personal, la superación, el despojo de todo aquello que causa daño y que funciona como un ancla que impide el máximo desarrollo personal.

Para Bernardo, la transformación es posible. No hay límites para la evolución del ser humano. El tiempo de cada uno es muy particular y lo importante es no detenerse. Sin embargo, en ocasiones esa transformación no se concreta. ¿A qué se debe? ¿Por qué esa resistencia al cambio?

“Un caso típico de depresión tiene lugar cuando nos resistimos a lo nuevo en nuestra vida y nos adaptamos a lo que ya conocemos desde siempre que, de alguna manera, nos hace sentir seguros. Toda vez que uno se acostumbra a su rutina, surgen sentimientos negativos que nos hacen preocupar, entristecer y poner ansiosos. Y si nuestra vida nunca cambia, con el correr del tiempo, nuestra energía se ve afectada”, contó.

Además, remarcó que para mucha gente, los rituales de todos los días son una trampa que los mantiene en una determinada estructura cotidiana. Sus dichos más comunes son: “De esta manera se hizo siempre y salió bien; así que más vale malo conocido que bueno por conocer”. En el fondo, señaló, le temen a lo que es novedoso y desconocido. Por esa razón, escogen seguir “como hasta ahora” (que manejan bien), en lugar de correr riesgos y cambiar, aunque deban dejar de estar cómodos.

“A todos nos sucede que en algún momento llegamos a un techo y ya no podemos seguir subiendo, por lo que necesitamos una renovación. De eso se trata justamente el crecimiento continuo. Quien tiene un negocio y le va bien, cada cierto tiempo, debería realizar algún cambio e implementar alguna idea novedosa (en el servicio ofrecido, la decoración o lo que sea) para no estancarse. Por lo general, cambiar nos asusta. Por ese motivo lo ideal es dejar de funcionar en “piloto automático” y atrevernos a ir por más. Para disfrutar de una vida satisfactoria, sí o sí, precisamos innovar”, aseguró.

Dar el primer paso ya es un avance. Es la manera de salir del lugar en el que estamos; muchas veces ese lugar es la denominada ‘zona de confort’. El cambio no se produce por obra y milagro de una varita mágica. “En el proceso, o en el tiempo del cambio, siempre van a surgir algunos miedos. Frente a lo desconocido, a lo que nunca hicimos, todo desafío implica un determinado riesgo y cierto temor. Pero si no lo asumimos, nunca sabremos si este valió la pena o no. Habrá en nuestra mente un pensamiento rumiante: ‘¿Qué habría pasado si me hubiera animado a hacer ese cambio? ¿Y si me hubiera jugado por esa idea o por ese sentimiento?’”, dijo.

Para Bernardo, no aplicar el cambio ‘por miedo a…’ es vivir en incertidumbre, en el letargo, en la falta de metas que, al cabo de un tiempo, lo que seguramente nos traiga es una gran frustración. “En cambio, si lo intento, aunque fracase, lo volveré a intentar (o no) pero sabré que “mi” proceso de cambio está en marcha. Y no me quedaré atado a la comodidad por miedo a algo que no se cumplió”, aclaró.

Para que este proceso sea un éxito, consideró que debemos dejar todo aquello que nos hace mal, todo lo tóxico que no nos permite avanzar. Tal vez sean personas, situaciones, emociones, pensamientos o el mismo pasado doloroso, detalló.

“Hay momentos en los que hay que sostener un “no” frente a todo aquello que nos lastima. No perdamos tiempo con la gente difícil. Alimentémonos de todo lo bueno, de lo que nos impulsa a ir por más, a ser mejores cada día, de aquello que añade valor a nuestra vida. Nutrámonos de relaciones sanas, de personas saludables, de lugares agradables, aprendamos a disfrutar más y a sufrir menos. Nunca es tarde para sanarse y dejar atrás aquello que no construye en pos de nuestras metas, de nuestros sueños”, sostuvo.

Como todo proceso, el tiempo es uno de los pequeños detalles a tener en cuenta. “Todos hablan de aprender pero pocos se refieren al proceso contrario: desaprender”, advirtió. En este sentido, señaló que casi siempre, es mucho más complejo lo segundo que lo primero.

“Todos, aunque no seamos conscientes, poseemos el potencial interior para incorporar lo nuevo de manera rápida. No obstante, cuando necesitamos desaprender algo que hemos mantenido en nuestra mente por mucho tiempo, nos podría llevar un poco más.  Esto es así, sobre todo, con aquellas ideas equivocadas que hemos incorporado desde chicos o jóvenes. Es una tarea difícil quitarlas de nuestra mente. Si siempre creí que algo es de cierta forma y, un buen día, aprendo que no es lo que yo pensaba o me dijeron, seguramente habrá un cortocircuito en mí”, explicó.

Para Bernardo, hay dos motivos por lo que desaprender no siempre resulta fácil. El primero es “estoy familiarizado con lo que hago. Cuando practicamos mucho algo, lo llegamos a manejar súper bien. Y eso que manejamos a la perfección, lo hacemos algo propio. En cambio, la novedad nos lleva a sentir torpeza y vergüenza porque es algo que no conocemos”, contó.

La segunda raíz es no querer sentirse torpe con la nueva información ingresada. “Nadie desea mostrarse o sentirse torpe cuando aprende algo. Pero en esta área del aprendizaje, la torpeza es la indicación de que estamos aprendiendo algo nuevo y valioso”, aclaró.

Una cuestión fundamental: ¿Qué es desaprender? Bernardo lo explicó de una manera sencilla; es atrevernos a decir que no sabemos. “Cuando lo logramos expresar, nos adaptamos a lo nuevo, que tal vez es diferente de lo que hicimos antes pero igualmente útil y mejor para nosotros. Muchos experimentan una gran dificultad para decir simplemente: “No sé”, por temor o vergüenza al qué dirán como al ser rechazados. Pero recordá esto: únicamente aquel que reconoce sus limitaciones puede pedir ayuda y aprender lo que no sabe”, aseguró.

 

Texto: Basi Velázquez

………….

 

CUADRO

Currículum

 

Bernardo Stamateas es un destacado escritor y conferencista a nivel nacional e internacional. Sus libros hoy son leídos por todos los sectores de la sociedad. Recorrió todo el territorio argentino brindando asesoramiento y capacitación, como cientos de charlas abiertas al público en general en las ciudades más importantes de nuestro país y en el exterior.

 

Entre sus libros podemos mencionar:

- Soluciones Prácticas

- Calma Emocional

- Tu Fuerza Interior

- Nudos Mentales

- Gente Tóxica

- Emociones Tóxicas

- Autoboicot

- Resultados Extraordinarios

- Pasiones Tóxicas

- Quererme más

- No me Maltrates