domingo 2 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En el marco del aniversario de la UNCa

El Congreso de Humanidades se convirtió en un foro antiminero

El crítico mensaje de la antropóloga Rita Segato en contra del extractivismo alentó una fuerte reacción antiminera en el Aula Magna.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de septiembre de 2022 - 00:10

El Congreso central por el 50 aniversario de la UNCA se convirtió en un escenario copado por la antiminería. El fuerte discurso de la antropóloga Rita Segato, protagonista principal del evento, en contra del extractivismo alentó que el mensaje en contra de la minería se convirtiera en un eje principal, potenciado por el impulso de docentes, estudiantes y agrupaciones que rechazan la explotación.

El acto en el que el rector de la Universidad, Oscar Arellano, entregó el título de Doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional de Catamarca, con mención especial al mérito académico-científico, fue el ámbito en el que Segato pronunció una fuerte crítica al rol que la Universidad tuvo con respecto a la minería y que luego generó distintas reacciones.

"Las corporaciones nos dicen que no somos más que una cantera, nos ven como cosa, nos dicen que somos cosa, vida cosificada sin arte, sin canción, sin lírica, sin nostalgia del lugar. Nos convencen de que es así para que olvidemos y nos desvinculemos del horizonte”, señaló y añadió: “Borrar el paisaje nos desorienta, nos deja deshistoriados, sin historia, nos lleva en la dirección que otros controlan, nos dicen que solo así se encuentran los medios para sobrevivir. Si somos realmente inteligentes refutaremos esa tesis y le opondremos otra. No nos confundamos, si este discurso parece basado en la razón sentimental es porque los sentimientos nos revelan una razón existencial política y económica”. Como analogía invitó a mirar hacia “Potosí, por cinco décadas la ciudad más rica de todo el mundo y hoy solo quedan unas monedas de oro en un museo”.

Luego, se refirió a la UNCA y su relación con estas corporaciones. “Vi el video institucional por los 50 años de la UNCA. En él la hija de Federico Pais (uno de sus fundadores) cuenta que su papá conocía todo el interior, ‘él se comprometió con la gente’. Otros clamaron en las calles por la necesidad de una Universidad, era una generación que buscaba desarrollo, pero esa generación no podía imaginarse que ese desarrollo vendría con la entrega del paisaje que le dio razón de ser; la entrega de lo que es para los catamarqueños, y también para el país, Catamarca. Al escuchar el relato de los primeros impulsores de la UNCA tuve la certeza de que ninguno de sus creadores podría imaginarse que luego la UNCA pactaría con los desmoronadores de sus paisaje y les secuestrarían sus ríos, aguadas, surgentes y ojitos de agua”, expresó y logró un aplauso cerrado del auditorio.

Pese a la dura crítica, Segato reconoció que el comercio también es necesario. “Sé muy bien que el camino es anfibio, que algo hay que comerciar con el mundo pero con límites muy precisos, sin robarle nada a su gente, a su calidad de vida; cuando el mineral se acaba la gente queda sin nada, y ya no existirán los saberes que hagan posible la vida en la región, como en el sur donde antes había petróleo y hoy hay exceso de taxistas y kiosqueros”.

Finalmente señaló que “tampoco imaginaron aquellos que 20 años después de la fundación de la UNCA, un grupo de jóvenes de la elite política y económica atacarían sexualmente y matarían sin ningún grado de empatía a una jovencita, María Soledad. No olvidemos que hoy sabemos bien que el abordaje extractivista que mira al paisaje como cosa muerta, como cantera, como pura mercancía, enseña a mirar de la misma forma el cuerpo de las mujeres, como cosa, como cuerpo cosa. No hay mina sin prostitución y sin trata”, sentenció, frente a un auditorio sorprendido que contó entre sus asistentes al vicegobernador, Rubén Dusso.

Según trascendió, la escena tuvo una arista polémica cuando el decano de la Facultad de Tecnología, Carlos Savio, se levantó y se retiró del acto y no regresó. Sin embargo, fuentes universitarias señalaron que nadie podía sorprenderse por el mensaje ya que la distinción fue primero aprobada por un Consejo Asesor y luego por unanimidad por el Consejo Superior que integran todas las facultades.

El rector de la Universidad, Oscar Arellano, se mostró tranquilo por la situación y le bajó el tono a la polémica. Hoy será la última jornada del Primer Congreso Latinoamericano de Humanidades y Ciencias Sociales y se abre el debate por la postura que la Universidad tomará con la minería.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Máximo Kirchner

Te Puede Interesar