miércoles 20 de septiembre de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Dos testigos denunciaron que fueron amenazados de muerte

La querella busca probar que Castro planificó el crimen de Miguel Ángel Ferreyra

"Habría un tercer testigo que presenció el ataque anterior de Castro en contra de Ferreyra, días previos al hecho en donde lo mata", aseguraron. Visualizan las imágenes de las cámaras.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Mientras continúa la investigación por el homicidio de Miguel Ángel Ferreyra (28), la querella apunta a probar que el hecho fue planificado por Jorge Castro, el principal sospechoso de haberle dado muerte a la víctima. Según explicaron, habría tres testigos que tienen conocimiento de un ataque previo que perpetró Castro en contra de Ferreyra, días antes del asesinato. Así lo dio a conocer el abogado querellante, Sebastián Ibáñez. “Nosotros vamos a empezar a trabajar probatoriamente con la posible circunstancia agravante, que es la de la premeditación del homicidio por parte de Castro, ya que habría un tercer testigo, ya no solo la viuda de Ferreyra, que también presenció el ataque anterior, intento de homicidio de Castro en contra de Ferreyra, días anteriores al hecho en donde lo mata”, aseguró en diálogo con la prensa.

De acuerdo con las declaraciones del letrado, desde la querella estarían “en condiciones de probar que Castro planificó, que ya tenía la idea de matarlo a Ferreyra cuando lo hace el domingo en la madrugada”. En este sentido, detalló que si logran demostrar que Castro sumó a su madre, Mónica Murúa, en la planificación, “estamos ante el concurso premeditado entre dos o más personas que lo agrava al homicidio”.

Por otra parte, indicó que la pesquisa avanza con la visualización de las imágenes que registraron las cámaras de seguridad. También se refirió a la situación de Murúa, quien no pudo acceder a la prisión domiciliaria como lo había solicitado la defensa. “Se acreditó, a través del examen médico correspondiente, que está en condiciones de salud para seguir su detención en la Unidad Nº 2 de Mujeres. Es una prueba objetiva, médica”, añadió.

Amenazas

Dos testigos presenciales del crimen denunciaron que fueron amenazados de muerte por parte de un familiar directo de Castro, según comentó Ibáñez a El Ancasti. Las amenazas habrían ocurrido el último viernes. De acuerdo con la información que brindó el abogado a este diario, los testigos acusaron a ese familiar de Castro porque el lunes de la semana pasada se apersonó en la vivienda de uno de los testigos y le manifestó que “le iba a meter un balazo en la cabeza”, de acuerdo con lo que señaló Ibáñez. Con el paso de los días, el pasado viernes realizaron la denuncia penal en la Unidad Judicial Nº 10, acompañados por Ibáñez y solicitaron que se active el sistema de protección al testigo.

Reunión

El último viernes, el juez de Control de Garantías Nº 3, Lucas Vaccaroni, recibió a los familiares de Ferreyra en su despacho. En la ocasión, les comentó a qué se debió su intervención en el caso, esto es la audiencia de control de detención y la confirmación de la detención de Castro y Murúa. También les explicó cuál es su rol y que él no está a cargo de la investigación. Además, se comprometió a resolver con celeridad cuando sea convocado en la causa por alguna solicitud de las partes.

Hecho

Sucedió el domingo 10 de septiembre. Según los primeros testimonios, ocurrió en el barrio 140 viviendas, departamento Valle Viejo, cuando Ferreyra discutió con Castro. Supuestamente el cruce de palabras terminó cuando se trenzaron en lucha y Castro le dio uno o dos puntazos a la altura del corazón.

Ferreyra cayó herido. Fue trasladado al Hospital de Villa Dolores y de allí al Hospital San Juan Bautista de la Capital, a donde llegó sin vida y se dio intervención al fiscal de turno, que en esa semana fue Laureano Palacios.

El trasfondo del crimen tiene su origen en un robo que había sufrido Ferreyra, a quien le sustrajeron el casco de su motocicleta y unos hierros.

El domingo a la mañana, fue a reclamarle sus pertenencias a Castro y se produjo la gresca que terminó con Miguel Ángel asesinado.

“Él (por Miguel Ángel) ha ido a reclamar las cosas que le han robado (por un casco de moto y columnas de hierro) y no ha ido a buscar pleito, no ha ido a buscar nada de eso. Simplemente que le devuelvan las cosas.

Se hicieron los malos. Como andaba solo, les pareció lindo de quererlo llevar por delante. Se paró, peleó, él la llevaba ganando. Cobardemente, buscaron un cuchillo. Vinieron como siete compañeros más y lo atacaron”, expresó días atrás su padre, Miguel Ferreyra.

Jorge Castro y su madre, Mónica Beatriz Murúa, fueron imputados por el fiscal. Palacios acusó a Castro por el delito de “homicidio simple en calidad de autor” y a Murúa por “homicidio simple en calidad de partícipe secundaria”. En la indagatoria, Castro y Murúa se abstuvieron de prestar declaración.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Matías Chuki Nieva recibió su octava condena

Te Puede Interesar