El hecho ocurrió a principios de agosto, en Santiago del estero

Seguirán detenidos los sospechosos del crimen de Enrique Peñaflor

La Justicia dispuso que sigan presos los hermanos Pinto, Claudia Pereyra y Lindor Rodríguez.
miércoles, 11 de diciembre de 2019 · 02:09

El Juzgado de Control y Garantías de la ciudad de Frías, provincia de Santiago del Estero, dispuso que los hermanos Jesús Osmar Pinto (47) y Daniel Ramón Pinto (38), detenidos en el marco de la investigación del asesinato del pequeño productor ganadero catamarqueño, Enrique Peñaflor, continúen detenidos con prisión preventiva. 

Fuentes judiciales consultadas por El Ancasti explicaron que la prórroga, dictaminada por la jueza María Gabriela Núñez de Cheble, fue extendida por tres meses, es decir, hasta febrero de 2020. 

Se conoció además que la Cámara de Apelaciones y Control en lo Penal de Santiago del Estero confirmó la prórroga de prisión preventiva para los imputados  Lindor Alfredo Rodríguez (55) -policía retirado-, y Claudia Viviana Pereyra (51), docente en el departamento Choya y esposa de Rodríguez. 

La defensa de la pareja apeló la resolución de la jueza María Gabriela Núñez de Cheble, mediante la cual les extendía la prisión y tras una suspensión de audiencia a principios de noviembre, la semana pasada la Cámara confirmó la detención por seis meses, es decir, hasta marzo del año que viene. 

La causa inició el 8 de agosto cuando el cuerpo de una persona calcinada fue encontrado en la caja de una camioneta, al norte de la ciudad de Frías, camino a Brea Chimpana, a pocos metros de la actual ruta nacional 157, en la provincia de Santiago del Estero. 

En aquel momento y tras las pericias preliminares, además de la autopsia, no se logró establecer la identidad del muerto por lo que se extrajeron muestras de tejidos de un hueso para la realización de un estudio de ADN. La autopsia arrojó que la víctima había sido ejecutada de un disparo en la cabeza para luego ser calcinada. 

Mientras se aguardaba el resultado del ADN, la investigación a cargo del fiscal Coordinador de la Circunscripción de Frías, Gustavo Montenegro, y la fiscal Belén Pan, tuvo como principal premisa que se trataba de Peñaflor, y avanzó con la colaboración de la Justicia y la Policía de Catamarca. En septiembre el estudio confirmó que se trataba de Enrique Peñaflor y sus familiares pudieron sepultar los restos. 

En el interín, los Peñaflor se constituyeron como querellantes con el patrocinio de Abel Mauas. La Justicia interviniente ordenó la detención de Saúl Jerez (74), señalado como principal sospechoso del crimen, a quien se le confirmó la prisión preventiva hasta fines de febrero de 2020, y que por presuntos problemas de salud fue beneficiado con prisión domiciliaria. 

También fueron detenidos Rodríguez, Pereyra y Nicolás Miguel Vega (49), quien finalmente fue excarcelado por la falta de pruebas en su contra, aunque quedó vinculado a la prosecución de la causa. 

Los últimos días de octubre y luego de fuertes presiones de la familia Peñaflor, Geréz -quien fue compadre de Enrique Peñaflor-, declaró frente a la fiscal interviniente y la defensora. El hombre vinculó directamente a los hermanos Pinto con el asesinato y a mediados de noviembre, bajo el más absoluto hermetismo, se realizó la detención de los dos sujetos. 

Fuentes ligadas a la investigación consultadas por este diario, indicaron que los Pinto habrían incurrido en importantes contradicciones al declarar. 

Al testimonio de Geréz se sumarían otras manifestaciones que ubicarían a los hermanos y a la pareja, en la zona donde se habría producido el crimen. 

Desde el entorno de la familia Peñaflor manifestaron su conformidad con el accionar de la Justicia y sostuvieron que "hay una importante cantidad de elementos que complican a los Pinto y demás sospechosos".