sábado 13 de julio de 2024
Hoy le confirmaron la prisión preventiva

Salcedo intentó asfixiar a tres de sus ex; a Débora la asesinó

Está imputado por "homicidio calificado por mediar relación de pareja". El crimen ocurrió en abril pasado.

Por Redacción El Ancasti

El juez de Control de Garantías N° 1, Héctor Rodolfo Maidana, le confirmó la prisión preventiva a Javier Edgardo Salcedo, quien está acusado del homicidio de Débora Barros, ocurrido el 11 de abril. Los antecedentes del individuo, señalado en los testimonios de tres de sus exparejas, complican aún más su situación. Las tres indicaron que Salcedo las habría atacado asfixiándolas, logrando salir ilesas por cuestiones ajenas a la voluntad del violento. Según la autopsia, Débora Barros murió por "asfixia mecánica por sofocación".

La audiencia de prisión preventiva se realizó por sistema de videoconferencia el pasado jueves y pasó a un cuarto intermedio hasta ayer, cuando se conoció la resolución del juez Maidana con respecto del pedido del fiscal Ezequiel Walter. 

Salcedo está imputado por el delito de "homicidio calificado por mediar una relación de pareja". El 11 de abril pasado familiares del individuo llegaron a la casa de éste y lo encontraron semiinconsciente bajo los efectos de drogas. En una de las habitaciones de la casa hallaron a Débora Barros sin vida envuelta en una frazada.

Ambos mantenían una relación de dos meses y testimonios de vecinos indicaron que lo vieron ingresar a la casa el viernes 10 de abril en compañía de una joven, la víctima.

Ambos mantenían una relación de pareja desde hace dos meses, según lo confirmó la investigación en base a testimonios. 
La autopsia realizada a la víctima determinó que "la muerte de Débora Jesús de la Pasión Barros fue por traumatismo facial por golpe seguido de asfixia mecánica por sofocación en un estado de escasa resistencia".

Según lo señala el Juez de Control de Garantías en los fundamentos para confirmar la prisión preventiva: "Esto último (la autopsia) adquiere particular relevancia, si se tiene en cuenta lo manifestado por las testigos (...) con quienes el traído a proceso mantuvo una relación de pareja" y quienes detallan lo hechos de violencia vividos con el ahora imputado.

Los testimonios 

Los tres testimonios de las exparejas de Salcedo:

Una de ellas señaló que en 2017 el sujeto se violentó, "corrió hacia la puerta, la cerró con llave y después se tiró arriba de ella en la cama e intentó ahorcarla. Le decía cuando discutían que él podía matarla y que nadie se iba a dar cuenta".

El otro testimonio indicó que entre 2009 y 2010 se hizo "presente Salcedo en su trabajo y Salcedo comenzó a increparla pidiéndole que le diga con quién lo había engañado, para posterior tomarla del cuello con sus dos manos impidiéndole respirar, aplicándole además un golpe de puño en la panza, mientras le manifestaba que la iba a matar".

El tercer testimonio es de una joven con quien Salcedo tiene una niña. En 2020, luego de discutir y reclamarle que siempre salía y volvía con olor a alcohol "la tira contra la cama, empujándola desde los hombros, para luego ahorcarla con sus dos manos e intentó también asfixiarla con la almohada, haciéndolo pero en ese instante la bebé llora" y él desiste. 

Finalmente Maidana señala en sus fundamentos que "la importancia de dichos testimonios radica en que los mismos son coincidentes en señalar el carácter violento de Salcedo, como así también en que el mismo habría intentado asfixiarlas, lo cual es la causa de la muerte de Barros, constituye un poderoso indicio de autoría material", puntualizó.

Aún está alojado en una comisaría 

Desde el 11 de abril, el día del hecho, Javier Salcedo está alojado en una comisaría ya que aún continúa con pericias por realizar. Cuando los trámites judiciales finalicen será alojado en el Servicio Penitenciario hasta la fecha de juicio.

Javier Salcedo tiene antecedentes de condena. En 2011 había sido condenado por "portación ilegítima de arma de guerra". El sujeto la había comprado para presuntamente matar a su pareja de ese momento. Fueron sus familiares quienes alertaron a la policía y lo detuvieron.

Fue condenado a la pena de 2 años y medio de prisión efectiva. El fallo fue emitido por el juez de la Cámara en lo Criminal de Segunda Nominación, Rodolfo Bustamante.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar