sábado 17 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Análisis

¿Habrá escuchado Rubén? Sobre honores y causas

Por Manuel Fontenla (*)

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de septiembre de 2022 - 11:24

Ayer por la mañana, en el contexto de las celebraciones por los 50 años de la Universidad Nacional de Catamarca, la Dra. Rita Segato, fue distinguida Doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional de Catamarca con mención especial al mérito académico-científico. Una mención que Segato ha recibido en distintas universidades de nuestro país y de América Latina. En la presentación oficial, se hizo mención a los honores por los cuales se le entrego a Segato el más prestigioso reconocimiento de nuestra Universidad, señalando su “vasta trayectoria académica y profesional a nivel nacional e internacional” y que se distingue por su “activismo contra la violencia de género hacia las mujeres y los derechos humanos desde una visión feminista y latinoamericana”. También “que sus investigaciones, debidamente reconocidas por la comunidad intelectual regional, nacional e internacional, son de gran relevancia, dado que analizan con una mirada integradora las relaciones existentes entre género, racismo y colonialidad”, entre otros muchos argumentos.

Para quienes conocen la obra de Segato, saben que gran parte de su reconocimiento, no proveniente, solo ni principalmente de sus aportes teóricos, sino de sus posturas político-intelectuales sobre temas sensibles como la violencia contra las mujeres, la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y afro, y la crítica al extractivismo capitalista que saquea los territorios. En otras palabras, Segato, es públicamente una autoridad de la crítica académica, intelectual y social, a los proyectos de megamineria actuales y sus consecuencias sobre los territorios. Este hecho, hizo que muchos integrantes del ámbito académico y cercanos, se interrogaron por las razones de la entrega a Segato del Honoris Causa. No deja de llamar la atención que, una universidad que firma convenios con empresas multinacionales extractivistas, le entregue una distinción a una famosa intelectual que denuncia las consecuencias y violencias del extractivismo: la discordancia es notoria. A esta perplejidad, se sumó la presencia en el acto, del Vicegobernador de la provincia, el Ing. Rubén Dusso, sobre quien no hace falta mencionar que tiene una visión pro-extractivista explicita.

El balance de la conferencia de Segato en la recepción del Honoris Causa, en el contexto de una grieta minera que día a día gana en profundidad, dejo un enorme saldo de cuentas a favor de las posturas críticas de los convenios firmados con las empresas del sector minero, y una clara muestra de fortalecimiento de las posturas antiexactracitivistas en la Universidad Nacional de Catamarca.

Tanto el rector Arellano, como el Vicegobernador Rubén Dusso, tuvieron que presenciar un largo y sostenido aplauso, cuando Segato hizo alusión crítica a la firma de “pactos”, al referirse que los fundadores de la universidad, jamás se habrían imaginado que una universidad surgida del pueblo, “pactaría con quienes desmoronarían sus paisajes y le secuestrarían y envenenarían sus ríos, sus aguadas, sus gentes”. Segato hizo varias menciones a las mentiras de la megamineria, a la falsedad del desarrollo y a las verdaderas consecuencias de estos proyectos: “Cuando los minerales vayan mermando, ya no existirán los saberes que hagan posible la vida en la región”.

Sin titubear, y con un claro compromiso Rita Segato, señalo de distintas maneras que “Una minoría de dueños y corporaciones de países extranjeros se han llevado todo, se han vuelto más ricos y las gentes de por aquí habrán perdido lo que tenían y que no tendrán de nuevo”. Pero la crítica no solo se detuvo en la minería, también menciono con duras palabras, el caso Mario Soledad Morales, al señalar que “un grupo de jóvenes de la elite política y económica de la provincia, asaltarían sexualmente y matarían sin ningún grado de empatía a una jovencita en una barbarie que asombro y asolo al país”. Luego, reflexiono sobre el víncul oentre el cuerpo de la mujer, como cuerpo cosa, cuerpo desechable, que es una manera más del extractivismo en el cuerpo de la mujer.

Por la tarde, la escena fue distinta. El Aula Magna de la universidad fue tempranamente ocupada y hasta sus pasillos y puertas laterales completamente ocupados. En la conferencia de inauguración del I Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales y Humanas, Rita Segato volvió a profundizar en conceptos como colonialidad del poder, “dueñidad”, politicidad de cuño feminista, patriarcado de baja y alta intensidad, paisaje y territorio, productividad y creatividad. Al finalizar su magistral conferencia, las preguntas del público volvieron a poner el dedo sobre la llaga de la grieta minera. Y una vez más, Segato llamo a una profunda reflexión sobre el futuro. Insistió en que nuestros paisajes, nuestras montañas, nuestros territorios, son nuestra identidad, nuestro saber de la vida, el lugar a defender para poder realizar una vida justa. En esa línea señalo que hay un proyecto histórico “de las cosas”. Un capitalismo depredador y materialista que solo busca plusvalía, explotación y riqueza. Y que los “dueños” de este mundo, van a insistir hasta el final en su proyecto de desigualdad. Nada se puede esperar de ellos. Pero también existe un proyecto histórico de “los vínculos”. Proyecto afectivo, del ritual, del cuidado y de la vida.

Tanto en la mañana, como por la tarde, el auditorio colmado aplaudió y asintió en cada reflexión de Segato sobre la importancia de cuidar el agua, el territorio y la vida, y de frenar el ecocidio de un extractivismo capitalista que solo genera más pobreza y desigualdad. Nosotros, lo escuchamos con absoluta claridad ¿lo habrá podido escuchar el vicegobernador ahí presente?, ¿lo habrá podido escuchar el rector que firmo los convenios? ¿le llegará, aunque sea una mínima resonancia al gobernador? Ojalá que sí, está en juego, ni más ni menos, que el futuro de todos los que amamos este paisaje, que es nuestra identidad y nuestra vida misma.

(*) Licenciado en Filosofía y Dr. en Estudios Sociales de América Latina (CEA-CONICET)

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
el rector recordo que el inicio de la unca estuvo vinculado al desarrollo minero

Te Puede Interesar