la progenitora la buscó por las redes sociales

Secuestrada a los 4 años, se reencontró con su madre

El contacto que posibilitó el encuentro fue a través de Facebook. Fue raptada por narcos en un ajuste con su abuelo paterno.
sábado, 21 de septiembre de 2019 · 02:02

María Fernanda Aragunde fue secuestrada en 1995 por narcotraficantes cuando tenía 4 años en un jardín de infantes de Marcos Paz, y 24 años después se reencontró con su madre que la buscaba por las redes sociales. “Fue un ajuste narco entre mi abuelo paterno y las personas que me secuestraron”, contó la joven.
Actualmente vive en la ciudad de Rosario y decidió contar su historia porque sus secuestradores la “están amenazando” y, según confesó en el programa rosario 'El Tres', tiene “mucho miedo”.
Se pudo conocer que a María Fernanda primero la buscó la policía sin resultados. El caso llegó a Missing Children y a Facebook, donde su madre biológica posteó un video dando a conocer su historia, pidiendo información sobre el paradero de su hija. A principios de abril, y gracias a las publicaciones en redes sociales, la joven de 28 años encontró a su madre biológica. Se contactó con ella, le ofreció datos para que ambas pudieran verificar que estaban frente a la persona que buscaban desde hace años.
"Me reconozco en una foto de Facebook en el grupo '¿Dónde estás?'. Hablo con ella por privado y le empiezo a brindar muchísimos datos", explicó Marina, a quien sus apropiadores rebautizaron con el nombre de Valeria. Por temor evitó mostrar el rostro. Desde que estableció contacto con su madre, explicó, las dos empezaron a recibir amenazas. También la hija de Marina, de 13 años.

Su historia está cruzada por un trasfondo delictivo. Su padre y su abuelo fueron detenidos en septiembre de 1995, siete meses después que secuestraran a Marina. Fernando y Horacio Esquivel cayeron por integrar una banda que robaba comercios y que se dedicaba, además, a traficar drogas. Según el portal clarin.com, ese dato permitió profundizar las pistas hacia una disputa narco, algo que a pesar de las sospechas de la madre jamás pudo terminar de comprobarse judicialmente.

"A mí me secuestraron y me vendieron. Se compró en Mar del Plata, en Migraciones, una identidad falsa. Fue una ajuste narco entre mi abuelo paterno y estas personas que me secuestran y me venden. Fue para hacerle daño a mi abuelo", reconstruyó Marina. A la niña la buscaron en distintos lugares del país. Incluso en Tierra del Fuego, un lugar muy distante de su casa familiar en Marcos Paz. Marina tiene recuerdos vagos del momento en que la arrebataron del jardín, mientras jugaba. Habla de un "viaje largo", de algo que pensó que "era un sueño". Ese recuerdo va y viene. Primero fue a una casa y después la llevaron con la que fue su familia "hasta hace poco".
"La mujer que me llevó y me vendió fue una de las mujeres que tuvo mi abuelo paterno", explica, relacionando su secuestro a una traición de esa ex pareja a su abuelo.

Otras Noticias