miércoles 19 de junio de 2024
Convocará a la Legislatura para marzo

Jalil vuelve a insistir con la reforma judicial y lo planteará en extraordinarias

En el marco de la crisis institucional que se desnudó con el crimen del ministro Juan Carlos Rojas, el gobernador dijo que estudian más cambios.

Una vez más, el gobernador Raúl Jalil (FT) anunció que buscarán consensos legislativos para avanzar en una reforma del Poder Judicial, adelantó que trabajan en “tres cambios muy importantes” y volvió a ponderar el rol de la Comisión Evaluadora para la selección de jueces y magistrados. Adelantó que si completan el proyecto, lo llevarán a la Legislatura para que sea tratado en extraordinarias el mes que viene.

El anticipo de Jalil surgió al responder preguntas tras la presentación del programa ‘One Shot Escolar’, cuando se le consultó respecto del proceso que atraviesa el fiscal de Instrucción nº3, Laureano Palacios, quien fue apartado de la investigación del crimen del ministro de Desarrollo Social, Juan Carlos Rojas y, luego denunciado ante el Tribunal de Enjuiciamiento por la oposición. “Nosotros respetamos las leyes, hay un procedimiento y el jury evaluará la situación del fiscal”, apuntó el gobernador.

De inmediato, consultado sobre si este episodio no podría desembocar un cambio en la forma de elegir a los funcionarios judiciales, Jalil adelantó que “estamos analizando más reformas en la Justicia”. “Hubo un avance muy importante en los cambios del Poder Judicial y estamos pensando en tres modificaciones fundamentales que queremos hacer junto con el Poder Judicial. La Comisión Evaluadora fue un cambio determinante en lo que significa sacar la política de la selección de los jueces y, es muy importante porque no hay elementos políticos en la designación de los magistrados”, valoró.

Fue en ese punto que comentó que están trabajando en el proyecto, estimó que eso podría demorar hasta un mes y dijo que si la propuesta está lista, convocará a la Legislatura a sesiones extraordinarias para mediados de marzo o los primeros días abril. “Será con una agenda vinculada a esta y otras reformas”, apuntó. De hecho, la posibilidad del llamado a extraordinarias ya lo había deslizado hace dos semanas, aunque allí no había detallado sobre los temas de la convocatoria.

Por otra parte, comentó que recibió las sugerencias y también preparan el proyecto para crear nuevas comisarías, en las que “convivirán la seguridad, la cuestión de género y la Policía judicial, todas en el mismo edificio”. “Serían para siete departamentos. Queremos un trabajo conjunto, porque algunas veces los vecinos tienen inconvenientes cuando llegan a una Comisaría y no se toman allí las denuncias”, dijo.

Las reformas logradas

Desde que asumió como gobernador, la reforma del Poder Judicial ha sido uno de los objetivos del Gobierno de Raúl Jalil. Logró una parte importante en 2020, cuando consiguió la sanción de dos leyes claves: una fue la disolución del Consejo de la Magistratura y la otra fue la ampliación de miembros de la Corte de Justicia. Ambas con serias críticas de la oposición, que no las acompañó.

La eliminación del Consejo de la Magistratura dio paso a la creación, por decreto, de la Comisión Evaluadora para la selección de jueces, magistrados y funcionarios del Poder Judicial, un organismo en el que ya no participan representantes políticos sino referentes del ámbito profesional y académico. Aunque esta comisión mejoró la calidad de las evaluaciones, es permanentemente cuestionado por la cantidad de concursos que fueron declarados desiertos y porque se mantiene la facultad del Ejecutivo de seleccionar a su criterio en los cargos vacantes.

La otra fue la elevación de cinco a siete en la cantidad de ministros de la Corte de Justicia, con la promesa de dividirla en salas. Esto último se empezó a implementar este año: se conformaron cuatro salas con tres integrantes.

Las reformas, sin acuerdo

En 2021 el Gobierno intentó una nueva reforma, que tomó notoriedad con el escándalo de la renuncia de dos de los tres jueces de la Cámara de Apelaciones, acusados de percibir coimas. El Ejecutivo propuso disolver la Cámara de Apelaciones e incrementar el número de Cámaras penales de las tres existentes a cuatro, cada una de las cuales tendría su propia instancia de apelación. Esto es: doble competencia, de juicio y apelación, pero con actores distintos.

La otra fue la propuesta de ampliar el margen de autonomía de la Procuración de la Corte, asignándole recursos propios y poniéndola a cargo de la Policía Judicial, que depende ahora de la Corte. Además se proponía reformar el sistema de subrogancias y el mejoramiento de la estructura para combatir el narcotráfico; y la posibilidad de introducir un fuero contencioso-administrativo que releve a la Corte de Justicia de intervenir directamente en conflictos como los que recurrentemente enfrentan a los ejecutivos municipales con los sindicatos o sus concejos deliberantes.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar