Esta mañana

Grooming: Bustos fue condenado a 4 años de prisión

miércoles, 16 de junio de 2021 · 11:24

En el Juzgado Correccional 2 se condenó esta mañana a la pena de 4 años de prisión a Juan Carlos Bustos, a quien se encontró culpable del delito de Grooming contra una joven. 

Además se determinó analizar uno de los testimonios brindados en el debate para que la Justicia investigue otros posibles hechos, ya que par el abogado de la querella, Justiniano Vélez, se trata de "pedofilo de alta peligrosidad". 

La pena coincide con la solicitada ayer por la fiscal Olga Pereira y por la querella. 

Los hechos de grooming que llevaron a la condena del acusado fueron cometidos en perjuicio de una adolescente en 2013 y 2016. Tanto en la etapa de instrucción como en el juicio oral, el hombre se abstuvo de prestar declaración.

Bustos está detenido en el Servicio Penitenciario Provincial de Miraflores (SPP) desde fines del año pasado.

Sobre él se emitió una orden de detención luego de que no se notificara de algunas medidas en el proceso. Debido a que no podía ser localizado desde el Tribunal se libró la orden de captura. Personal de la División de Investigaciones de la Policía de la Provincia informó que Bustos se encontraba en el barrio porteño de Palermo, en CABA. Finalmente fue trasladado en diciembre último y quedó detenido en el SPP a la espera del juicio oral.

El delito 

El artículo 131 del Código Penal Argentino (CPA) fija una pena de 6 meses a 4 años de prisión al que "contactare por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma".

Los adultos que realizan grooming suelen generar uno o varios perfiles falsos, haciéndose pasar por un niño, niña o adolescente, buscando generar una relación de amistad y confianza con el o la menor a quien quieren acosar.

En Argentina el grooming es un delito penado por la ley, que puede ser la antesala a otros delitos, como por ejemplo:
• Obtener material de abuso o explotación sexual contra las infancias.
• Generar encuentros personales con las niñas, niños o adolescentes con intenciones de cometer un abuso sexual físico.
• Comercialización en redes de explotación sexual contra las infancias y adolescencias.

Además, el grooming puede llegar a generar en las niñas, niños y adolescentes consecuencias psicológicas y físicas derivadas de la manipulación por parte del adulto.

Otras Noticias