REYERTA FATAL DEL VIRGEN NIÑA

Los moradores “tuvieron el instinto natural de defenderse”

Se presentaron los últimos testigos. El martes se reanuda el debate y las partes plantearán sus alegatos.
sábado, 20 de junio de 2020 · 01:09

Finalizó la ronda de testigos de la “reyerta fatal del Virgen Niña”. Frente a los jueces de la Cámara Penal de Segunda Nominación, Luis Guillamondegui, Fabricio Gershani Quesada y Rodrigo Morabito, se presentaron las últimas personas que dieron su versión de lo sucedido la noche del 16 de junio de 2018 en aquel populoso barrio de la zona sur de la Capital. El saldo fue la muerte de Luis Américo Garribia (17) y tres personas imputadas. Claudio Mauricio Olivera (32), Hernán Ulises Chanampa (31) y Gabriela Soledad Argañaraz (30) ocupan el banquillo de los acusados. Olivera, quien debe responder por la imputación más dura, “homicidio agravado por alevosía”, participa de manera virtual desde el Servicio Penitenciario Provincial de Capayán, donde se encuentra alojado con prisión preventiva.

Alrededor de las 22 de esa jornada, Braian Ignacio “Nacho” Luján (22) –querellante en la causa- y Olivera habrían tenido un fuerte cruce de palabras. Según los acusados y algunos testigos, Luján habría ingresado a la casa de Olivera y éste lo acusó de intentar robar. Luego, pelearon y Luján terminó con una fractura del tabique nasal. En debate, el mismo Luján había reconocido que se fue corriendo a su casa, con impotencia porque le pegaron. También admitió que buscó a sus amigos. Luis Américo Garribia y su hermano Nicolás (21), que falleció un mes después debido a una leucemia aguda, lo acompañaron. En grupo, entraron “por la fuerza” –según los mismos acusados y algunos testigos- a la casa de Olivera, quien se encontraba con su pareja Argañaraz y Chanampa.

Uno de los testigos que declaró en esta última ronda fue un oficial de policía que esa noche prestó servicio, tras el hecho de sangre. Contó que los acusados le dijeron lo que había sucedido: “‘Nacho’ había intentado ingresar”. También recordó que había gotas de sangre en la calle. “Al llegar al domicilio (de Olivera) había una botella rota con sangre. En el patio había dos armas blancas, tipo Tramontina”, indicó. Luján fue sacado de esa vivienda por su padre y su pareja”.

“Según testimonios (de la investigación), ingresaron tres personas. Los moradores tuvieron el instinto natural de defenderse. Si me encuentro en mi morada, obviamente voy a tomar una actitud defensiva”, advirtió. Dada su experiencia policial, consideró que los jóvenes fueron “preparados para ir a pelear”, por lo que habrían “premeditado” el ingreso a la casa de Olivera. “Los moradores habían compartido un asado. La trifulca se dio de manera circunstancial”, señaló. Por ello, dedujo que, mientras comían, tal vez usaron los cuchillos a modo de defensa.

A su turno declaró Nicolás Montivero. Recordó que estaba en la casa de su hermano –vecino de Olivera- y que sintió un ruido. “Vi que sacaban a un chico de la casa de Olivera. Lo llevaban entre dos”, dijo, sin dar mayores precisiones. Quien también escuchó ruidos, “de la otra casa”. “No sé si patearon… se sintió el ruido de la puerta y entraron. ‘Nacho’ se peleó con el dueño de la casa. Vi a dos personas que sacaron a Américo”, contó.

Mensajes
Luego, declaró Julio Arroyo. “Changos, le han pegado a mi hermano. Vengan. Vamos a ayudarlo a ‘Nacho’ que tiene problemas”, fue un mensaje que recibió en un grupo de whatsapp de amigos. Según el testigo, no respondió al llamado de auxilio, entre otras cuestiones, porque no se encontraba cerca; había salido pero llegó al cabo de un rato. “‘Nacho’ venía herido y lo llevaron en un auto. A Américo lo traían dos chicos. Cuando llegué, ya había pasado”, aclaró.

En cuanto al grupo de whatsapp, indicó que lo integraban unas 15 personas, pero “en el enfrentamiento estuvieron Luján, Américo, otros dos más y luego viene Nicolás”. Pasado el hecho de sangre, Nicolás Garribia –quien era su amigo- le dijo que alguien apuñaló a su hermano –sin dar nombres- y que lo quiso defender. “Era la misma persona pero no vio quién. Estaba muy oscuro”, señaló.

Por último, se escuchó a Francisco Luján, padre de Braian Ignacio “Nacho” Luján. Éste recordó que su expareja, madre “Nacho”, le avisó que su hijo “está por salir a pelear. De inmediato, salió a buscarlo. Al llegar a la casa de Olivera, uno de los hermanos Garribia le indicó “‘Nacho’ está dentro. Con los puños lo sacamos con mi nuera. Vimos un auto y lo llevamos al hospital. Cuando llegué, los muchachos Garribia ya estaban heridos. Chusmas había un montón… mi hijo estaba adentro. Alguien no me dejaba entrar. No le vi la cara a nadie”, detalló.

Cierre
Tras la ronda de testigos, el fiscal de Cámara Gustavo Bergesio, el abogado de la querella, Gustavo Rentín Villegas, y los abogados de la defensa Orlando del Señor Barrientos, en representación de Olivera; Luis Marcos Gandini, por Chanampa, y Roberto Mazzucco, por Argañaraz, acordaron incorporar el testimonio de Nicolás Garribia, como testigo fallecido. Luego se pasó a un cuarto intermedio hasta el martes. Las partes plantearán sus alegatos.

 

El expediente

Jueces de la Cámara Penal de Segunda Nominación: Luis Guillamondegui, Fabricio Gershani Quesada y Rodrigo Morabito.
    
El Ministerio Público Fiscal es representado por Gustavo Bergesio, acompañado por el abogado de la querella Gustavo Rentín Villegas.

Acusados
*Claudio Mauricio Olivera, imputado por “lesiones graves”, “lesiones leves”, “homicidio agravado por alevosía” y “homicidio simple en grado de tentativa”; se encuentra en el Servicio Penitenciario Provincial.

*Hernán Ulises Chanampa, imputado por “lesiones graves” y “lesiones leves”. 

*Gabriela Soledad Argañaraz, acusada por “lesiones leves” y “homicidio simple en grado de tentativa”. 

Defensores
*Orlando del Señor Barrientos representa a Olivera.
*Luis Marcos Gandini defiende a Chanampa.
*Roberto Mazzucco patrocina a Argañaraz.

Otras Noticias