lunes 3 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo balearon el domingo durante una pelea de bandas

Murió Gonzalo Moreno, el joven que había sido baleado en las Mil Viviendas

El martes se confirmó la muerte cerebral. El sospechoso del crimen fue imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de septiembre de 2022 - 00:10

Gonzalo Moreno (25) recibió un disparo en la cabeza el domingo a la noche, realizado con una pistola 9 milímetros, y tras cuatro días de agonía murió ayer en el Hospital San Juan Bautista.

Por el hecho, el único detenido y sospechado de haber realizado el disparo, Ariel Aragón (18), quedó imputado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego". Mañana será indagado.

El crimen es investigado por la Fiscalía Penal Juvenil, a cargo de Guillermo Narváez, que actuó como fuero de atracción debido a la participación en el hecho de un menor, hermano del detenido, quien está en libertad sindicado por presunto "abuso de armas".

El deceso se produjo aproximadamente a las 16. Su estado de salud era irreversible ya que el martes le habían diagnosticado muerte cerebral.

De acuerdo con lo informado por Sandra, hermana del joven, el disparo le provocó múltiples fracturas de cráneo y pérdida de masa encefálica.

Permaneció internado en la sala de terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica y el miércoles a la noche los médicos advirtieron a la familia sobre la complejidad y la gravedad de su estado de salud.

En el transcurso de la tarde el cuerpo fue trasladado a la Morgue Municipal, donde se le realizó la operación de autopsia para determinar las causas que le provocaron la muerte.

Aragón se entregó a la Justicia el martes. La fiscalía lo imputó por "homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego", y al momento de ser indagado se mantuvo en silencio.

Con la muerte de Moreno, Aragón quedó sindicado como presunto asesino.

Disputa entre bandas

El ataque del domingo que terminó con la vida de Moreno puso en evidencia la existencia bandas o facciones en las Mil Viviendas, cuyos brutales enfrentamientos combinados con amenazas de muerte y hasta robo piraña fueron denunciados penalmente en reiteradas ocasiones, al menos por una de las partes implicadas en esta causa.

Abi De la Fuente, madre de los hermanos imputados, lamentó "la situación de esta familia" y aseguró que "jamás busqué este problema".

En diálogo con este diario informó que el domingo a la noche "llegaron aproximadamente treinta personas con palos y caños y me reventaron la casa. Llamé al 911 dos veces. Mi familia llegó más rápido que la Comisaría Sexta (que queda a pocas cuadras). Me destruyeron todo".

Como antecedente recordó que en mayo denunció a los violentos, a quienes identificó como integrantes de "la banda del 27. Son del barrio San Ramón y golpearon a mi hijo de 16 años. Eran 15. Lo golpearon en la cabeza y le robaron las zapatillas. Hice la denuncia en la Unidad Judicial N° 6 pero seguían las burlas y las amenazas", agregó.

La familia del joven asesinado denunció el miércoles a la madre de los dos imputados por amenazas de muerte cuando se cruzaron en el edificio de Fiscalía Penal Juvenil.

La familia de Moreno dio una versión distinta.

Explicó que el domingo, mientras compartían un asado en la casa de una familia amiga, ante nuevos disturbios intentaron hablar con los violentos frente a la vivienda de éstos, quienes les respondieron con disparos y palazos.

Por la gravedad del enfrentamiento del domingo, la Policía reforzó la seguridad en la zona y en los domicilios de las dos familias implicadas.

Al cierre de esta edición se supo que habría registros de videos con los ataques que habrían sido protagonizados por los hermanos Aragón antes de la agresión del domingo, que fueron aportados a la causa.

Hábeas corpus

El fallecimiento de Moreno también dejó al descubierto un antiguo conflicto entre integrantes de la familia de Aragón, la Comisaría Sexta y Drogas Peligrosas.

Fuentes oficiales informaron que a principio de año la familia solicitó al Juzgado Federal un hábeas corpus aduciendo que eran investigados, hostigados y perseguidos por supuesto narcotráfico. La Justicia hizo lugar al pedido y dispuso que la Policía dé intervención al Juzgado ante cualquier situación que pudiera involucrar a los sospechosos y que estuviera relacionada exclusivamente con los delitos que comprenden a ese fuero.

Es decir que se ordenó a la Policía que no tome ninguna medida de investigación o de arresto que no haya sido autorizada previamente por el Juzgado Federal. Presuntamente y a pesar de los reiterados conflictos entre facciones -que con el tiempo se hicieron más agresivos y terminaron en un asesinato-, en los que habrían participado los sospechosos, personal de la Comisaría Sexta no habría actuado, basándose en el hábeas corpus que, como se explicó, fue dictado para sospechas de delitos federales que son investigados por la Justicia Federal. Los delitos ordinarios o comunes son investigados por Justicia ordinaria o provincial.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Desbaratada. La banda fue desarticulada en agosto de este año, tras una larga investigación.

Te Puede Interesar