lunes 24 de junio de 2024
POR HECHOS DE VIOLENCIA Y ABUSO SEXUAL

Se arrepintió, pidió perdón y lo condenaron a 13 años de prisión

La Cámara Penal de Segunda Nominación lo halló culpable de todos los delitos imputados y lo condenó.

Por Redacción El Ancasti

Era su última oportunidad para poder expresar algunas palabras. Desde el banquillo de los acusados manifestó hacerse cargo de los hechos que se le habían imputado. Pidió disculpas “desde el alma” por lo que pasaron las víctimas –su expareja, quien lo denunció, y la familia-. De esta manera, confesó. 

En la tercera y última audiencia del debate por violencia y abuso sexual que se había iniciado el lunes pasado en la Cámara Penal de Segunda Nominación, ayer se desarrolló la instancia de alegatos y se dio a conocer el veredicto. Por tratarse de un delito de instancia privada, el debate se desarrolló a puertas cerradas a fin de resguardar a la denunciante.

El acusado debía responder por “lesiones leves agravadas por mediar relación de pareja previa y violencia de género, amenazas y daños” (primer hecho), “privación ilegítima de la libertad agravada y amenazas en concurso real” (segundo hecho) y “abuso sexual con acceso carnal” (tercer hecho).

Fuentes consultadas por El Ancasti indicaron que el fiscal Alejandro Dalla Lasta Baroni mantuvo la acusación y pidió una pena de 13 años. En su alegato, el representante del Ministerio Público Fiscal consideró que todos los hechos denunciados se encontraban en un contexto de violencia de género, que se prolongó durante años pero quedó especificado en marzo de 2020, cuando la mujer denunció. Para Dalla Lasta Baroni, las agresiones iban en aumento; comenzaron con violencia psicológica y física y llegaron al abuso sexual. Ante esta situación, advirtió que el desenlace pudo haber sido peor. 

En este sentido, remarcó el testimonio de la denunciante, quien declaró que cuando su agresor la ató y en ese momento llegó su hijo, pensó que la iba a matar.

Según el fiscal, pese a que el imputado no contaba con antecedentes en contra, por el testimonio de la denunciante y de la testigo, que también fue pareja del acusado, se advirtió que tiene un patrón de conducta violenta contra las mujeres.

El lunes, al inicio del debate, el acusado había declarado que su expareja lo denunció “por celos” porque él ya estaba con otra pareja y había otro hijo de por medio. Para el imputado, se trató de “una venganza” porque en su momento le había contado que iba a tener otro hijo.

A su turno, la denunciante ratificó cada una de las denuncias –cada hecho tiene varios delitos-. Además, dio detalles sobre cómo fue su vida en pareja con el acusado, padre de sus hijos. 

La mujer dio detalles de los maltratos sufridos, que no se había animado a denunciar. Según sus palabras, soportó todo por sus hijos. De esta manera, la mujer se mantuvo en sus dichos, por los tres hechos.

Por su parte, Marcos Gandini, abogado de la defensa, sostuvo que se llegó a la instancia de debate con una calificación legal pesada, con una escala penal de seis a 28 años. A criterio del defensor, durante el desarrollo del debate se percibieron contradicciones en los testimonios. Gandini valoró que el imputado haya manifestado su intención de reconocer el hecho y su arrepentimiento; en la última audiencia se hizo cargo y pidió perdón; mostró arrepentimiento. La defensa pidió la pena de ocho años. El defensor consideró que su asistido no tenía antecedentes penales y, a la vez, destacó un testimonio de la hija, quien había manifestado que como padre es excelente y que siempre estuvo para ellos. Para Gandini es un acto colaborativo, por lo que consideró que no debía alejarse demasiado del mínimo la condena.

Veredicto
Finalizada la instancia de alegatos, el Tribunal pasó a un cuarto intermedio para deliberar. Por unanimidad, los magistrados Luis Guillamondegui, Silvio Martoccia y Fabricio Gershani Quesada declararon al acusado culpable de todos los delitos que se le habían endilgado oportunamente y lo condenaron a la pena de 13 años de prisión.

El imputado, desde marzo del año pasado, se encuentra privado de la libertad en el Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán. Tras la lectura del veredicto, regresó al penal para cumplir la pena impuesta.

Violencia "in crescendo"

En su alegato, Dalla Lasta Baroni dijo que las agresiones iban en aumento; comenzaron con violencia psicológica y física y llegaron al abuso sexual.

  • La violencia psicológica es un tipo de violencia que se ejerce sin la intervención de acciones físicas, pero que afecta a la víctima no solo a nivel psicológico y emocional, sino también físico. Se la considera "silenciosa" porque no siempre se detecta con facilidad. 
  • La violencia física se traduce en cualquier acción que provoca daño o sufrimiento físico y afecta a la integridad de la persona: hematomas, heridas, quemaduras y hasta un empujón es violencia física.
  • La violencia sexual implica toda acción que amenaza o viola el derecho de una mujer a decidir sobre su sexualidad y abarca cualquier forma de contacto sexual. La violencia sexual no se limita a forzar a una mujer contra su voluntad, sino a cualquier tipo de acoso, explotación, abuso o intimidación, sin importar si se da dentro o fuera del matrimonio o de cualquier relación.

 

 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar