POR EL DOBLE CRIMEN DE LA RIBERA

Condenaron a Jorge Luis Burgos a prisión perpetua

La Cámara Penal N° 3 lo encontró culpable de los delitos de “homicidio agravado” y “homicidio en grado de tentativa”.
jueves, 19 de septiembre de 2019 · 02:30

“La idea de matarla y de prenderla fuego estaba muy presente en el acusado. La mató porque había perdido el control sobre ella”, concluyó el fiscal Miguel Mauvecín en su alegato. El representante del Ministerio Público Fiscal mantuvo la acusación contra Jorge Luis Burgos, quien llegó imputado por los delitos de “homicidio triplemente agravado por el vínculo, por alevosía y por femicidio”, “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía” y dos hechos de “homicidio agravado por alevosía en grado de tentativa”. A la vez, pidió la pena máxima: prisión perpetua.

El 27 de noviembre de 2017 en el barrio La Ribera, en la zona sur de la Capital, Burgos le prendió fuego a la precaria vivienda donde se encontraba su pareja María Celeste Silva junto con sus niños, un bebé de un año y meses, hijo de la pareja con Burgos, y dos niñas de cuatro y seis años, hijas de parejas anteriores. Las nenas se salvaron porque un chico de 16 años, vecino del barrio, escuchó los gritos de auxilio y salió a socorrerlas. Sin embargo, María Celeste y su hijo fallecieron en el incendio.
Para Mauvecín, el acusado se presentó en la casilla con evidentes intenciones dolosas. El testimonio de las niñas fue fundamental: “Jorge prendió fuego. Mi mamá y mi hermano quedaron dentro. Yo lo vi”, había declarado una de ellas. Este testimonio, remarcó, se sostiene con lo declarado por el adolescente que las rescató. “La nena dijo que Jorge prendió fuego”, resaltó.

Además, el fiscal destacó los indicios de presencia que ubicaban a Burgos en la escena de la tragedia. A la vez, destacó los indicios de antecedentes. Según los testigos que declararon en el debate, Burgos amenazaba de muerte a María Celeste y en las últimas 48 horas las amenazas habían ido en aumento. Los testigos aseguraron que María Celeste se encontraba en un contexto de violencia.

Si bien Burgos insistió en su defensa, para Mauvecín el acusado elaboró una “construcción mentirosa” que no pudo sostenerse ni por los dichos del imputado ni por el testimonio de los testigos. “A la 1.30 no lo vio nadie más”, resaltó. 

Al cierre de su alegato, señaló que “todos los caminos no conducían a Roma sino a Burgos”. A la vez que consideró que el acusado, al concretar el crimen, actuó con total desprecio hacia la vida de su pareja y hacia el vínculo de sangre por su propio hijo. “Sabía que estaban su pareja y su hijo. Quiso matar. Era una persona violenta y la violencia de género quedó acreditada”, sostuvo.
A su turno, la asesora de Menores Daniela Faerman Cano adhirió al fiscal y destacó que esta relación de pareja estaba atravesada por la violencia. Consideró que las niñas eran testigos de esta violencia y se encontraban en una situación de vulnerabilidad extrema. Tras la tragedia, las nenas debieron rearmar sus vínculos, debido a que cada una vive con su padre. Por ello, Faerman Cano instó a la Dirección de Niñez y Adolescencia a continuar el tratamiento y seguimiento de ambas niñas, a fin de que puedan “construir vínculos sanos en su entorno”.

Por su parte, Germán Bordón, abogado de la querella, también estuvo de acuerdo con lo alegado por el fiscal. El letrado insistió en que Burgos planeó el hecho y lo ejecutó mientras María Celeste y sus niños dormían. “Provocó el incendio y huyó”, señaló.
En tanto que Pedro Vélez, abogado defensor de Burgos, cuestionó la investigación, al considerar que se llevó a cabo “en base a prejuicios” y que hay contradicciones. Para el defensor, no hubo motivos y “las peleas eran recurrentes y normales”. Para la defensa, el testimonio de la niña no era suficiente como base para una condena a prisión perpetua. 
“Estaba en otro lugar; no participó”, insistió. Para el abogado, había un margen de “duda razonable”, por lo que pidió que su cliente sea absuelto.

“Estoy mal, triste. Quiero que se haga justicia”, fueron las últimas palabras de Burgos. Al mediodía, los jueces de la Cámara Penal de Tercera Nominación Jorge Palacios, Patricia Olmi y Marcelo Soria, por unanimidad, hallaron culpable a Burgos de los delitos por los que venía acusado y, en consecuencia, lo condenaron a perpetua.

Otras Noticias