sigue la Guerra en el Este

Por el peaje a las dádivas, Guaraz mandó a clausurar comercios

El intendente tomó medidas con quienes apoyan a su par santiagueño, que le había cobrado un impuesto por enviar camiones a San Pedro de Guasayán.
domingo, 05 de agosto de 2018 · 04:10

El escándalo fronterizo entre los municipios de San Pedro de Guasayán de Santiago del Estero y Bañado de Ovanta de Catamarca sigue creciendo.

El mismo día en que el intendente santiagueño, José Roberto Nour, decidiera ponerle fin al paso de camiones del municipio de Bañado de Ovanta con dádivas con el cobro de una tasa municipal; su par catamarqueño Elpidio Guaraz lanzó una ola de clausuras en su jurisdicción contra comerciantes que habían manifestado su apoyo a Nour.

Resulta que unos 23 municipios de Santiago del Estero afrontarán en septiembre elecciones y los escasos metros que unen a una jurisdicción con otra ponen a la población en medio de una campaña furiosa que tiene como principal protagonista al polémico intendente catamarqueño, que se metió en la carrera política de la vecina provincia apoyando al candidato opositor.

Al menos unos ocho comercios de la jurisdicción de Guasayán, pero del lado catamarqueño, fueron clausurados por disposición de la Municipalidad de Bañado de Ovanta.

Se trata de dos carnicerías, una despensa, una verdulería, un rapipago, un boliche, una farmacia y hasta la estación de servicio, que ya sufrieron la medida, pero habría más notificaciones en espera.
La sanción no tiene miramientos, ni siquiera de que se trate del único comercio en su tipo que asista a la población, tal como sucede con la farmacia y la estación de servicio, afectando no solo a quienes residen, sino también a quienes viajan y pasan por el lugar.

En las últimas horas del viernes se clausuraron varios locales comerciales y ayer el boliche. Al menos dos de ellos ya hicieron presentaciones legales.

A los comercios se los había emplazado a presentarse en el término de 48 horas en el municipio que conduce Guaraz a dar cuenta de la actividad que desempeñan, documentación de habilitación y además a regularizar los tributos municipales.
Se les requirió presentar toda la documentación relacionada con la habilitación del local comercial, “como así también el pago de los tributos municipales, en cumplimiento de las normas referentes a seguridad e higiene, en conformidad con lo establecido en el artículo 26 del código tributario municipal”, reza la notificación enviada con fecha 1 de agosto, el mismo día en que el santiagueño Nour comenzó a cobrar la tasa al paso de camiones de Guaraz.

En el documento también aclara que son pasibles del decomiso de mercadería y “la inmediata clausura del lugar”, medida que ya fue concretada. Pero lo más llamativo es que se aclara: “Sin perjuicio de radicar la correspondiente denuncia penal”, finaliza la nota enviada con sello y firma de Adolfo Castellanos, apoderado legal de la Municipalidad de Bañado de Ovanta, que lejos de amenazar con sanciones económicas por los posibles incumplimientos directamente apunta a una denuncia penal.

Para los vecinos no hay más que razones políticas.

La disposición del intendente Guaraz se dio el mismo día en que el intendente de San Pedro instaló una cabina de cobro de una tasa municipal por el ingreso de camiones que llegaban cargados con materiales de construcción y que se distribuían en apoyo del candidato opositor Guido Sotelo.
La medida surgió como consecuencia de un piquete en el paso a nivel entre seguidores por un lado de Nour, que protestaban por la intromisión catamarqueña, y del otro, colaboradores de Sotelo, acompañados por funcionarios y empleados del municipio de Guaraz.

Para esto los vehículos de Guaraz ya habían realizado unos 40 viajes diarios cargados de arena, cemento, apadrinando la campaña de Sotelo.

El piquete se mantuvo al menos por dos días, con fuertes cruces verbales de uno y otro lado, pero por fortuna sin llegar a mayores. Pero sin dudas, la furia se desató cuando Nour empezó a cobrar una suerte de peaje a los camiones de Guaraz, por lo que el asistencialismo quedó suspendido hasta que los comerciantes pasaron a ser rehenes del enfrentamiento.

Fue el propio Guaraz el que cuestionó a Nour por impedir el paso de los camiones a través de su cuenta de facebook. En varias publicaciones calificó a Nour de tener una “insensibilidad extrema” y admitió el envío de materiales que, según indicó, iban dirigidos a asistir a las familias humildes santiagueñas.

La disputa electoral que se inició en el pago santiagueño con dos contrincantes electorales tuvo como coletazo la presencia del intendente catamarqueño, acusado ya en otras oportunidades de inmiscuirse en campañas ajenas, como sucedió en Los Altos, cuando apadrinó a un sector político que enfrentaba al oficialismo del lugar.

Esta vez el territorio es otro, pero no achicó las aspiraciones de Guaraz de involucrarse en las elecciones santiagueñas.

Otras Noticias