se realizaron pericias e investigan las causas

Un joven murió tras una cena y su familia sufrió intoxicación

Sucedió en Tinogasta. El joven de 35 años llegó sin vida al hospital de la localidad. Sus padres y tres hermanos terminaron hospitalizados. La Justicia busca determinar qué causó el envenenamiento.
sábado, 21 de septiembre de 2019 · 02:30

Un joven de 35 años murió ayer en Tinogasta, presuntamente tras sufrir una severa intoxicación. Su familia terminó internada. Todo ocurrió horas después de la cena que compartieron. Se ordenó una serie de medidas, entre ellas la autopsia y extracción de muestras para estudio y pericias en la vivienda.

Según la información, alrededor de las 2.40 de ayer, personal policial de la Comisaría Departamental de Tinogasta recibió un llamado desde el Hospital Zonal por el que se informaba que había ingresado sin vida al lugar un joven identificado como Jorge Martín Acosta (35). Se hizo presente en el hospital y se puso en conocimiento al fiscal Jorge Barros Risatti.
Se inició la pesquisa para determinar lo ocurrido, ya que además del fallecimiento del joven, toda su familia debió ser trasladada al hospital porque presentaba signos de intoxicación. 

En ese contexto, el fiscal ordenó cerrar la vivienda hasta la llegada de la comisión de peritos de la División Criminalística. 
En tanto se conoció cómo fueron y qué hizo la familia en las horas previas a lo ocurrido en base a lo relatado a la Policía por uno de los integrantes de la familia, Gianfranco Acosta (23).

El joven señaló que fue alrededor de las 22.30 cuando todos habían cenado. Sus padres Jorge Humberto Acosta (68), María Luisa Rosas (67) y sus dos hermanos de 9 y 13 años. La madre de familia había preparado torrejas que todos comieron. El joven comentó que alrededor de las 23.30 habría salido con su novia, quien también estuvo en la cena, y como se sentían mal -tenía ardor en los ojos, hinchazón en la cara, desvanecimiento de pierna y mareos-, decidieron ir al hospital. Allí fueron asistidos con suero y fueron dados de alta. Alrededor de las 2.30, cuando ya estaba en su domicilio, observó que toda la familia presentaba los mismos signos aunque faltaba uno de sus hermanos, el fallecido, quien había devuelto y se había acostado a dormir. Como no reaccionaba solicitaron una ambulancia y ante los síntomas que presentaba el grupo familiar, todos fueron trasladados al hospital zonal en tanto se ordenó peritar la vivienda, ubicada en la casa 11 del barrio Breppe.

Según se conoció, al realizar la inspección se percibió un olor extraño que al impactar en el rostro causaba enrojecimiento. Finalmente se procedió al secuestro de parte de la comida, un líquido para el piso, un aceite y un trapo de piso ya que, según el relato de uno de los hijos, unas horas antes de la cena su madre habría pasado ese líquido en el piso.

En tanto al cierre de esta edición se conoció que la autopsia determinó que el joven murió por un paro cardiorrespiratorio. Se le extrajo para estudios sangre, orina, humor vítreo, contenido gástrico, distintos órganos.
Asimismo se informó que todo el grupo familiar se recuperaba favorablemente y algunos ya habían sido dados de alta.