domingo 26 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Fue arrestado y luego liberado con restricciones

Exclusión del hogar para acusado de violento

Atacó a su expareja y a sus hijos. La Justicia de Familia le impuso 120 días de exclusión del hogar.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de abril de 2022 - 00:02

Una persona de 42 años terminó arrestada luego de que atacara a su expareja y a sus dos hijos en violento hecho ocurrido la madrugada de ayer en la zona sur de la Ciudad.

Por el hecho tuvo que intervenir personal policial de la comisaría Sexta que se dirigió hasta una casa de calle San Juan en donde un hombre se había tornado agresivo contra su expareja y sus dos hijos. Fue uno de los jóvenes que decidió pedir auxilio a la policía y llamó por teléfono para pedir la presencia de un patrullero de manera urgente.

El sospechosos fue trasladado hasta la seccional y acto seguido las víctimas presentaron la denuncia penal en la Unidad Judicial N° 6.

El expediente fue girado al Juzgado de Familia N° 2, a cargo de Olga Amigot de Solohaga que le impuso exclusión de hogar por 120 días y además se le fijaron restricciones.

La denunciante se puso en contacto con El Ancasti y presentó un escrito titulado: "Vencer la vergüenza".

"No es fácil atravesar una situación de violencia. A veces, se aprende a sobrevivir y para sobrevivir se calla. La vergüenza de contar una situación de violencia es muy grande. El silencio que callamos las mujeres y madres, a veces lo rompen los hijos. Ellos se animan a poner un freno. Esta vez, fue mi hija quien, cansada de esta situación, se animó a llamar al 911 para que venga la Policía.

A veces, esa vergüenza, mezclada con culpa, viene por los prejuicios de otros. “Porqué no te vas” o “porqué aguantás”, son interrogantes inquisidores. Ni hablar cuando pasás por una Defensoría Civil para plantear una cuota alimentaria. “Señora, usted tiene que bajar sus pretensiones”, me dijeron por cometer la osadía de que cumpla con un gasto de la crianza de sus hijos. Cuando una persona no tiene familia a quien recurrir y tiene hijos a quien proteger, busca en quien aferrarse, una mano amiga. Conseguir un lugar para vivir no se hace fácil. En diciembre de 2019, en el Instituto Provincial de la Vivienda, presenté un informe de la Secretaría de Familia para adjuntar a mi legajo. El informe –con fecha de ingreso del 11 de julio de 2019- daba cuenta del contexto en el que mis hijos y yo vivíamos. Tampoco hubo respuesta.

Esta vez, cuando la historia de violencia se repitió, yo preferí callar, pero fue mi hija quien decidió llamar al 911. Fue por ellos, que esta vez, me animé a hacer la denuncia.n

violencia de genero.JPG

Seguí leyendo

Te Puede Interesar