viernes 24 de mayo de 2024
Esta semana continúa el debate

Acusados de abuso sexual y rapto contaron su versión de los hechos

Mientras se espera que la semana que viene continúe el debate contra Gabriel Leiva y Emanuel Agüero, quienes están acusados de los delitos de abuso sexual con acceso carnal y rapto, los imputados decidieron contar su versión de los hechos y señalaron que mantuvieron relaciones consensuadas con la víctima.

El abuso habría ocurrido en julio de 2018, cuándo, según la denuncia, los imputados citaron a la víctima a un domicilio del barrio Inta II (Valle Viejo) para una presunta entrevista de trabajo y ahí la habrían sometido.

Sin embargo, los acusados contaron su versión de lo ocurrido y señalaron que si bien mantuvieron relaciones con la víctima, "fueron consensuadas" y negaron haber cometido los delitos por los que son enjuiciados.

"Ella habla de una entrevista de trabajo, que le dijeron que yo era gerente de un hotel y eso nunca pasó. Ella se juntó con Emanuel a tomar bebidas alcohólicas y después me invitan a mí, me invitan por audios de WhatsApp, audios en los que ella decía una mala palabra incitándome a que yo fuera", contó Leiva, quien agregó que "afortunadamente hay muchísimas pruebas que demuestran que ella esta mintiendo. Nosotros tenemos familia que está angustiando por todo esto".

Agüero, por su parte, remarcó que "estábamos reunidos tomando algo en un día domingo, como hacen la mayoría de las personas. Invitamos a Gabriel y como dice él no hubo ningún ofrecimiento de trabajo, simplemente era una juntada como cualquiera". Además señaló, en referencia a la víctima, que "yo la conocía del barrio, pero nos habíamos juntado de chicos y nunca más después. Ella me agregó en las redes sociales y veía lo que yo hacía y mis movimiento. Ese día yo había puesto un estado en WhatsApp diciendo que iba a hacer un asado y ella me dice que si no había problema de ir a mi domicilio (barrio La Tablada),y bueno, se presentó ella sola y ahí sucedió todo. Empezamos a mandar invitaciones a varias amistades porque íbamos a hacer un asado y en ese momento ella le manda desde mi celular audios a Gabriel para que venga, él se hizo presente y compartimos. Nunca hubo ofertas de trabajo ni nada".

Luego, Agüero contó que "como yo tenía un sobrino enfermo en mi domicilio decidimos irnos a la casa de Emanuel en el barrio Inta II, dónde ella dice que ocurrió el abuso".

Leiva repitió que "nada de lo que ella relata es verdad" y relató como se fueron dando los hechos en su domicilio. "Todo comenzó con un juego infantil, si se puede decir. Ella preguntó que era lo que había en la alacena, era un juego de jenga y comenzamos a jugar por prendas, una de esas prendas era sacarse la ropa. Fue en un ambiente en el que estábamos con música, tomando bebidas alcohólicas los tres, porque después ella dijo que no tomó nada pero estaba tomando desde temprano. Bueno, en ese ambiente empezamos a bailar, todo consentido. Ella todo el tiempo tenía el celular en la mano y mandaba mensajes".

Posteriormente, siempre según el relato de Leiva, "tocan el portero eléctrico que tengo en casa, atiendo y me dicen que era la policía. Cuándo voy a abrir veo que había como ocho policías y un chico de civil que me dice que era el novio de ella, así que fui y la hablé. Cuándo salió ella ingresaron el novio y la policía y nos comenzaron a agredir. En ese momento nos arrestaron, me allanaron la casa y me allanaron el auto, pero no había nada. Ella decía que yo le mostraba folletos del hotel y eso, pero no había nada".

Finalmente los acusados señalaron que si bien no saben que llevó a la víctima a realizar la denuncia, indicaron que "puede haber sido por el novio y por la vergüenza de ser descubierta con dos personas".

También remarcaron que durante el juicio, en las distintas instancias, "declararon tres médicos que indicaron que no se encontraron lesiones consistentes con una abuso sexual. Además no se encontró nada que pruebe su relato".

El debate se lleva a cabo en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Instancia, cuyo Tribunal está integrado por los jueces Fernando Esteban, Mauricio Navarro Foressi y Rodrigo Morabito. El Ministerio Público Fiscal es representado por la fiscal Daniela Barrionuevo, quien está acompañada por el abogado de la querella Claudio Contreras. La defensa es ejercida por los abogados particulares Luciano Rojas y Pedro Justiniano Vélez.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar