por una agresión en un local bailable de la zona oeste

Por sentencia, Capital y Provincia deberán tomar varias medidas

jueves, 14 de octubre de 2021 · 01:00

Días pasados, la Cámara de Sentencia Penal Juvenil condenó a un joven a la pena de dos años de prisión en suspenso al haber sido hallado culpable del delito de “lesiones graves”. El joven –adolescente al momento del hecho- había herido con una botella de vidrio a una persona, en el marco de una pelea, dentro de un local bailable de la zona oeste de la Capital en febrero de 2020.

Ayer se dieron a conocer los fundamentos de la sentencia. A la vez, el magistrado comunicó al Ministerio de Seguridad sobre éstos, a efectos de que capacite al personal policial respecto a la prohibición de alojamiento de personas menores en dependencias policiales y toda otra actuación en procedimientos relacionados con niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley penal en relación con los distintos estándares internacionales de derechos humanos de la infancia, de acuerdo con lo estipulado en el artículo 26 de la Ley 5544 de Régimen de Responsabilidad Penal Juvenil.

A la vez, hace saber a las autoridades de las áreas pertinentes y competentes de la Municipalidad de la Capital sobre esta sentencia, a efectos de capacitar al personal encargado del debido contralor sobre la imposibilidad de asistencia y presencia de menores en locales bailables. Por último, comunicó al Concejo Deliberante capitalino sobre la necesidad de legislar respecto de una normativa específica que prohíba elementos peligrosos (distintos recipientes o estructuras de vidrio) en locales bailables.
Oportunamente, había llegado a debate imputado por el delito de “lesiones graves doblemente calificadas por alevosía y placer”. Sin embargo, el Tribunal, presidido por el juez penal juvenil Rodrigo Morabito, quitó los agravantes.

 

Fundamentos
En relación con el hecho, el juez destacó que el joven imputado no solo fue reconocido y señalado directamente por una de las personas damnificadas, quien en debate había declarado que el imputado lanzó la botella que la hirió junto a la víctima. Además, la propia víctima en rueda de reconocimiento de personas lo sindicó.

Las lesiones que sufrieron ambos jóvenes debido a la botella que lanzó el acusado se encuentran constatadas y plasmadas en los distintos informes técnicos médicos practicados del siguiente modo. Al respecto, se indicó que la herida demandó curación por  25 días e incapacidad 20 días. También presenta deformación permanente de rostro.

“Evidentemente, las consecuencias que se produjeron debido al lanzamiento de la botella de vidrio grande de vodka que impactó en ambos jóvenes fueron graves y dejaron secuelas que perduran hasta el presente. Por otra parte, debo descartar las agravantes del placer y la alevosía con que fuera acusado durante el juicio el acusado, ya que no se presentan los elementos exigidos para su procedencia”, aclaró.

En este sentido, detalló que el placer como elemento típico para agravar una determinada conducta delictiva es una sensación de contento o satisfacción que experimenta la persona al llevar adelante el delito. “Situación esta última que no se ha constatado en la conducta ilícita desarrollada por el acusado, pues el joven no arrojó la botella por gusto o por satisfacción, sino debido a una situación originada por una pelea en la que se vio involucrado”, advirtió.

En cuanto al agravante por “alevosía” consideró que los elementos objetivos y subjetivos de la calificante “no se encuentran presentes”. “El elemento objetivo de la alevosía reposa sobre la necesidad de provocar o aprovechar una situación de indefensión de la víctima. Evidentemente, al lanzar la botella no provocó y tampoco se aprovechó de situación de indefensión alguna”, aclaró. 

Otras Noticias