la factura de luz de un hospital pasó de $ 400 mil a $ 2.000.000

El aumento de las tarifas también golpea al sector salud

El titular de la cartera de Salud aseguró que en el primer semestre se agotó la partida que se había destinado para el pago de servicios de todo el año.
sábado, 14 de julio de 2018 · 04:00

El ministro de Salud, Ramón Figueroa Castellanos, afirmó ayer que el incremento en los servicios también afecta al presupuesto que el Ministerio había destinado para ese fin. En este sentido, comentó que al finalizar el primer semestre se agotó la partida presupuestaria para el pago de los servicios tales como agua, luz, gas. 

Figueroa Castellanos participó ayer de la asunción de los nuevos funcionarios del área de Salud. Al término del acto, el titular de la cartera de Salud fue consultado por el impacto que la situación económica tiene en el área.

El ministro comentó que todo el proceso relacionado con la inversión, infraestructura y adquisición de insumos está garantizado porque se distribuyeron partidas en los primeros meses del año. Eso permitió ganarle a la inflación. "Se hicieron compras grandes por licitación".

En igual sentido, con los medicamentos. Sobre este punto informó que en febrero se había convocado a una licitación para adquirir medicación endovenosa por $ 15 millones "y con eso no tuvimos mayores problemas porque está cubierto hasta agosto del año próximo".

"Las tarifas son de mucho impacto, en este momento. Nosotros cerramos diciembre 2017 con cero deuda del Ministerio de Salud con los servicios públicos, no debíamos nada. Cuando vinieron las tarifas de este año pagamos los tres primeros bimestres y nos quedamos sin plata en todos lados", manifestó.

"Nos pasa lo que le pasa a la señora de la casa que pagaba de luz $ 500 y hoy paga 4.000. Eso mismo le pasa a los hospitales. Un hospital como el San Juan Bautista pagaba $ 400 mil y hoy se fue a $ 2 millones", dijo como ejemplo.

Además, apuntó que un quirófano, terapia intensiva, todo es electricidad, ahora llega el resonador y son todas tecnologías que demandan electricidad. Estamos trabajando con Hacienda para ver la forma de financiar el segundo semestre", anticipó.
En este marco, aclaró que no hubo cortes de servicios porque se terminó el primer semestre con las "cuentas al día". "La preocupación es por el segundo semestre; para que se pueda ver claramente hay que tener en cuenta que los medicamentos se incrementaron un 800%", indicó. 

Aumentos 
Solo para los primeros meses del año, el incremento por el precio de la energía fue del 45%.
Este año el incremento de la luz, por el impacto de la modificación de las tarifas a nivel nacional, se dio en dos etapas: desde febrero el aumento para un usuario residencial (consumo promedio) fue del 16% y en marzo llegó al 45% promedio.

Además, desde enero ya está vigente el incremento del Valor de Distribución (VAD), que fue autorizado a través de audiencia pública y que se refiere al componente local de la tarifa. El incremento autorizado fue de un 26%.

Pero a esto se suman los aumentos acumulados desde 2016. 
Según datos de la empresa EC SAPEM, la actualización tarifaria realizada a nivel nacional ocasionó que la hora megavatios pasara de $104,99 (valor a diciembre de 2015) a $1.120, sufriendo un incremento superior al 1.000%, lo que terminó impactando en las facturas de todos los usuarios.

"Bombitas de humo"

Por otra parte, el ministro prefirió no pronunciarse con respecto al proyecto que propone legalizar el aborto. En este sentido, consideró que “son bombitas” para no discutir otros problemas que hoy tiene el país como la desocupación o la inflación.

“Todas estas bombitas de humo son para que no hablemos de los servicios públicos, del cierre de las PYMES, de los despidos. Hubo una falta absoluta de seriedad en tratar un proyecto que tiene 2 o 3 años de debate en todo el mundo, y aquí, en dos meses, con un trámite expres nos quieren hacen olvidar de toda la crisis que estamos viviendo”, señaló.
Figueroa Castellanos opinó que es una discusión que hay que consensuar, sino genera más quiebre y profundiza las grietas. 

Al ser consultado si podía pronunciarse a favor o en contra, respondió: “Lo que yo diga no ayuda porque no soy ni senador ni diputado nacional. Yo solamente voy a tener que acatar la ley y si no estoy de acuerdo voy a tener que renunciar”, concluyó.

Otras Noticias