vuelven los problemas con tucumán

Preocupación de citrícolas por la falta de packing local

lunes, 27 de mayo de 2019 · 04:00

Los productores citrícolas  del Este vuelven a verse en problemas por la falta de una planta de empaque  local, mientras ya es inminente la cosecha.

Luego de los serios problemas que padecieron el año pasado, por las restricciones impuestas por Tucumán para el ingreso de fruta proveniente de Catamarca y de otras provincias vecinas como medidas preventivas para el HLB, la historia parece volver a repetirse.

Sucede que Catamarca carece de una planta de packing propia, lo que hace que la fruta local dependa exclusivamente de la infraestructura tucumana. 

El año pasado el Ministerio de Producción había comprometido avanzar en una planta local, pero aún no hay nada resuelto.

Propuestas

Hasta el momento hay compromisos y opciones para una instalación propia, pero no certezas. Entre las propuestas se baraja la posibilidad de adquirir una planta que se instaló en Pomán y que se encuentra en desuso y también está la posibilidad de que algún productor interesado en su instalación pueda hacerlo en forma privada con apoyo crediticio. Otra opción es que se reactive la sala de desinfección que se ubica en Chumbicha, que se paralizó hace 10 años.

Si bien admiten que hay diálogo permanente con las autoridades del Ministerio de Producción, algunos citricultores se encuentran preocupados por la falta de definiciones.

Los problemas para Catamarca comenzaron el año pasado, cuando Tucumán decidió ponerse estricto con el ingreso de los cítricos y reclamó el ingreso de fruta limpia y empacada para evitar plagas. Pese a que Catamarca se encuentra calificada como libre de HLB, el rechazo vuelve a presentarse.

El año pasado, mediante gestiones, se había logrado un permiso provisorio, cumpliendo con requisitos puntuales, pero el permiso solo duró hasta que finalizó la cosecha 2018.

En caso de que Tucumán vuelva a rechazar, los productores locales se verían impedidos de exportar e incluso de comercializar en mercados locales, lo que podría generar un serio perjuicio para la producción en marcha, que ya se ve aquejada por insumos a valor dólar.

A esto se suma también otra dificultad que atraviesa el Este por la tasa municipal impuesta por el intendente de Bañado de Ovanta, Elpidio Guaraz, sobre rutas nacionales y que apunta a la maquinaria agrícola. Un problema aún irresuelto.

Otras Noticias