la firma ofrece SOLO el 50% de la indemnización

Otra fábrica textil local despidió a diez operarios

Para el gremio SOIVA, la firma ARTEX cometió una serie de irregularidades. Tomó intervención la DIL.
martes, 28 de agosto de 2018 · 04:00

La crisis sigue golpeando a la industria y en los últimos días se registraron nuevos despidos en el sector textil. Diez operarios de la firma ARTEX S.A. fueron despedidos el viernes y tuvo que tomar intervención la Dirección de Inspección Laboral (DIL), ya que las desvinculaciones habrían sido irregulares. Los trabajadores despedidos se manifestaron ayer frente a la planta ubicada en el Área Industrial El Pantanillo, donde llevaron adelante una protesta pacífica reclamando por su fuente laboral.

La empresa dedicada a la confección de ropa de trabajo y de capitales porteños tomó la decisión de efectuar las desvinculaciones anunciando solo verbalmente los despidos e impidiendo el ingreso de los trabajadores a la planta.

Hasta ayer ninguno de los trabajadores había recibido el telegrama de despido, mientras que la empresa avanzó en tratar de lograr acuerdos en forma particular con cada uno de los trabajadores ofreciendo solo el 50% de las indemnizaciones.

El secretario general del Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA), Raúl Rivero, explicó a EL ANCASTI que la empresa no presentó ningún proceso de crisis para tomar la drástica decisión y tampoco hay ningún procedimiento formal que avale la medida.

El gremio realizó una exposición policial contra la empresa ya que impidió el ingreso de los trabajadores sin que hayan sido formalmente notificados; también se enviaron cartas documento exigiendo a la empresa que informe sobre la situación de los trabajadores.
Por su parte y ya con el conflicto en marcha, la DIL se hizo presente en el lugar y labró un acta por la situación.

Rivero señaló que se apeló a la empresa para que al menos cumpla con el monto total de la indemnización, pero se niega a cumplir.
“Ellos nunca hicieron una presentación de procedimiento de crisis, no hay nada que los avale de que administrativamente estén así. Estamos abiertos al diálogo para buscar una solución a todo esto. La empresa fue muy arbitraria y creo que no actuaron de buena fe”, dijo.

Rivero recordó que llamativamente los despidos se dan cuando concluye el acuerdo por el cual los trabajadores aceptaron el pago de sus salarios en dos partes. Hace seis meses trabajadores, gremio y empresa arribaron a un acuerdo para abonar los salarios en dos tramos, ante la compleja situación que alegó afrontar la empresa, sin embargo no cumplió con el pago de la segunda parte correspondiente al mes de julio, lo que afectó directamente a los despedidos.

“Los trabajadores tuvieron la predisposición de colaborar con la empresa para salir de esta situación y se aceptó que el sueldo sea desdoblado y justo ahora que se terminaba el acuerdo salen con 10 despidos”, reclamó.

Señaló que insistirán en que las indemnizaciones se abonen al 100%, tal como lo establece la ley, y adelantó que no se aceptará la propuesta de la empresa y que esperan ser convocados al diálogo.
Evaluó también que podrían recurrir a otros organismos en busca de apoyo y asistencia.
En primera instancia se elevará un informe al Ministerio de Producción y a la Subsecretaría de Trabajo para dar a conocer la situación por la que atraviesan los trabajadores.

Sospechas
Los despidos despertaron una serie de rumores y una creciente incertidumbre entre los trabajadores.
No solo se habla de que podría haber más desvinculaciones, sino de que la intención de la firma es prescindir de una parte de la cadena de producción, que sería reemplazada por el uso de talleres clandestinos que se ubican en la ciudad Capital y en Nueva Coneta.

Los llamados “aparadores”, que en definitiva son talleres que no cumplen en absoluto con la reglamentación vigente, serían los que se encargarían de la costura de las prendas y que ya estarían siendo utilizados por la empresa.