martes 17 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Entre febrero y lo que va de abril

En el 50% de los debates, agresores sexuales ocuparon el banquillo

Solamente en Cámaras Criminales hubo alrededor de 30 audiencias y la mitad fue por abusos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de abril de 2022 - 00:05

Algunos confiesan y asumen su responsabilidad; otros aseguran que todo fue consentido y están los que se mantienen en silencio. En el primer tramo de este 2022, entre las tres Cámaras de Sentencia en lo Criminal y la Cámara de Sentencia Penal Juvenil se efectuaron, aproximadamente, 30 audiencias –entre debates y suspensiones de juicio a pruebas, por delitos de variada índole-. No obstante, entre febrero y lo que va de abril, se concretaron alrededor de 15 audiencias por delitos contra la integridad sexual. De acuerdo con la agenda judicial, hoy podría finalizar un debate y, en paralelo, en otro tribunal se iniciaría otro.

En gran medida, los casos que se juzgaron fueron abusos sexuales en la infancia (ASI) intrafamiliares y muchos de éstos sucedieron en el interior. En algunos casos, los acusados llegaron a debate en libertad y en otros, detenidos. En un altísimo porcentaje, los acusados fueron declarados culpables y condenados a prisión efectiva.

Entre las particularidades se destacó que un debate debió suspenderse porque el acusado se suicidó días previos. Solamente un acusado de abusar de una mujer fue absuelto por el beneficio de la duda. También, en la Corte de Justicia de Catamarca se llevó a cabo una audiencia de expresión de agravios. Un condenado por abuso sexual había casado la sentencia de Cámara.

Consultados por El Ancasti, los fiscales Alejandro Dalla Lasta Baroni, de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación, y Ezequiel Walther, de la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación, advirtieron algunas características en los recientes casos de delitos contra la integridad sexual que fueron juzgados. “Se advierte de manera notable que hay un incremento de casos intrafamiliares, en primer lugar, y muchos abusos crónicos, en cuanto al tiempo de comisión, muy largos, reiterados en el tiempo propiciados por la cercanía, la preeminencia de la víctima y compartir los ámbitos de vida”, indicó Walther.

Por su parte, el fiscal Dalla Lasta señaló que el abusador es alguien conocido (muchas veces pariente o personas cercanas allegadas por el afecto) de la víctima; “es raro que sea un completo desconocido”. A la vez, advirtió que el abuso sexual en la infancia (ASI) puede suceder en cualquier ámbito y no depende de la condiciones sociales o económicas de las víctimas o victimarios.

11-2.jpg
Alejandro Dalla Lasta: "El diálogo permanente, fluido y sincero por parte de la familia es sumamente necesario”

Alejandro Dalla Lasta: "El diálogo permanente, fluido y sincero por parte de la familia es sumamente necesario”

En este punto, su colega Walther comentó que se observa que los docentes están más capacitados para denunciar. No obstante, de acuerdo con los casos que llegaron a debate –muchos de éstos desde el interior-, aún no se advierte la presencia de la Educación Sexual Integral (ESI).

Para el representante del Ministerio Público Fiscal es necesario que se capacite adecuadamente en todas las escuelas y que se provea de herramientas a las víctimas y a los familiares para que puedan advertir de manera más rápida la existencia de indicadores compatibles con abusos sexuales, que les permita estar alertas para extremar los recaudos.

Tiempos modernos

Los delitos contra la integridad sexual también se han complejizado en los últimos tiempos. “Los tiempos han cambiado y la implementación de nuevas tecnologías se desvió no sólo hacia el grooming sino también para almacenar con fines sexuales propios o para divulgarlos, lo cual es otro tipo de delito: la difusión de material de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes (MASNNA). Se está notando este incremento”, indicó el fiscal Dalla Lasta.

Estadísticas

En relación con el ASI, es importante tener en cuenta, según estudios afines, que al menos la mitad de los casos se produce en el hogar; el victimario, es decir quien perpetra el abuso, es alguien conocido por la víctima y, por lo general no es sólo conocido, sino que tiene algún grado de familiaridad. A veces, suele ser el padre, padrastro, abuelo, tío, hermano o primo (en estos casos, se trata de un abuso sexual intrafamiliar); en otras ocasiones, puede ser un docente o vecino.

El ASI posee datos estadísticos que son dramáticos. En Argentina, algunos estudios estiman que uno de cada cinco niños y niñas es abusado por un familiar directo antes de los 18 años. La edad media de inicio del abuso es de ocho años. También, se advierte que la gran mayoría de las víctimas serán niñas o adolescentes mujeres (ocho o nueve de cada 10). Además, el 70 % de las adolescentes víctimas no dirá jamás que fue abusada ni buscará ayuda.

Al respecto, especialistas en esta temática advierten que la familia “puede ser un territorio favorable” para maltratar y abusar de chicos y chicas. “Se trata de una órbita de violencia, de la familia como prisión”, se remarcó.

11-3.jpg
Ezequiel Walter: "Hay un incremento de casos intrafamiliares y muchos abusos reiterados en el tiempo".

Ezequiel Walter: "Hay un incremento de casos intrafamiliares y muchos abusos reiterados en el tiempo".

Patrones de conducta que se observan

El fiscal Dalla Lasta Baroni indicó que, en gran medida, los acusados de delitos contra la integridad sexual comparten algunos patrones de conducta que se repiten en muchos casos. En ocasiones, el agresor procede con engaños hacia la víctima como así también hacia su familia, para conseguir la confianza. “Esconde sus propósitos sexuales mostrándose amable y haciendo favores. Es ahí cuando la familia baja la guardia y el depravado comete el hecho. Parte de los engaños es introducir cuestiones de índole sexual en la conversación o mostrar pornografía sin que las niñas o niños alcancen obviamente a entender la naturaleza de tales actos. Con este solo hecho el perpetrador corrompe hacia el futuro el normal desarrollo de la sexualidad en el caso de chicos y chicas. Este agresor sexual es alguien que prepara sutilmente de a poco, hasta maquiavélicamente, el terreno con el fin último del cometer el abuso sexual. Es por eso que resulta difícil detectarlo previamente. No obstante, hay que estar atentos a las señales. El reproche penal sobre estos hechos recae precisamente en lo artero que consiste la conducta de un mayor de edad que agrede sexualmente a personas absolutamente vulnerables: los niños y niñas, básicamente por su inocencia, entre otros factores”, explicó.

Otra de las características típicas de este abuso, remarcó, es como partes de un abanico de engaños: separar a las víctimas de su familia o amigos y amigas -cual secta religiosa- para que no cuenten nada de lo que lamentablemente les está pasando. “Es por ello que el diálogo permanente, fluido y sincero por parte de la familia es sumamente necesario”, comentó.

Al respecto, el fiscal Walther consideró que las redes de contención son espacios propicios para que la víctima eventual pueda tener la posibilidad cierta y concreta de manifestar lo que está viviendo. “Que no se sienta cuestionada, atacada o señalada por ningún tipo de comentario, que tenga la mayor libertad de conciencia y espiritual para que pueda decir lo que le está pasando, para que se pueda investigar como corresponde”, explicó.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar