OFRECIÓ $500.000 PARA OBTENER ESTE BENEFICIO.

Mató a dos personas y ofreció $500.000 para no ir a debate

En un siniestro vial ocurrido en 2015 dos jóvenes fallecieron. Iban de acompañantes de Ariel Sosa.
jueves, 5 de diciembre de 2019 · 02:04

El juez correccional Nº 1 Marcelo Forner rechazó el pedido de probation solicitado por el autor de un accidente fatal que dejó dos personas fallecidas. Ariel Sosa, imputado del delito de "homicidio culposo doblemente agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor y por el número de víctimas fatales y lesiones culposas", representado por su abogado, Luciano Rojas, ofreció la suma de 500.000 pesos para acceder al beneficio de la suspensión del juicio a prueba –más conocida como probation-.
Esta audiencia se realizó el martes de la semana pasada y el fiscal correccional Alejandro Dalla Lasta Baroni se opuso al planteo. Para el representante del Ministerio Público Fiscal, dada la imputación de Sosa, debía realizarse el debate pertinente.

El juez correccional Marcelo Forner pasó a un cuarto intermedio y ayer se reanudó la audiencia. El magistrado resolvió no hacer lugar al planteo de la defensa. En principio se debe fijar una nueva audiencia de debate. No obstante, la defensa puede casar la sentencia del Juez Correccional.

El hecho

De acuerdo con la investigación, la fatalidad ocurrió alrededor de las 6.30 en la mañana del 4 de enero de 2015.

Sosa conducía un Ford Focus e iba acompañado por un amigo, Micaela y Georgina. Sin embargo y presuntamente debido a la excesiva velocidad a la que conducía el rodado, el conductor perdió el dominio, salió de la calzada, impactó contra una lomada del lado oeste, dio un tumbo y quedó sobre la calzada.

A causa del violento impacto, Micaela murió en el acto a causa de un "traumatismo encéfalo craneal severo" y "aplastamiento de tórax".

Por su lado, Georgina sufrió “traumatismo cráneo facial grave con diversas fracturas” y fue hospitalizada pero falleció 48 horas después. En tanto que el joven sufrió lesiones leves. Sosa quedó detenido en el acto y al momento de ser indagado manifestó que no había tomado bebidas alcohólicas y que circulaba a "velocidad normal" y que antes del accidente "sintió como una explosión".
La causa fue investigada en un primer momento por el entonces fiscal Sebastián Lípari y luego el fiscal Juan Pablo Morales continuó la investigación. De acuerdo con la pericia toxicológica, el conductor no tenía alcohol en su sangre pero sí se detectaron restos de cocaína y marihuana en su organismo.

Atentados

El caso tuvo una importante repercusión y motivó que Sosa estuviera privado de la libertad durante varias semanas por temor a represalias. Días después de la muerte de las jóvenes amigas, hubo una seguidilla de atentados contra la pizzería que era propiedad del imputado.

Sosa cuenta con una causa. Anteriormente al siniestro vial fatal fue acusado por el delito de “encubrimiento”. Por este caso había pedido la suspensión del juicio a prueba, también conocida como probation. En julio de 2016, la causa fue elevada a juicio y el expediente fue girado al Juzgado Correccional de Primera Nominación.